Archivo Septiembre 2014

De aprobarse el Código Civil con las últimas modificaciones introducidas en Senadores, la reproducción asistida ¿se verá afectada? 6

Sep30

Este miércoles volvería a tratarse en el recinto la reforma del Código Civil y es imposible evitar hacer comentarios sobre el artículo 19 de dicha reforma- en su versión final, recortada en Senadores a fines de 2013- no solo porque infringe una norma internacional al contradecir un fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos sino porque que implica un retroceso en materia legal en reproducción asistida, atentando incluso, sobre la amplitud de la ley de cobertura de reproducción asistida aprobada en nuestro país en junio de 2012.

En la última votación de la Reforma del Código Civil en Senadores en 2013, que fuera redactada por juristas de renombre, se aprobaron modificaciones al proyecto original de reforma -alineadas con sectores más conservadores y con el aval de la Iglesia- que generan fuerte polémica. No solamente porque esos cambios echan por tierra la amplitud conseguida por la Ley 26.862, de técnicas de reproducción asistida, aprobada el 5 de junio de 2012 (hasta hoy reglamentada solamente en las provincias de Buenos Aires y Chubut) sino porque, además, contradice a un fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Esta modificación no es menor por varias razones. En primera instancia, genera una situación compleja: esta última votación en el Senado se contrapone con lo que ellos mismos votaron al aprobar la Ley de Cobertura de técnicas de reproducción humana asistida (en junio 2012), donde se contempla la cobertura de las técnicas de fertilización in Vitro y la criopreservación de embriones. En segundo lugar, también va en contra de lo establecido por la Corte Interamericana de Derechos Humanos. En tercer término, implica que se verán afectados los tratamientos de fertilización asistida. ¿Por qué?

Los cambios introducidos generarían complicaciones y provocaría seguramente que volvieran a judicializarse los casos porque daría espacio a otras posturas respecto de qué es la concepción. Pero, cuando dicho caso llegara a las instancias de la Corte Interamericana, Argentina por adherir, deberá cumplir los fallos de dicha Corte. Además, volveríamos sobre el tema de la criopreservación de embriones que la Ley 26.862 contempla. El embrión, previo a su implantación es el único estadio del ser humano que permite ser criopreservado sin perder o afectar su viabilidad.

El artículo original del Anteproyecto de Reforma del Código Civil establecía que “La existencia de la persona humana comienza con la concepción. En el caso de técnicas de reproducción humana asistida, comienza con la implantación del embrión en la mujer…”. Esta afirmación estaba en línea con el fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. ¿Cuál es este fallo?

Cuando Costa Rica, prohibió el uso de estas técnicas en el año 2000, nueve parejas recurrieron a la Corte Interamericana de Derechos Humanos en recurso de queja y en el 2012, ese fallo dejó sentado, con los argumentos correspondientes, que el estatus de persona lo adquiere el embrión después de la implantación, diferenciándolo claramente de aquel embrión formado por estas técnicas pero no transferido. El 28 de noviembre de 2012, la Corte Interamericana de Derechos Humanos analiza qué es la concepción y entiende que cuando habla de concepción, lo hace no entendiéndola como el momento de la fertilización de un óvulo por un espermatozoide sino como el momento en que esa fertilización se transfiere en el cuerpo de la persona y se produce la implantación o anidación (Caso Artavia-Murillo).

Sin embargo, la Cámara de Senadores de nuestro país aprobó una modificación del artículo 19 del anteproyecto de Reforma del Código Civil que no se condice con lo establecido por la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que es quien interpreta el Pacto de San José de Costa Rica (un pacto que como país hemos ratificado y forma parte de nuestro bloque constitucional, como explican muchos expertos en Derecho). La decisión de los senadores fue “recortar” dicho artículo 19, dejándolo así: “La existencia de la persona humana comienza con la concepción”.

Los embriones pueden formarse por la vía natural, mediante relaciones sexuales, esto es, el óvulo sale del folículo en el momento de la ovulación y los espermatozoides llegan a él luego de la relación sexual para fertilizarlo; o en un tratamiento de fertilización in Vitro, los óvulos son extraídos del cuerpo de la mujer y unidos con los espermatozoides en laboratorio. En el primer caso, si están dadas las condiciones, el embrión implantará en el útero para continuar su desarrollo. En el segundo, si el embrión es viable y el endometrio es receptivo, solo si es transferido el embrión implantará y continuará su desarrollo. Ocurre que, cuando se producen embriones in vitro no siempre se transfieren. Si las condiciones en ese ciclo no son favorables, si los embriones obtenidos son para maternidad diferida en casos en que un tratamiento oncológico puedan afectar la reserva ovárica, o si se obtienen más embriones de lo conveniente transferir para evitar embarazos múltiples. En esos casos los embriones se criopreservan. Criopreservar significa conservar a muy bajas temperaturas sin afectar su calidad y conservando su viabilidad, si la poseía antes de criopreservarlo. El problema surge porque no es posible saber si un embrión es viable o no hasta el momento de la implantación, si implanta y continúa su desarrollo, entonces lo era. Y a esto se le suma que no todos los embriones serán bebés pero ante la imposibilidad de discernir cuál lo será, son tratados como si pudieran llegar a serlo: se criopreservan. Estos embriones criopreservados pueden tener varios destinos:
-Ser transferidos a la mujer que les dio origen, ya sea en otro intento de embarazo o en la búsqueda de otro bebé.
-Donarlos a otra persona.
-Donarlos para investigación.
-Descartarlos.
-Dejarlos criopreservados para siempre. En algunos países, como Inglaterra, se fijó un plazo para esto, luego del cual, la persona debe decidir tomar alguna de las otras opciones.

