Archivo julio 2014

Dr.Pasqualini, Doctor Esperanza 2

Jul29

planeta-urbano-junio-2014-1

Es el fundador de Halitus, uno de los centros de fertilidad más importantes del país con 100 mil pacientes atendidos. Rompió el record mundial al transferir óvulos que llevaban 14 añoscongelados. Está escribiendo su segundo libro y se acerca a la política.
Hijo de médicos destacado, Sergio Pasqualini se formó en la UBA como ginecólogo. Llegó a realizar sesenta partos por mes, pero su hambre de trabajo científico lo llevo a crear HALITUS en 1987, donde hoy ejerce como director científico. Con 100 mil pacientes atendidos y 17 mil nacimientos de los cuales 4.700 fueron mediante técnicas de alta complejidad, se podría decir pobló una ciudad.

¿Después de tantos embarazos ¿sigue sintiendo una gratificación personal cuando lo logra?
Sí, claro. Cuando te das cuenta de todo lo que vivió esa pareja, te ponés del otro lado y es realmente lindo, porque todo el equipo participó de eso.

¿Hay más problemas de fertilidad que antes o ahora se habla más del tema?
En no muchos años cambió radicalmente el promedio de edad de   la mujer en una consulta: hace 15 años era 33, ahora estamos 37,38. Hoy la mujer busca más tarde y consulta más rápido.

¿Qué otros factores influyen en el crecimiento de los casos?
Algo más pasa, porque ya no se ven las respuestas que se veían antes en la estimulación. La población está cambiando, claro que tiene que ver el ritmo de vida, el estrés, la alimentación, los tóxicos. Además ya no se habla de una mujer que quiere lograr el embarazo, se trata de una persona que quiere un hijo. Puede haber un hombre solo que quiere un hijo, dos hombres o dos mujeres que quieren un hijo.

En ese sentido, para las mujeres es más fácil porque la pareja de dos mujeres puede lograr un embarazo con un donante mientras dos hombres no tienen esa posibilidad.
Sí, mediante un útero portador.

Pero no es legal todavía en la Argentina.
Hay dos cosas: lo que está legislado y lo que no se puede hacer. Si no esta legislado, no está prohibido. Se complica en cuanto a que no hay un contrato que sea válido; la persona puede arrepentirse y no hay un escenario jurídico que proteja a las partes. Si el embarazo lo lleva adelante un familiar o un amigo, es distinto. El caso de Juan de Gregorio, por ejemplo, lo atendimos nosotros: era un matrimonio que no podía embarazarse, una amiga llevó el embarazo y la justicia falló a favor para que puedan inscribirlo como propio.

¿Cómo ve a la Argentina comparada con el mundo en cuanto a la fertilidad?
La ley Argentina fue a la parte de la cobertura y es muy completa, se están moviendo piezas, pero sigue siendo complicado e injusto. Generó un gran caos, tendría que ser manejado entre todas las partes, convocando a las obras, a las prepagas, a la asociación de pacientes y al Ministerio y sentarse a decir: “Esto hay que cubrirlo, ¿cómo hacemos?”. Porque alguien tiene que pagar, es imposible que no te dejen subir las cuotas  y que te obliguen a cubrir cada vez más cosas por el Programa Médico Obligatorio (PMO). Las prepagas se  la agarran con los centros médicos y eso atenta contra la calidad, o se obliga a los pacientes a atenderse en determinado lugar  y genera una situación complicada en aquellos que tienen que estar tranquilos durante el tratamiento. La libre elección, cuando no había nadad, hacia que convivieran quienes pagaban y elegían donde ir con mucha gente que no podía acceder en ningún lado, cosa que era injusta. Ahora el que antes pagaba haciendo un esfuerzo quiere q1ue se lo cubran y deja de ir al lugar que quiere para ir a donde lo obligaban, va mal predispuesto, y la actitud es muy importante en esto. Nos pasa de pacientes que se tratado con nosotros y haber tenido éxito quieren volver y los derivan a otro lugar.

¿Está de acuerdo con que los problemas de fertilidad son problemas de salud?
Sí, no hay discusión sobre eso. Es muy loco no reconocer que si el sistema reproductor no produce es una enfermedad. No te mata, pero es una enfermedad.

¿La calidad de los profesionales en la Argentina es buena?
Veo a los médicos jóvenes y nada que ver con lo que era antes en cuanto a la dedicación, a romperse el traste para crecer. Lo quieren todo mucho más fácil, sin exigencias y sin méritos. Es cada vez más difícil encontrar profesionales idóneos, pero ocurre en cualquier área. Hay casos puntuales excelencia, pero te cuesta más encontrarlos. Yo llegué a hacer sesenta partos por mes en una época en el que el reconocimiento por los partos era importante, por eso pude empezar con HALITUS sin tener nada en los comienzos. Hoy si un médico joven hace sesenta partos se muere de un infarto, y no le rinde económicamente como años atrás.

