últimos artículos existen 103 nuevos artículos

Fundación REPRO cumple 5 años 0

Jul14

Desde los inicios de Halitus he tenido siempre presente la importancia de trabajar en investigación, asistencia y docencia. Tal vez un poco por influencia familiar- mi madre ha sido una investigadora abnegada toda su vida- y otro poco por impronta propia, estuve siempre convencido de la necesidad de la investigación básica para el avance de la medicina y ese progreso debería llegar a la gente.

Por eso, en el 2009 nació la Fundación REPRO-Dr. R.Sergio Pasqualini, una organización de bien público sin fines de lucro que apoya los avances técnicos y la innovación, capacita a profesionales de la salud en el terreno de la medicina reproductiva y la biotecnología y promueve campañas de comunicación para acercar la ciencia a la gente y hacerla parte de los pequeños milagros de la vida.
La Fundación –que hoy presido- nace para darle continuidad a este compromiso personal que tengo con la ciencia, compartido por muchos científicos y colegas. Así como agradezco a todos y cada uno de mis pacientes que loe dan sentido a mi profesión, en este quinto aniversario de FUNDACIÓN REPRO quiero agradecer a todos los que con su consejo, su ciencia, o con la donación de su tiempo siguen haciendo posible que en la Argentina exista una organización como la nuestra dotada de los más capacitados profesionales y de una inmensa riqueza humana. La Fundación es hoy una realidad y esperamos desde este lugar seguir contribuyendo con la población en su bienestar y en su desarrollo.

En Fundación Repro trabajamos para que las mujeres con dificultades para concebir tengan cada vez más conocimientos y herramientas a su alcance para lograr el sueño de ser mamás. Pero necesitamos que nos sigan, que nos acompañen en el camino de la investigación, la asistencia y la docencia para que el progreso alcance a toda la población y cada vez se cumplan más sueños.
Necesitamos que te sumes, te necesitamos para hacerlo posible, para REPROducir juntos el milagro de la Vida. Te invito.

www.fundacionrepro.org

Hace un año se aprobaba la nueva Ley Nacional de Fertilización asistida 2

Jun16

Hasta el 5 de junio del 2013, para muchos, los tratamientos de reproducción asistida eran algo económicamente inalcanzable, o lejano pero la nueva ley, amplísima, aprobada con 203 votos a favor, uno en contra y 10 abstenciones les daba a muchos, la esperanza de nuevas oportunidades.

Esa esperanza se reflejaba entonces en tres elementos fundamentales:
En primer lugar, se esperaba un aluvión de consultas, el cálculo era que se pasaría de 12 mil tratamientos anuales de alta complejidad a 40 mil. Pero esto no sucedió: si bien aumentaron, ese incremento fue discreto. Nosotros tuvimos 1600 tratamientos de alta complejidad durante el año 2013 y en lo que va del 2014 estamos apenas por arriba de la misma cantidad de consultas a junio de 2013. Antes de la existencia de la ley 26.862 prácticamente el 100% de los tratamientos eran abonados en forma particular, hoy en día, del total, aproximadamente el 40% son por obra social o prepaga. El discreto aumento en la cantidad total de tratamientos que registramos, comenzó a verse luego de la aprobación de la ley.
Varias son las consultas que nos llegan sobre la cobertura: ¿cubre la ley tal práctica? ¿Cuántas in vitro puedo hacerme por año?¿Tengo que hacer inseminaciones antes de poder realizar fertilización in Vitro?¿la criopreservación tiene cobertura? ¿Si realizo tratamiento con donación de óvulos, deberían darme la cobertura? ¿Yo no tengo pareja, también tengo cobertura? La ley establece que tienen derecho a las prestaciones de reproducción médicamente asistida todas las personas, mayores de edad, sin discriminación o exclusión de acuerdo a su orientación sexual o estado civil y que quedan comprendidas las técnicas de baja y alta complejidad, que incluyan o no la donación de gametos y/o embriones y que podrán incluirse nuevos procedimientos y técnicas desarrollados mediante avances técnico-científicos, cuando sean autorizados por la autoridad de aplicación.