Si la Reforma del Código Civil se aprobara con la modificación realizada en senadores y se le diese al embrión el status de persona desde la fertilización, esto no invalidaría la criopreservación, porque el embrión también es nuestro paciente y, como médicos, sabemos que tenemos la obligación de cuidarlos y la forma de cuidarlos es criopreservarlos a la espera de que sean descongelados para ser transferido a algún útero…El problema surge porque no todos los pacientes quieren transferirlos, ni donarlos, lo que se plantearía como una solución. Entonces ¿qué hacer en estos casos, dejarlos para siempre criopreservados?

El caso de los embriones congelados y su destino es un tema de debate a nivel mundial. Algunos países lo han resuelto diferenciando entre un embrión producido in vitro y un embrión implantado, y esto es fundamental dado que las técnicas de fertilización asistida existen, no pueden ser prohibidas. Prohibir la criopreservación ya se hizo en otros países, como Italia, y debieron volver sobre sus pasos, habiendo perjudicado a muchísimas parejas en ese tiempo  que vieron disminuidas sus posibilidades de éxito en los tratamientos y que, en muchos casos, han debido viajar para realizar el tratamiento en otros países (posibilidad solamente al alcance de aquellos con suficientes recursos económicos para hacerlo). Por otra parte, lo sucedido en el Senado de la Nación demuestra la falta de conocimiento que tienen sobre tema los senadores que votaron por abrumadora mayoría la ley de cobertura de los tratamientos en su momento y luego dieron media sanción a esta reforma del Código Civil modificando el artículo 19, borrando con el codo lo que firmaron con la mano.

Esta versión de la reforma, modificada en noviembre del año pasado en Senadores, ahora entra a Diputados pretendiendo una sanción rápida, sin la debida discusión y generando una situación de potencial conflicto. De aprobarse en estos términos, podría llegar a perjudicar -como siempre- a aquellas personas que necesitan de estos tratamientos para lograr el embarazo. Pero, ¿por qué una aprobación exprés? ¿Hay temor a un debate abierto? ¿Será que temen realmente la posibilidad de un efecto dominó que termine avanzando con una ley de aborto no punible, cuando en realidad nada tendríaque ver con esto último, al contrario, porque si el status de persona se le da después de la implantación, que sería lo correcto, el embrión implantado estaría protegido. Es importante respetar la intención de aquellos que durante mucho tiempo trabajaron en la redacción de la Reforma del Código Civil, permitiendo un debate amplio y abierto, y saber que el embrión producido in vitro y antes de ser transferido es una etapa del desarrollo del ser humano, que permite ser criopreservado sin que se afecte su viabilidad, marcando así la diferencia entre un embrión preimplantatorio y uno que ha logrado la implantación en el útero. Así como es relevante comprender que si bien se modificó ese punto del anteproyecto, la reforma modificada establece una norma que sostiene que el tema del embrión no implantado será contemplado en una ley especial y con esa promesa calman las aguas. Pero, aún cuando así fuera, ninguna ley especial primaría sobre un Código Civil en caso de estar contrapuestos. Para comprender este y otros temas creo que un debate abierto es fundamental, un espacio donde informarse, escuchar al otro y sacar conclusiones puede hacer toda la diferencia.

Sería importante que antes de votar el miércoles, los diputados reflexionen y consideren la posibilidad de llevar adelante un debate abierto, sabiendo que, de aprobarse la última modificación introducida por el Senado a la reforma del Código Civil, dejarían las puertas abiertas para potenciales conflictos.

LA VITRIFICACIÓN HOY, 10 años después del primer logro mundial 0

Sep24

Los primeros nacimientos luego de ovocitos vitrificados en un programa de fertilización in Vitro con estimulación se dieron en el mundo en 2003 pero no fue hasta varios años después que ocurrieron en nuestro país. Hoy, esta técnica de criopreservación rápida se afianza no solo con buenos resultados para los óvulos sino también para los embriones congelados. Y con las cada vez más frecuente postergación de la maternidad, hoy no solo es una opción para mujeres con alguna indicación médica sino que crece como opción válida para aquellas mujeres sanas, sin indicación alguna, llevando a que el funcionamiento de un banco de óvulos aparezca en el centro del cuadro. Qué hay que saber sobre la técnica y sobre los resultados.