A partir de todos los avances de la ciencia surgen muchos debates éticos, sobre todo vinculados al uso de embriones.
La clave es qué es el embrión. Es más que una cosa, es menos que una persona. No se lo puede considerar persona hasta que los transferís se prende y nace. Distinto es “cuándo empieza la vida”. Son discusiones de las que no salís nunca, y de lo que se trata es de legislar una realidad: ¿qué hacemos con los embriones congelados que las parejas no quieren? ¿Podemos descartarlos? El embrión antes de ser transferirlo y después de transferido son dos cosas distintas.

La cuestión de fondo es similar en el debate sobre la despenalización del aborto.
Ahí se dice que estás a favor y no es así: hay que trabajar sobre la educación y la planificación para disminuir los embarazos no deseados. A las que se embaraza y no quiere continuar el embarazo hay que darle una consulta psicológica permitirle tomar decisión, facilitarle seguir adelante para darlo en adopción, y si decide abortar, que lo pueda hacer. No estar a favor del aborto, nadie está a favor del aborto.

Cambiando de tema; es fundador y presidente de la Fundación Repro, ¿Cuál es el objetivo de esta institución?
Hicimos la fundación en el 2009 con el objetivo de conseguir financiar la investigación y la docencia, si no, sale toda de los ingresos de Halitus y eso tiene un techo.

Está evaluando ingresar en la política. ¿En qué rol se imagina?
Me interesaría hacer algo útil desde el Congreso como diputado nacional. Lo estoy evaluando desde hace un tiempo, tiene que ser con un partido con el que comulgue para acordar ideológicamente. Si comparas un país con el cuerpo humano es lo mismo, necesitás una cabeza y que todo funcione en equilibrio. Si se te infecta un dedo los mecanismos de defensa acuden para bloquearlo. La prevención en salud es fundamental; en un país, si no haces prevención, te pasa lo que está pasando. A veces ya tenés la enfermedad y tenés que actuar, a veces tenés que amputar o sacar un órgano, no podes descuidar ninguna parte del cuerpo. No podés dejar que haya cosas que te arruinen el equilibrio.

Fuente: Revista planeta Urbano | Junio 2014


A 36 años del primer bebé de probeta, nuevos modelos de familia 2

Jul25

Dr. Sergio Pasqualini, Director científico de Halitus Instituto Médico y Presidente de Fundación REPRO (MN39914)

El 25 de julio cumple años Louise Brown, el primer bebé de probeta. Las técnicas han evolucionado muchísimo desde aquel momento, pero más sorprendentes son los cambios sociales que han ido acompañando ese progreso de la ciencia. En Argentina en particular, luego de la existencia de una ley de matrimonio igualitario, y de una ley nacional de cobertura de reproducción asistida y ante la tendencia creciente a la postergación de la búsqueda de hijos, los tratamientos de reproducción asistida presentan opciones para cumplir el sueño de tener una familia.

Nadie sabe a ciencia cierta qué sucedió primero: si la aceptación social que permitió la creación de nuevos vínculos o si estos vínculos lograron instalarse y ser aceptados socialmente. Sin embargo, nadie duda de que los tratamientos de reproducción asistida abrieron la puerta para los nuevos modelos de familia. Además de una pareja de hombre y mujer, hoy una mujer sola, un hombre solo, una pareja de mujeres, una pareja de hombres pueden también soñar con vivir un embarazo y formar una familia.


De los cambios científicos a los cambios sociales.

La historia comienza en 1978, gracias a investigaciones llevadas a cabo por el Dr. Patrick Steptoe y el Dr. Robert Edwards – este último galardonado años después con el Premio Nobel de Medicina- nace la primera niña de probeta, Louise. En aquellos años el tratamiento consistía en fecundar dentro de una placa de Petri el óvulo extraído de la mujer con el esperma de su marido para, luego de dos días de cultivo in vitro, devolverlo al útero materno. Hoy, en 2014, Argentina marca un nuevo récord mundial, una mujer de 40 años tiene una niña concebida con óvulos criopreservados hace 14 años, el período más largo de almacenamiento de gametos femeninos seguido de nacimiento vivo.

Los avances científicos permiten soñar con nuevos modelos de familia, y los cambios sociales se hacen eco:

Familias monoparentales: Mujer sola, hombre solo: la mayor parte de las veces, llegan a consulta en un momento de la vida -alrededor de los 40 años- en que no tienen pareja y no desean esperar para buscar un hijo. Las mujeres, a quienes el reloj biológico les suena y saben que en algún momento perderán la posibilidad de concebir pero también a los hombres que, cada vez más informados, saben desde hace unos años y gracias a investigaciones científicas que –aunque más lentamente- también a ellos el tiempo les corre.

A la mujer sola se le realiza una evaluación física, un interrogatorio y estudios hormonales y se evalúan las posibilidades según los resultados. En estos casos aparece una necesidad: el semen de banco: se requerirá una muestra concordante con el perfil genético de la paciente y podrá recurrirse a la inseminación intrauterina, pero en caso de que la mujer presente problemas reproductivos deberán utilizarse técnicas de fertilización in Vitro. En algunos casos, debido a la edad avanzada de la paciente es necesario recurrir también a la ovodonación.