Pero si bien la ley de cobertura existe y está aprobada, es amplia y contempla prácticamente todas las técnicas –incluso la donación de gametas (óvulos y espermatozoides)-, hay claroscuros, lo que deriva en que en ocasiones, los pacientes no obtengan lo que esperaban a partir de la sanción de esta ley. A veces se encuentran con prácticas o tratamientos no cubiertos, objeciones, dilaciones y hasta limitaciones a la hora de elegir el centro donde tratarse. La peregrinación de parejas de un centro a otro, buscando aquel que se adecue a sus expectativas fue habitual antes de la sanción de la ley pero ahora la limitación de la elección del centro que plantea marca una diferencia. En este contexto, la libre elección del centro es positiva en esta práctica médica. No sólo para la calidad de la prestación –relevante teniendo en cuenta que los intentos cubiertos no son infinitos- sino que, además, esto lleva a que cada centro haga lo mejor posible para ser elegido y brindar el mejor servicio. La importancia que tiene para el paciente la libre elección de un centro y de un profesional en el cual depositar su confianza y sus expectativas, redunda directamente en una mejor contención del paciente y optimiza día a día la calidad de atención, fomentando la sana competencia e impulsando una mejora continua y sobre todo, cuidando a la gente. Estos claroscuros no hacen más que incrementar los problemas y el estrés que las personas deben enfrentar.
En segundo lugar, la ley 26. 862 le dio un marco de cobertura a muchas de las prácticas y técnicas de reproducción asistida. Y se espera que con la ley especial que queda aún por ser sancionada se le podrá dar un marco adecuado a las prácticas y técnicas que la ciencia ofrece en Reproducción Asistida, algo muy importante para los pacientes y un gran avance para quienes nos dedicamos a esta tarea.
Por último, se esperaba que la reglamentación estableciera algunas limitaciones, sin que ello significara una barrera a lo que las distintas técnicas pueden ofrecer para el tratamiento de la persona infértil. La realidad es que aunque esta reglamentación básica fue llevada adelante por la Presidencia de la Nación en julio de 2013, a través del Decreto 956/2013, da un plazo de 180 días para trabajar sobre más definiciones y especificaciones. Lo establecido es aún poco definido y deja espacios dudosos que no facilitan la tarea de las personas que realizan tratamientos, por eso, la reglamentación definitiva permitiría allanar el camino de quienes se acercan para cumplir el sueño de ser padres.

No son pocos los científicos que vislumbran que la fertilización in Vitro óptima debería incluir una reducción de la carga emocional para el paciente, no solo aquella inherente al tratamiento sino también aquella que pudiera sumarse desde la clínica que presta el servicio. Un estudio llevado a cabo sobre este tema revela que en la última década ha crecido el interés por comprender los cambios psicosociales de aquellos que buscan un embarazo. Investigar la mejora en la calidad de vida del paciente es la regla número uno y el principio es entonces apuntalarlos, contenerlos. Esto implica, también, facilitarles el camino, evitar los obstáculos, alivianar la carga y ese camino incluye el de la cobertura, el de la ley.

Con la ley 26.862 hemos dado, decididamente, un paso adelante para los médicos, para las personas y para la comunidad. El 25 de julio de 1978, venía al mundo Louise Brown, el primer bebé de probeta, gracias al último avance de la ciencia. A partir de allí, la reproducción asistida ganó lentamente el centro de la escena, un espacio que aún hoy conserva. Hoy en día estas técnicas forman parte de la vida cotidiana pero vivimos una época de transición. La Ley Nacional de Cobertura de técnicas de reproducción asistida –aunque ha marcado un fuerte avance- requiere de una reglamentación precisa, efectiva y definitiva para que realmente pueda alcanzar a toda la sociedad. La aprobación del proyecto de reforma del Código Civil, aún pendiente y demorado, y la posibilidad de que exista una ley específica sobre las técnicas que se utilizan sería un avance aún mayor. Es un buen comienzo pero es preciso seguir avanzando.

Mes de la Fertilidad - Junio 2014 4

May30

Gracias a una iniciativa de hace muchos años de la Asociación Americana de fertilidad, se celebra en junio el mes internacional del cuidado de la fertilidad. Y yo quiero en esta oportunidad dejar un mensaje de aliento a todos aquellos que se encuentran en el camino de la búsqueda de un embarazo y también un mensaje para aquellos que aún no lo están pero quieren estarlo en un futuro y el tiempo -por diferentes razones- les sigue pasando. Y a los médicos que, en una u otra etapa, acompañamos a estos pacientes.

Para empezar ¿qué significa cuidar la fertilidad y cómo hacerlo?. En principio, significa alimentarse correctamente –la grasa corporal puede afectar el funcionamiento del sistema reproductivo-, dejar los hábitos no saludables como el cigarrillo y el alcohol, evitar -dentro de las posibilidades- exponerse a tóxicos o radiaciones, realizar los chequeos ginecológicos y andrológicos periódicos recomendados, y llevar adelante prácticas y actividades saludables-actividad física, yoga, meditación, acupuntura y otras prácticas complementarias-. Es estar informados, es llevar una buena calidad de vida, es estar saludables física, psicológica y emocionalmente.