Durante el 2013 y 2014 la cantidad de pacientes que criopreservaron óvulos respecto de los 3 años anteriores siguió en aumento, mostrando que se triplicó desde el 2011 hacia acá. Sin embargo, la campaña debe continuar y es importante repetir que las mujeres no posterguen por razones nimias y que, si lo van a hacer tomen los recaudos. Y esto digo que es necesario porque aunque el promedio de edad se mantenía relativamente estable en los 36 años, según nuestros datos de los últimos 3 años, en este último año se retrasó esa edad y hoy enfrentamos un promedio de edad de la mujer al momento de congelar óvulos de casi 40 años.
Si bien los motivos pueden ser distintos, la conducta social se repite y nos enfrenta a los médicos, inevitablemente, con el mayor problema a tratar en la pareja que consulta por infertilidad: la función del ovario y la edad de la mujer.
Las razones sociales por las que se congelan óvulos pasaron del 7% entre los años 1998-2008 a más del 50% para los años subsiguientes. Esto se mantiene estable en los últimos 3 años. Y otra tendencia que merece una mención es que El 50% de las pacientes que criopreservaron óvulos durante el 2013 fueron mujeres solas -sin pareja-, mostrando un pequeño incremento incluso respecto de las consultas que tuvimos el año anterior y este año, algo similar. No posterguen hasta el límite máximo de la edad, es importante, y como siempre digo, informarse es el primer paso.

El problema de la edad
La edad de la mujer en el momento de criopreservar sus óvulos no es un tema menor, porque la calidad y la reserva ovárica decrece con la edad, es por eso que es tan relevante criopreservar óvulos a edades tempranas, cuando aún el pico de fertilidad es alto. A medida que una mujer envejece, no solamente se reduce la cantidad de folículos antrales disponibles en los ovarios sino que se incrementan los problemas cromosómicos y en la función ovárica. Esto lleva a que la ciencia haga foco en los últimos años para dar respuesta a este problema que no deja de crecer. Si bien la vitrificación surgió ante la problemática que enfrentaban mujeres con casos oncológicos, sus buenos resultados llevaron a que hoy no sea considerada solo en casos de enfermedad y mujeres que deben pasar por un tratamiento para combatir el cáncer, sino que aparezca como una opción válida en mujeres sanas que, por distintos motivos, decidan postergar su búsqueda. Cosa que sucede cada vez con mayor frecuencia.
Pero es muy importante que no sea presentada como una forma de demorar la fertilidad en la mujer sino que el éxito de esta técnica debería proveer a la mujer que debe postergar su maternidad, por cualquier razón, la oportunidad de concebir a futuro utilizando sus propios óvulos.

¿Qué es la criopreservación?¿Y la vitrificación?
La criopreservación consiste en utilizar muy bajas temperaturas para disminuir las funciones vitales de una célula y poder mantenerla en condiciones durante mucho tiempo. La criopreservación de gametas, embriones, tejido ovárico o tejido testicular ofrece opciones posibles para paternidad o maternidad diferida y se han llevado a cabo durante muchos años con buenas tasas de éxito. De hecho, recientemente, ha nacido una nena producto de un óvulo que había sido criopreservado en nuestro instituto 14 años atrás. Ha sido un récord mundial del cual me siento orgulloso. El anterior había sido de 12 años, también nuestro. Y la realidad es que a medida que pasen más años se cree que los óvulos criopreservados a bajísimas temperaturas podrían durar miles de años en ese estado.

La aparición hace algunos años –en 2003 a nivel mundial- de la técnica de criopreservación rápida o vitrificación, abrió nuevas expectativas, especialmente para la criopreservación de óvulos. Porque el procedimiento de vitrificación es menos complicado que la criopreservación lenta, evita la cristalización intracelular que puede dañar la célula; aumentando los resultados, tiene menor costo y requiere de menos tiempo que el congelamiento lento. Todo esto llevó a que más mujeres no solo se acercaran a averiguar sino a vitrificar sus óvulos pensando en el futuro, las consultas han aumentado pero aún llegan a edades tardías. He ahí la importancia de crear conciencia. Pero aún queda mucho por hacer para que más mujeres preserven su fertilidad, es importante no cesar con el mensaje en una sociedad –y en un mundo- donde los embarazos, cada vez llegan más tarde.

Dr. R. Sergio Pasqualini is powered by WordPress y Halitus Instituto Médico
Asista a nuestro programa de televisión semanal sentirypensar.com.ar