Archivo Febrero 2013

40% de las mujeres con dificultades para lograr el embarazo padecen de Endometriosis 0

Feb28

Tienen endometriosis el 40% de las mujeres con dificultades para lograr el embarazo y el 8% al 10% de las mujeres en edad reproductiva.

El endometrio – la capa interna del útero- pierde su parte superficial, esto es lo que se descama todo los meses y produce la menstruación. La endometriosis es ese tejido endometrial ubicado por fuera de la cavidad uterina, en la cavidad peritoneal, en la pelvis, puede ser a distancia también- cosa menos frecuente- y puede ser en forma de quistes en los ovarios cuyas imágenes ecográficas son características y posibilita realizar el diagnóstico por ecografía.

Debe prestarse atención a dolores menstruales muy fuertes, dolores durante el coito, inflamación y sangrados irregulares o dismenorrea. Pero el diagnóstico cierto, cuando la endometriosis es peritoneal- que es la más frecuente- se realiza por laparoscopía. La endometriosis peritoneal consiste en la generación de focos implantados de este endometrio en la cavidad peritoneal, causados por la sangre que refluye por las trompas en el momento de la menstruación y que por algún motivo inmunológico, por problemas a nivel del endometrio o de la receptividad de ese peritoneo, implanta allí y produce la endometriosis. Esto es lo que presentan el 40% de las mujeres que consultan buscando embarazo y el 8% al 10% de las mujeres en edad reproductiva, es decir, es algo muy frecuente.

Laparoscopía ¿sí o no?

Ahora, la laparoscopia, que es la forma certera de diagnosticar la endometriosis, formaba parte de los diagnósticos siempre y, no tantos años atrás, luego llegábamos a hacer hasta seis inseminaciones para ver si resultaba el embarazo y recién entonces realizábamos tratamientos de fertilización in Vitro. En el día de hoy, se hacen 2 ó 3 inseminaciones únicamente y si no dan resultado, se pasa a la realización de fertilización in Vitro porque, con esta técnica, se obtienen más datos para el diagnóstico que la inseminación fallida no da. Por lo tanto, si las trompas son permeables y la cantidad de espermatozoides aceptable y la paciente califica para una inseminación, sabemos que la inseminación intrauterina puede resultar en embarazos en mujeres que posean endometriosis. Por otra parte, los mecanismos de la infertilidad relacionados a la presencia de endometriosis dependen en gran parte, del grado que presente la paciente. Hay estudios que sugieren que la presencia de endometriosis, incluso leve, de grado I o II, provoca un proceso inflamatorio que dificulta el buen funcionamiento ovárico, tubárico, peritoneal y endometrial generando que la génesis folicular, la fertilización y la implantación sean defectuosas.

Sin embargo, hay más estudios que observan la relación entre endometriosis moderada  y severa son causante de infertilidad. Las adherencias que provoca una endometriosis de mayor grado pueden ser causantes de una reducción de la fertilidad impidiendo la liberación del ovocito, bloqueando el ingreso de los espermatozoides en la cavidad peritoneal o inhibiendo la llegada a las trompas de Falopio. Y muchas veces, las cirugías anteriores llevan a enfrentar una paciente con un solo ovario o incluso con cirugías conservadoras de quistes ováricos que presentan baja respuesta a la estimulación ovárica y bajas tasas de embarazo. A la hora de evaluar un tratamiento para la infertilidad es necesario tratar cualquier otra causa probable, evaluar la edad del compañero, el grado de endometriosis y otras variables en cada caso particular para determinar luego cuáles serán los pasos a seguir con esa pareja que busca embarazo.

Entonces, en muchos casos, saber si la mujer tiene o no tiene endometriosis cuando encaramos un tratamiento de infertilidad no es relevante siempre y cuando saber ese diagnóstico no cambie la conducta: las inseminaciones- si es que están dadas las condiciones- para luego pasar a una fertilización in vitro.