Es necesario transmitir esto a los pacientes, que sepan que es indispensable cuidar su cuerpo y sientan que hay opciones si un bebé no llega, que son muchos los elementos que juegan un rol relevante a la hora de lograr un embarazo, además de óvulos y espermatozoides en condiciones adecuadas. Y que estamos para ayudarlos, que somos un equipo en busca de un logro conjunto.

También es importante y por eso hoy quiero dirigirme también a aquellas personas que aún no piensan en tener un hijo pero la vida se les pasa y saben que en el futuro desearán tenerlos. Aquellos que postergan esa búsqueda para un momento más adecuado, por la razón que sea, deben saber que hay opciones para preservar su fertilidad. Promover la preservación de fertilidad es fundamental, es dar un paso más allá de la medicina asistencial; significa asumir un compromiso social y una responsabilidad como proveedores de salud. En ese contexto, anticiparnos a posibles patologías evita incluso problemas futuros.

Hoy quiero dejarles un mensaje de aliento y esperanza con la convicción de que quienes hacemos esto con pasión, trabajamos y seguiremos trabajando de la mano de la ciencia y de la investigación para que muchos más logren cumplir su sueño. Nosotros, los médicos especialistas, en el mes de la fertilidad, recordémosle a todos nuestros pacientes que la fertilidad es un bien que hay que cuidar y que el bienestar es un estado que hay que fomentar toda la vida, siempre empezando por uno mismo.

Dr. R. Sergio Pasqualini

El Art. 19 de LA Reforma del Código Civil y el futuro 2

Abr16

Cuando Costa Rica, prohibió el uso de estas técnicas en el año 2000, nueve parejas recurrieron a la Corte Interamericana de Derechos Humanos en recurso de queja y en el 2012, ese fallo dejó sentado, con los argumentos correspondientes, que el estatus de persona lo adquiere el embrión después de la implantación, diferenciándolo claramente de aquel embrión formado por estas técnicas pero no transferido. Sin embargo, en su último paso por el Senado el año pasado, el proyecto de Reforma del Código Civil en su artículo 19 planteó algo distinto y en breve vuelve al recinto.

El embrión congelado es un tema que forma parte de las técnicas de fertilización asistida al día de hoy y que siempre lo será. El tema es qué hacer con esos embriones congelados porque la realidad es que a nivel mundial los embriones congelados aumentan en cantidad inevitablemente porque las técnicas se hacen cada vez más. Hay un tema real que es ¿qué es el embrión antes de transferirlo? Por qué es importante, porque esa consideración es necesaria en el marco de una realidad de las técnicas de fertilización in Vitro.
Cuando surgieron las técnicas de fertilización asistida de alta complejidad, al día de hoy la mayor parte de los tratamientos se realizan con estimulación ovárica. Es decir, la mujer normalmente produce un solo óvulo por mes, y nosotros lo que hacemos es estimular esos ovarios que responderán más o menos de acuerdo al a reserva ovárica. Se punzan los folículos, se obtienen esos óvulos y los que reúnen las condiciones adecuadas de maduración y estado se los coloca con los espermatozoides. A las 16-20hs se verifica si hubo fertilización y se chequea la evolución de esos embriones hasta el momento de la transferencia. No todos los óvulos fertilizan, no todos los embriones evolucionan en los primeros 5 días del desarrollo en el laboratorio. Eso dependerá de la materia prima: óvulos y espermatozoides. Por lo tanto es impredecible y es rarísimo, por ejemplo, si se obtuvieran 10 óvulos, que fertilicen los 10, que se obtengan 10 embriones y 10 bebés, hay siempre un descarte natural mayor o menor, dependiendo de la calidad de los óvulos y los espermatozoides. Tanto es así que tal vez, uno hace una fertilización in Vitro, se obtienen 20 óvulos, 15 embriones, nace un bebé y quiere decir que hubo un solo óvulo que fue capaz de dar un embrión viable. Esto hace que llegado el momento de la transferencia de los embriones nos encontremos en ocasiones con más embriones de los que deberíamos transferir para evitar un embarazo múltiple y en ese caso, es necesario hacer algo con los embriones no transferidos. Ese algo es la criopreservación: para dejarlos en un estado en el cual, llegado el momento, uno pueda decidir descongelarlos y transferirlos. Puede pasar si fue un procedimiento fallido o, si el procedimiento fue un éxito y quiere tener otro bebé, y puede pasar que -por algún motivo- esa pareja no quiere recurrir a ellos por diferentes circunstancias.

Algo de historia y de Derecho

El 28 de noviembre de 2012, la Corte Interamericana analiza qué es la concepción y entiende que cuando habla de concepción, lo hace no entendiéndola como el momento de la fertilización de un óvulo por un espermatozoide sino como el momento en que esa fertilización se transfiere en el cuerpo de la persona y se produce la implantación o anidación. Paradójicamente esto sucede un año antes de que en Senadores de nuestro país se aprobara una reforma del artículo 19 del Código Civil que no condice con lo que dijo la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que es quien interpreta el Pacto de San José de Costa Rica, que como país la hemos ratificado y forma parte de nuestro bloque constitucional, como explican muchos expertos en Derecho.