Por su parte, la evaluación del hombre solo, es más simple porque requiere de una muestra de semen, o varias. En este caso, aparecen dos necesidades: un óvulo donado y un útero para llevar adelante el embarazo. En algunos casos puede ser la misma mujer pero en general, no lo es. La búsqueda de un útero subrogado no es tarea fácil y los pormenores legales a tener en cuenta antes de embarcarse, tampoco. El asesoramiento legal es fundamental en estos casos, ya sea que lo realice en el país o en el exterior.

Parejas del mismo sexo: desde la aprobación del matrimonio igualitario en nuestro país en julio del 2010 mediante la ley 26.618, cada vez más mujeres y hombres se han animado a buscar formar sus propias familias. En el caso de una pareja constituida por dos mujeres, ambas deben ser evaluadas desde le punto de vista de la fertilidad. Porque si bien muchas veces ellas vienen decididas sobre quién llevará el futuro bebé en su vientre, a veces esa no es la mejor opción en cuanto a posibilidades se refiere. Además, se presenta como necesidad en estos casos el  semen de banco.

En el caso de las parejas de hombres, se sugiere que en primera instancia entren en contacto con abogados especialistas en derecho de familia internacional que pueden asesorarlos sobre toda la parte legal. Y, mientras tanto, se avanza con los estudios a ambos miembros. Puede requerirse también un perfil hormonal, además de los espermogramas. Y luego, es posible recurrir a un óvulo donado, que deberá ser fecundado en laboratorio mediante técnicas de reproducción asistida de alta complejidad –FIV convencional o  ICSI- e implantado en un vientre subrogado. En algunos casos, puede realizarse una inseminación intrauterina a quien será la mujer subrogante.

Parejas heterosexuales: Estas parejas tienen a disposición todas las opciones. Han de evaluarse a ambos miembros por separado y, dependiendo de los resultados, se decidirán las opciones de tratamiento. Puede recurrirse a técnicas de baja complejidad, como las relaciones sexuales programadas o la inseminación intrauterina, con o sin estimulación, o si hay problemas reproductivos que así lo requieran, utilizar técnicas de alta complejidad como la fertilización in Vitro convencional o la técnica de inyección intracitoplasmática de espermatozoide(ICSI), en la cual un único espermatozoide es inyectado dentro de un óvulo en lugar de colocar la muestra en laboratorio junto al óvulo para que un espermatozoide logre la penetración y fecundación.

En todos los casos, lo importante es que lleguen a consulta y exploren junto al médico las distintas posibilidades que la ciencia ofrece en la actualidad para poder formar una nueva familia en la sociedad de hoy.

Fundación REPRO cumple 5 años 4

Jul14

Desde los inicios de Halitus he tenido siempre presente la importancia de trabajar en investigación, asistencia y docencia. Tal vez un poco por influencia familiar- mi madre ha sido una investigadora abnegada toda su vida- y otro poco por impronta propia, estuve siempre convencido de la necesidad de la investigación básica para el avance de la medicina y ese progreso debería llegar a la gente.

Por eso, en el 2009 nació la Fundación REPRO-Dr. R.Sergio Pasqualini, una organización de bien público sin fines de lucro que apoya los avances técnicos y la innovación, capacita a profesionales de la salud en el terreno de la medicina reproductiva y la biotecnología y promueve campañas de comunicación para acercar la ciencia a la gente y hacerla parte de los pequeños milagros de la vida.
La Fundación –que hoy presido- nace para darle continuidad a este compromiso personal que tengo con la ciencia, compartido por muchos científicos y colegas. Así como agradezco a todos y cada uno de mis pacientes que loe dan sentido a mi profesión, en este quinto aniversario de FUNDACIÓN REPRO quiero agradecer a todos los que con su consejo, su ciencia, o con la donación de su tiempo siguen haciendo posible que en la Argentina exista una organización como la nuestra dotada de los más capacitados profesionales y de una inmensa riqueza humana. La Fundación es hoy una realidad y esperamos desde este lugar seguir contribuyendo con la población en su bienestar y en su desarrollo.

En Fundación Repro trabajamos para que las mujeres con dificultades para concebir tengan cada vez más conocimientos y herramientas a su alcance para lograr el sueño de ser mamás. Pero necesitamos que nos sigan, que nos acompañen en el camino de la investigación, la asistencia y la docencia para que el progreso alcance a toda la población y cada vez se cumplan más sueños.
Necesitamos que te sumes, te necesitamos para hacerlo posible, para REPROducir juntos el milagro de la Vida. Te invito.

www.fundacionrepro.org

Dr. R. Sergio Pasqualini is powered by WordPress y Halitus Instituto Médico
Asista a nuestro programa de televisión semanal sentirypensar.com.ar