Cuando se realiza una laparoscopía y se encuentra endometriosis, es un hallazgo pero no puede decirse que eso es lo que impedía lograr el embarazo, se lo tiene en cuenta. Si bien la cirugía es una de las posibilidades de tratamiento, no siempre es la mejor opción. Ha cambiado radicalmente la conducta, se sigue haciendo en muchos casos la laparoscopía pero no siempre, y no está mal porque el manejo con respecto a si es importante saber si tiene o no endometriosis dependerá del caso en particular. Porque la mujer que tiene endometriosis puede lograr el embarazo desconociendo que poseía algún grado de endometriosis o aún conociendo su existencia; puede existir otro grupo que no logrará el embarazo por otros motivos y finalmente, un grupo no logrará la gestación a causa de esta dolencia. Los tratamientos posibles son absolutamente individuales y dependen fundamentalmente de las características y deseos de la mujer y del grado y tipo de endometriosis que presente. Es decir, a evaluar caso por caso según la forma del  manejo de cada especialista y según las características puede diferir la conducta y puede existir más de un camino posible para beneficio del paciente.

El calor afecta la producción de espermatozoides 10

Feb25

Para la normal producción de espermatozoides, la temperatura del escroto debería estar 2.2Cº por debajo de la temperatura intra abdominal. Las temperaturas elevadas dentro de los testículos pueden derivar en efectos adversos en la espermatogénesis. Recomendaciones para el hombre que está buscando lograr un embarazo.

Si bien se sae que la mayor parte de las causas de la infertilidad masculina están relacionadas con causas genéticas y se traen desde el nacimiento, también está probado que puede ser afectada por el medio ambiente, los pesticidas y la exposición a distintos tipos de químicos o altas temperaturas.

El efecto del calor en la producción espermática ha sido fuertemente documentado a lo largo de los años. Hoy se sabe que puede llevar a la oligospermia -baja cantidad de espermatozoides en el eyaculado-, astenospermia – alteración en la función de los espermatozoides- y teratozoospermia – alteración en la forma de los espermatozoides. Pero, si bien algunos estudios hacían hincapié en que durante el verano las altas temperaturas podían incidir en la cantidad y calidad del esperma, otros tantos mostraron lo contrario. Lo que hoy en día puede asegurarse es que el calor testicular afecta la producción espermática y hay recomendaciones específicas que podrían hacerse.

Recomendaciones:

Evitar saunas, jacuzzis y baños de inmersión. Varios estudios han mostrado que el calor provocado por este tipo de baños puede afectar la calidad del esperma. Sin embargo, también ha sido probado que el efecto negativo es absolutamente reversible en pocas semanas.

Evitar realizar algunos deportes como ciclismo por muchas horas puede provocar una subida de temperatura en el escroto afectando la producción espermática y su movilidad, según distintos estudios.

Algunos investigadores han concluido que el uso reiterado de la computadora portátil sobre el regazo puede provocar variaciones en el esperma. Es que las portátiles sobre las piernas elevan la temperatura de los testículos por sobre lo recomendado. Siempre es mejor utilizar la computadora portátil sobre una mesa.

El uso del teléfono celular –especialmente en la cintura- durante gran cantidad de horas podría provocar un descenso en la movilidad y cambios en la morfología espermática, según demostraron distintos estudios norteamericanos y españoles.

Evitar el uso de ropa ajustada –especialmente ropa interior- porque ésta favorece el aumento de la temperatura del escroto disminuyendo la producción de esperma.

Varicocele. Es frecuente causa de infertilidad masculina (15% de la población general). Es una dilatación venosa anormal que se desarrolla en el cordón espermático. Esta afección puede modificar el normal flujo sanguíneo de la zona, alterando la temperatura con sus consecuencias sobre la producción espermática.

Algunos oficios y trabajos exponen los genitales masculinos a altas temperaturas (trabajar con calderas u hornos, ser panadero, camionero, bailarín).

Factores de riesgo para la fertilidad masculina:

  • Exposición a tóxicos o sustancias peligrosas.
  • Consumir marihuana, altas dosis de alcohol o tabaco.
  • Algunos medicamentos recetados para la psoriasis o úlceras.
  • Exposición de los genitales a altas temperaturas.
  • Paperas luego de la pubertad.
  • Presencia de varicocele.
  • Desórdenes hormonales.
  • Alteraciones del peso corporal/Obesidad
  • Testículos que no han descendido.
  • Historia de infección genital.

El primer paso para vencer la infertilidad es la información. Saber cuáles son los factores de riesgo e informárselos al médico es, tal vez, el primer paso hacia la solución.

Dr. R. Sergio Pasqualini is powered by WordPress y Halitus Instituto Médico
Asista a nuestro programa de televisión semanal sentirypensar.com.ar