Sin embargo, la última votación en Cámara de Senadores generó una situación compleja: esta última votación en el Senado se contrapone con lo que ellos mismos votaron hace poco al aprobar la Ley de Cobertura de técnicas de reproducción humana asistida, donde se contempla la cobertura de las técnicas de fertilización in Vitro y la criopreservación de embriones. Esta votación reciente generaría complicaciones y provocaría seguramente que volvieran a judicializarse los casos porque daría espacio a otras posturas respecto de qué es la concepción y cuándo comienza la vida. Nuevamente, más allá de las posturas religiosas o metafísicas, es importante que pensemos en la gente que busca un embarazo, que los Diputados/as Nacionales piensen en esas personas sin perder de vista que el Código Civil debe regular las relaciones civiles de las personas y que de aprobarse esta última modificación, volveríamos a dejar a muchas personas que buscan embarazo fuera de las posibilidades de la Ley de Cobertura aprobada con tantos bríos el año pasado y redactada sobre la base de una Reforma del Código Civil que se aprobaría sin esta última modificación que se hizo en Senadores recientemente. Pensemos en los pacientes.

Más información:

Cáncer-Fertilidad-Criopreservación-Esperanza 8

Feb4

Una doble apuesta a la vida

Cada 4 de febrero, la OMS apoya a la Unión Internacional contra el Cáncer y promueve la prevención y el aumento de la calidad de vida de quienes padecen tan difícil enfermedad.

La ciencia ha avanzado mucho en disminuir los efectos adversos de los tratamientos contra el cáncer y en desarrollar medidas terapéuticas y/o preventivas -como en el caso de la fertilidad- para permitirles llevar una vida plena al finalizar el tratamiento.

Sin embargo, aún hoy los procedimientos utilizados para tratar el cáncer son muy agresivos y pueden provocan la pérdida de la capacidad reproductiva del paciente. Es por ello que desde el año 2010 en FUNDACIÓN REPRO llevamos adelante con gran esfuerzo la campaña solidaria y asistencial “PRESERVAR SUEÑOS”. Esta campaña está destinada a brindar un servicio asistencial gratuito de vitrificación de gametos para pacientes oncológicos con escasos recursos económicos y a crear conciencia en el ámbito médico de la importancia de integrar el cuidado de la fertilidad en el plan principal del tratamiento que el paciente y su oncólogo trazarán desde el primer momento.

Hoy en día, la vitrificación de óvulos y espermatozoides permite preservar las células reproductoras de los pacientes oncológicos otorgándoles la posibilidad de que, una vez finalizado el tratamiento, puedan CONSERVAR el sueño de ser padres. “PRESERVAR SUEÑOS” es esperanza de amor, esperanza de VIDA.

Entrevista en Intramed.net 0

Ene24

Muchas gracias Intramed por la entrevista que me realizaron el 20/01.  La comparto a continuación:

“La naturaleza es tan sabia que hay cosas que uno no puede desafiar”

Ver en Youtube

Un experto en fertilidad que nació en una familia con una larga tradición científica y que concilia aspectos técnicos y humanos en su tarea cotidiana.

Hijo de una ilustre familia de la medicina argentina, el Dr. Pasquialini ha sabido gestar un perfil propio integrando los adelantos más soficiticados de la tecnología reproductiva con una calidad humana que toma en cuenta las necesidades emocionales de sus pacientes.

Dr. R. Sergio Pasqualini: nació en la ciudad de Buenos Aires. Hijo del Dr. Rodolfo Q. Pasqualini, reconocido especialista en endocrinología, y de la Dra. Christiane Dosne de Pasqualini, eminente investigadora de reconocimiento internacional y convertida en la primera mujer miembro de la Academia Nacional de Medicina. Tiene cuatro hermanos de los cuales Diana y Titania son médicas, la primera dedicada a la Hebiatría (adolescencia) y la segunda dedicada a la Endocrinología Infantil.

Cursó estudios primarios y secundarios en el colegio Belgrano Day School y luego la carrera de medicina en la Universidad de Buenos Aires, obteniendo el título de Médico en 1971 y posteriormente las especialidades de Ginecología, Obstetricia y Reproducción. Cursó estudios de pregrado en Cirugía General en el Departamento de Cirugía General del Sanatorio San José, a cargo del profesor Dr. Hernán J. Pavlovsky, y en el Hospital St. Joseph en Stanford, Connecticut. Su formación en Ginecología y Obstetricia la realiza en la Cátedra de Ginecología a cargo del profesor Dr. Leoncio Arrighi del Hospital de Clínicas “José de San Martín”, cumpliendo con el programa de Intercambio Rotatorio, Residencia, jefe de residentes y posteriormente como instructor de los mismos. A continuación ingresa a la carrera docente de la Facultad de Medicina.

Es autor y co-autor en más de 100 trabajos presentados en distintos congresos o publicados en revistas nacionales y extranjeras. Participó en numerosos congresos, cursos y seminarios y es co-autor con el Dr. Rodolfo Q. Pasqualini del libro Endocrinología para Ginecología y Obstetricia, como también en otros libros de la especialidad. Fue premiado en cinco oportunidades por trabajos presentados de la especialidad.

1987. El Dr. R. Sergio Pasqualini vislumbró que la fertilidad era un tema en pleno desarrollo y cita al Dr. Carlos Quintans, Doctor en Farmacia y Bioquímica, hoy jefe de laboratorio del instituto, para fundar en el año 1987 Halitus Instituto Médico, del cual el Dr. Pasqualini es en este momento su Director Científico.

Está casado con Haydée Armella y tiene 4 hijos: R. Agustín, el mayor, es médico, se especializó en ginecología, obstetricia y reproducción, y se incorporó al staff médico de Halitus en el 2004, siendo en este momento su Director Médico.

En busca de una mejor calidad de vida para todos 0

Ene23

No son pocos los científicos que aseguran que para el año 2020 la fertilización in Vitro óptima debería incluir una reducción de la carga emocional para el paciente, no solo aquella inherente al tratamiento sino también aquella que pudiera sumarse desde la clínica que presta el servicio.

Un estudio llevado a cabo sobre este tema revela que en la última década ha crecido el interés por comprender los cambios psicosociales de aquellos que pasan por un tratamiento in Vitro, especialmente cuáles son los elementos que le agregan una carga y pueden llevar finalmente al abandono del tratamiento y cuáles alivianan el camino y los preparan para manejar mejor la ansiedad y el estrés.

Buscar la mejora en al calidad de vida del paciente es la regla número uno y el principio es entonces identificar a aquellos pacientes que pudieran ser más psicológicamente vulnerables al tratamiento y apuntalarlos, contenerlos.

Cada paciente traerá su historia personal y sus propias características al consultorio y es entonces cuando se torna importante identificar a aquellos que pueden necesitar soporte psicológico extra. En este contexto, el rol del médico y las enfermeras no es menor, pero ya llegaré a eso. Mucho hay para hacer antes y durante el tratamiento e incluso para la vida misma no solo para mejorar ese estado de distress y ansiedad sino para vivir mejor. Hace unos años que hemos descubierto las bondades de distintas prácticas- como el yoga o el Tai Chi- y distintas actividades -como acupuntura, sincronizadores cerebrales, counselling o nuestro Sistema de Entrenamiento Especial- para ayudar a las personas a mejorar la salud y la calidad de vida al optimizar la conexión entre la mente y el cuerpo. El objetivo es lograr el equilibro para que todos los sistemas – el psíquico, el nervioso, el endocrino, el inmunológico, el hematológico – funcionen adecuadamente. Si bien la mayor parte de los pacientes tienen la posibilidad de enfrentar las demandas de un tratamiento y están seguros de no necesitar apoyo psicológico, se calcula que cerca de un 20% de los pacientes experimentarán distress –estrés desagradable, excesivo- y sufrirán una recarga durante el tratamiento, y serán más propensos a abandonar un tratamiento cuando aún tienen posibilidades por ver reducida su calidad de vida. En caso de aquellos que padecen de distress los ayudará aún más pero a quienes no lo padezcan, en la medida que el organismo funcione adecuadamente alcanzarán mayor bienestar, mejorarán su calidad de vida y aumentarán las posibilidades de lograr el embarazo –ya sea en forma natural si esto es posible, o por tratamiento- y, de no lograrlo, lo llevarán de una mejor manera.

De cara al 2020 y alineados con estudios que plantean la necesidad de ocuparse también del personal que está en relación con estos pacientes es que nuestro desafío es capacitar en forma permanente a todo el staff para establecer con el paciente una relación positiva, respetuosa y sensible y teniendo en cuenta que puede padecer también de distress -por empatía con el paciente, porque esos pacientes con distress alteran las rutinas de trabajo de ese personal y tienen quejas tal vez difíciles de manejar- brindarles herramientas para una mejor forma de trabajo puede ser beneficioso para todos. Estamos seguros de que médicos y enfermeras juegan un rol relevante y activo en brindar apoyo y contención a los pacientes en tratamiento. Si logramos identificar a aquellos pacientes psicológicamente más vulnerables, podremos ayudarlos de una mejor manera, no solo proponiéndoles que se acerquen a nuestras prácticas y actividades Mente-Cuerpo y a nuestro departamento de psicología para que puedan ayudarse a sí mismos, también podremos preparar a nuestro personal para que –al menos con esos pacientes- sea extra contenedor. Y así, no el 2020 sino el 2014 nos encontrará a todos trabajando por una mejor calidad de vida.

Alerta amarilla: los riesgos para la embarazada 1

Dic22

De acuerdo con las previsiones del Servicio Metereológico continuarán las altas temperaturas en la Ciudad de Buenos Aires hasta luego después de Navidad. Cuáles son los riesgos reales para la salud de la embarazada y el bebé por nacer.

Las mujeres embarazadas deben también tomar especial cuidado a estas altas temperaturas. La “intolerancia al calor” es un síntoma habitual en la embarazada. Durante el embarazo la temperatura corporal es ya de por sí un poco más alto que el normal, con lo cual, el calor agregado del ambiente puede tener mayor impacto en este grupo de personas.

Una sensación térmica elevada debe observarse con cautelan en particular durante el primer trimestre del embarazo. Un estudio publicado por el British Journal of Obstetrics and Gynaecology del 2005 concluyó que la exposición a altas temperaturas está relacionada con nacimientos de peso levemente reducido. Las temperaturas excesivas causan que el cuerpo materno reacciones contrayendo los vasos sanguíneos como método de enfriamiento reduciendo la cantidad de nutrientes que pasan hacia el feto. Al mismo tiempo, aquellas mujeres en las últimas semanas de embarazo deben también tomar cuidado para evitar partos prematuros y otras complicaciones. Estos no son motivos para entrar en pánico, pero sí para tomar medidas para protegerse a sí mismas y al bebé por nacer. El sentido común es fundamental.

Los síntomas de un “golpe de calor” a los que deben estar atentas son:

  • temperatura corporal elevada (más de 39.5 C);
  • piel enrojecida, seca y con alta temperatura;
  • pulso rápido e intenso;
  • dolor de cabeza pulsante;
  • mareos y vértigo;
  • nauseas y vómitos;
  • inconsciencia.

¿Cuál es la mejor forma de evitar problemas?

Mantenerse hidratada es básico, sin embargo, el consumo exagerado de agua puede ser tan nocivo como su falta. El beber agua en exceso puede llevar al cuadro conocido como “intoxicación por agua”. Por más extraño que suene, la sobrehidratación con agua conduce a un desequilibrio de los electrolitos quedando el organismo expuesto a condiciones de baja concentración de sodio. Un cuadro de sobrehidratación incluye cansancio muscular, calambres y en los casos más severos, pérdida del conocimiento. Un consumo razonable de líquidos es de 1,5 a 3 litros diarios dependiendo de la masa corporal. Como regla general por cada kilo de peso corporal se requieren 31.5 ml de agua, aumentando levemente su consumo con el aumento de las temperaturas (medio litro diario más sería suficiente). Buenas alternativas al agua son los jugos cítricos, leche y las bebidas deportivas, en particular para aquellas mujeres que transpiran bastante. Por supuesto, mantenerse bien lejos del alcohol – aunque para la embarazada esto debería ser rutina independientemente del clima- ya que el alcohol produce el efecto contrario: deshidrata en lugar de hidratar.

Modificar o acomodar la dieta es otro buen consejo. Evitar las comidas pesadas ricas en grasas e hidratos de carbono. Dar preferencia a los platos fríos, en particular ensaladas y frutas. Al contrario de lo que dicta el saber popular, el consumo extra de sal no es necesario ya que en general, el consumo de sal en nuestra dieta es elevado de por sí.

Evitar la exposición solar, buscar áreas frescas y de sombra. Utilizar ventilador y aire acondicionado, evitar lugares poco ventilados. No permanecer en autos estacionados. Si no hay alternativa (como por ejemplo, tener que viajar en subterráneo), llevar una botella con agua para hidratación. Durante condiciones de calor extremo buscar refugio en locales con aire acondicionado como cines y shoppings. Si estás disfrutando de tus vacaciones, permanecer al sol por períodos cortos y fuera de los horarios de mayor incidencia (11 de la mañana hasta 3 de la tarde). El uso de protector solar a partir de factor 15 es primordial. Todo protector debe ser aplicado por lo menos 15 minutos antes de la exposición y re aplicado con cada baño.

Siguiendo estos consejos básicos y el sentido común, la embarazada podrá muy fácilmente ignorar las alertas de altas temperaturas y disfrutar de esa etapa tan particular en la vida de una mujer.

La Ley Nacional de Reproducción Asistida es un gran avance, defendámoslo 1

Nov22

Hay en nuestro mundo algunas sociedades organizadas en base a la religión, en las que las normas que emanan de la creencia preponderante deben ser seguidas por todos, so pena de recibir castigos severos por acciones que en otros grupos humanos serían toleradas o inclusive aceptadas como normales.

Afortunadamente existen otras sociedades en las que se valora altamente el respeto por las libertades individuales. Las normas que regulan el funcionamiento de las mismas no están atadas a lo que dicta determinado grupo o religión, sino a la racionalidad, y a la búsqueda de una buena convivencia y de la mejora en la calidad de vida de sus miembros.

Dado que en estas sociedades existe libertad de cultos, cada individuo puede practicar la religión que mejor le plazca dentro de los límites que imponen las leyes. Entre estos límites está la prohibición de obligar a otros a creer, practicar o regirse por una religión particular.

A pesar de esto, de vez en cuando alguno de los grupos religiosos se siente dueño absoluto de la verdad y con derecho a imponer al resto de la sociedad los preceptos o normas que se desprenden  de sus creencias. Llegado a este punto es deber del estado procurar que esto no ocurra, pues en caso contrario se estaría menoscabando seriamente los derechos y las libertades de todos aquellos integrantes de la sociedad que no comparten estas creencias.

Si alguna persona adhiere a determinada creencia, esta merece ser respetada aun cuando para la mayoría de la sociedad pudiera ser calificada de insensata debido a las consecuencias que pudiera acarrear a ese individuo.

Un claro ejemplo de eso es lo que ocurre con aquellos que por motivos religiosos se oponen a algunas prácticas médicas como las transfusiones de sangre. Se debe respetar en este caso el derecho a negarse a recibir una transfusión. Sin embargo a nadie se le ocurriría permitir que este grupo se abrogue el derecho a prohibir las transfusiones al resto de los integrantes de la sociedad.

A lo largo de 25 años en la práctica de la fertilización asistida de alta complejidad, nos hemos encontrado con pacientes que solicitaban tratamiento de su infertilidad, pero a la vez demandaban que dicho tratamiento se efectuara respetando las pautas que les imponía su religión. A veces el cumplimiento de esas pautas religiosas podía limitar la efectividad del tratamiento, sin embargo, siempre respetamos el deseo de los pacientes aunque luego de explicarles con claridad de que manera los cambios solicitados podrían afectar el resultado. En muchos casos nos encontramos que puestos ante la cruda realidad, los pacientes optaban por dejar de lado sus creencias en pos de lograr el tratamiento más eficaz.

Tenemos entendido que el cambio que se propone introducir por presión de la Iglesia católica viola el fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos en el caso Artavia Murillo contra Costa Rica del 28/11/2012 en el que se concluye que el embrión no implantado no es persona.  Por dicho fallo Costa Rica revirtió una situación en la que por varios años la fertilización in vitro estuvo prohibida. Gracias a la práctica de la fertilización in Vitro,  han podido nacer en el mundo más de cinco millones de niños, e infinidad de parejas antes consideradas estériles han logrado satisfacer el derecho a formar una familia.  La modificación del artículo 19, tal como por presión de la Iglesia se propone ahora, sería incluso hasta un retroceso frente a la redacción actual de Vélez Sarsfield que dice que la existencia de la persona acontece desde la concepción EN EL SENO MATERNO, al excluir ese concepto, se estaría en un franco retroceso incluso a la regulación vigente.

Hoy nos encontramos ante un ejemplo lamentable de cómo un grupo religioso pretende imponer las creencias de su parcialidad frente a los intereses del resto de los integrantes de la sociedad argentina. Los cambios que el  lobby católico pretende imponer en el proyecto del nuevo código civil van en contra de la buena práctica de la fertilización asistida y de los derechos de las parejas a acceder al mejor tratamiento para alcanzar la procreación de su descendencia.

Entendemos que, por el principio de libertad, aquellas personas que por razones religiosas no quieren someterse a las técnicas de reproducción asistida lo pueden hacer perfectamente. Se trata de seguir ampliando derechos, no de restringirlos. Resulta además inexplicable que el mismo Congreso de la Nación – luego de que por amplísima mayoría, 203 votos a favor, uno en contra y solo 10 abstenciones- este año sancionó la ley 26.862 de cobertura médica de técnicas de reproducción asistida permitiendo la criopreservación de embriones y, por lo tanto, admitiendo que el embrión no implantado no es persona sino que lo sería recién cuando está implantado en la mujer, ahora considera lo contrario. ¿Cómo puede ser que los mismos legisladores ahora voten algo que se contrapone con lo que votaron solo unos meses atrás? Es inadmisible.

Si nos fijamos en la historia reciente veremos que en Italia por un descuido de los legisladores, el mismo grupo religioso logró imponer restricciones absurdas a los tratamientos de fertilidad que tomó muchos años eliminar y en el intervalo perjudicó sensiblemente la eficacia de los tratamientos. Por otra parte, cabe destacar que la ley de técnicas de reproducción asistida del Uruguay sancionada hace unos días, permite de manera expresa la fertilización in vitro y al embrión lo considera “preembrión” al que no se le da carácter de persona humana. Nosotros, de llevar esto adelante con estas restricciones, seríamos el primer país que prohibiría indirectamente el uso de la fertilización in Vitro, ya que Costa Rica, que era el otro país, gracias a la sentencia de la Corte Interamericana pudo sortear este impedimento.

La reciente ley de fertilidad fue un gran avance de nuestra sociedad, si alguien por motivos religiosos no está de acuerdo con esos tratamientos que no los utilice, o que solicite que lo traten de acuerdo a sus creencias, pero sería lamentable que un cambio en el proyecto del nuevo Código Civil bloqueara los alcances de esa ley en detrimento de los deseos y derechos de muchos argentinos que la pidieron y la necesitan.

Primero la gente: cuando el embarazo no llega, elegir donde tratarse también es un derecho 0

Nov21

Es frecuente observar la peregrinación de parejas de un centro a otro, buscando aquel que se adecue a sus expectativas, a sus formas. Asimismo, no son pocos quienes realizan todos sus intentos en un único centro y están decididos a no cambiarlo, porque están cómodos, porque confían. Distintas son las razones por las cuales una pareja puede desear cambiar de centro: recomendaciones, distinta información, etc. Y no deja de ser una realidad que los resultados de los tratamientos varían de un centro a otro, los porcentajes de éxito no son los mismos en todos los centros, la trayectoria, la disponibilidad, los profesionales del equipo…En este contexto, la libre elección del centro donde tratarse es fundamental no sólo para la calidad de la prestación –relevante teniendo en cuenta que los intentos cubiertos no son infinitos- sino que, además, esto llevará a que cada centro haga lo mejor posible para ser elegido y brindar el mejor servicio. Este es el momento para que la libre elección sea una realidad.

A medida que pasan los días y los detalles de la reglamentación van avanzando, más convencido estoy, por los comentarios de los pacientes, por su preocupación, por su desesperación, de lo importante de que esta elección del centro sea absolutamente libre. Frente a al realidad que planteó primero la sanción de la Ley de Fertilización de la Provincia de Buenos Aires y luego la ley nacional 26.862 –sancionada el pasado 5 de julio y reglamentada por el Poder Ejecutivo de la Nación el 19 de julio pasado- que incrementa con su vigencia las escalas actuales y plantea un escenario de grandes desafíos para todos los actores involucrados, es necesario pensar en las personas.

La importancia que tiene para el paciente la libre elección de un centro y de un profesional en el cual depositar su confianza y sus expectativas, redunda directamente en una mejor contención del paciente y optimiza día a día la calidad de atención, fomentando la sana competencia e impulsando una mejora continua.

¿Cómo lograrlo? A mi criterio no es tan ardua la tarea. Es necesario que la autoridad de aplicación fije un valor piso para todos los tratamientos y prácticas incorporadas en la ley. Las prepagas y obras sociales arman su red de centros con lo que tienen convenio y todo afiliado tendrá derecho a realizar tratamiento en esos centros sin estar obligado a desembolsar nada, pero, si desea realizarlo en otro centro habilitado, con el cual su prepaga u obra social no tiene convenio, puede hacerlo.

La obra social o prepaga le reintegraría a la pareja el monto valor piso pautado y la pareja debería hacerse cargo –en caso de que el costo fuera mayor- de aquello no cubierto por la obra social o prepaga. Lo mismo sucedería si una obra social o prepaga montaran un centro propio. De esta forma, todos los centros deberán hacer lo posible para que sus resultados fueran buenos y así ser elegidos.

La libre elección del centro debería ser una realidad ya que esta decisión personalísima de donde atenderse es de quienes padecen dificultades vinculadas a la fertilidad, y debería ser tenida en cuenta para evitar que el paciente se sienta limitado en sus opciones. Por supuesto, todo esto debiera ir acompañado por controles, auditorías y todo aquello que colabore para que el sistema mejore aún más en el tiempo pero, en este momento en que se están analizando los detalles de la reglamentación, la libre elección del paciente debería ser, a mi entender, un punto fundamental.

Dr. R. Sergio Pasqualini is powered by WordPress y Halitus Instituto Médico
Asista a nuestro programa de televisión semanal sentirypensar.com.ar