Archivo mayo 2016

EL TABAQUISMO: un riesgo para la fertilidad masculina 0

May31

El 31 de mayo se conmemora el Día Mundial sin tabaco, propuesto por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para hacer hincapié en los riesgos sanitarios asociados al consumo de tabaco y abogar por políticas eficaces que contribuyan a reducir dicho consumo. En las últimas décadas, el tabaquismo ha sido uno de los enemigos de la salud pública tuvieron con peor prensa y con justificadas razones. Hoy quiero contarte por qué, para la fertilidad masculina, también la mala prensa está justificada con esta nota que te comparto del Dr. Jonathan Finkelstein, nuestro andrólogo. Como verás, sobran las razones.

Ya nadie pone en duda los efectos secundarios que el consumo de tabaco genera en la salud, los más difundidos en los medios y campañas publicitarias son los relacionados a los efectos cardiovasculares, neumológicos y oncológicos, pero poco se habla de los efectos nocivos que el tabaquismo puede causar en el potencial fértil masculino, disminuyendo la calidad seminal y las posibilidades de lograr un embarazo.

El tabaco tiene numerosas partículas con efectos cancerígenos y mutágenos, con efectos nocivos sobre los seres humanos y sus células, sobre todo en las de división rápida, como las germinales, células que luego se transforman en espermatozoides.

En Argentina, se estima que el 22% de las mujeres y el 32% de los hombres son fumadores, la prevalencia máxima de fumar se observa en varones adultos jóvenes, que se encuentra en pleno período reproductivo. Quizás hasta el momento de encontrarse con la situación hipotética de no lograr el embarazo, luego de un tiempo prudente de búsqueda, empiezan a alertarse y considerar de una forma más impetuosa la necesidad de generar cambios de hábitos más saludables, para tratar de aumentar su potencial fértil. Es tarea de la comunidad médica lograr generar una conciencia previa.

Diversos estudios, investigaciones y revisiones demostraron la relación entre el tabaquismo y la infertilidad masculina. Sin embargo, el mecanismo detrás de los efectos nocivos del tabaquismo sobre la calidad del semen no se ha logrado comprender completamente. Puede existir una alteración en el sistema de generación hormonal desde el cerebro al testículo, sistema hipotálamo-hipofisario-testicular o una mala oxigenación testicular causada por la alteración de la microcirculación, aunque un efecto tóxico directo de los muchos componentes químicos del humo del cigarrillo en el tejido testicular, es una explicación más probable.

Puede resultar en una disminución de la concentración de espermatozoides, en una reducción de la motilidad espermática, en un menor porcentaje de espermatozoides morfológicamente normales y maduros.

Además, fumar puede dañar la estructura de la cromatina y producir roturas en la cadena de ADN en el esperma humano a través de los radicales libres y oxidantes. La exposición al humo del cigarrillo se traduce también en una disminución de la capacidad de los espermatozoides para penetrar en los ovocitos femeninos, afectando también a la capacidad para la implantación embrionaria y alterando la cantidad de cromosomas, generando embarazos que no llegan a término o mutaciones hereditarias.

No es posible dejar de nombrar los efectos secundarios causados por el tabaquismo en el descenso de la concentración de testosterona por afección de las células de Leydig, llevando a una disminución del libido y las vasculopatías que provoca, afectando así la frecuencia y calidad de las relaciones sexuales y erecciones, no permitiendo lograr una relación sexual satisfactoria, que posea el tiempo y la rigidez suficiente para alcanzar una eyaculación necesaria para que el semen acceda a la vagina.

Es quizás en la juventud, una época de la vida donde la muerte se ve lejana y sin miedo a perderle el respeto a los factores que pueden alterar ese proceso natural, un momento en el cual se cree que las agresiones al físico son acumulativas y no causan daño en lo cotidiano, el tiempo de hacer un poco más de hincapié en la forma en que el tabaco puede afectar los proyectos a corto y mediano- no solo a largo- plazo. De esta forma, los médicos podemos contribuir con un mundo libre de humo.

MES DE LA FERTILIDAD: Cuidar la fertilidad, Vitrificación de óvulos 0

May23

10 preguntas que debes hacer si estás explorando la posibilidad de vitrificar óvulos

Muchas de las mujeres que no vitrifican sus óvulos hoy serán las que mañana deban recurrir a técnicas de fertilización asistida.

Estás llegando a una edad donde sabés que la fertilidad comienza a declinar y sin embargo no tenés planes inmediatos de tener un hijo. La maternidad siempre es una elección. Hoy, crecer profesionalmente, fructificarse en logros y conquistas personales, suele ser expresión de la fertilidad en muchas mujeres durante un largo período de su vida. A veces el deseo no aparece, en cambio en otras, aparece cuando ya no puede darse de manera natural.

La sociedad cambia y la ciencia avanza para poder dar respuesta a los nuevos desafíos. La vitrificación de óvulos es una técnica que le permite a la mujer intentar preservar su fertilidad. La fertilidad de una mujer tiene su punto máximo a los 25 años, comienza lentamente a declinar hasta los 30, se acelera algo más hasta los 35, momento a partir del cual se acentúa en forma más marcada.  La realidad actual es que las mujeres demoran el momento la búsqueda de un hijo. “En nuestro instituto, de las 7550 consultas de primera vez que recibimos en el ultimo año, el 31,26 % tenía menos de 35 años, el 21,44% entre 35 y 37, el 21,93 % de 38 a 40 y el 25,36.% más de 40. La causa más frecuente de la infertilidad entre ellas era el factor ovárico, más aun después de los 35 años; muchas de estas mujeres podrían haberse beneficiado si hubieran criopreservado sus óvulos previamente” sostiene el Dr. Sergio Pasqualini, Director científico de Halitus Instituto Médico.

¿Qué es la vitrificación de óvulos?
Es una técnica de congelamiento de óvulos con descenso brusco de la temperatura que permite lograr muy buenos resultados al descongelarlos. El procedimiento consiste en estimular los ovarios con hormonas para que se produzcan varios óvulos –la cantidad dependerá de la capacidad de respuesta del ovario-, luego se aspiran los folículos que contienen los óvulos y se congelan para su conservación.

¿Por qué conservar los óvulos?
Cada mujer cuando nace viene con determinada información que dice cuánto va a durar la vida útil de sus ovarios desde el punto de vista reproductivo. En general encuentra su punto máximo a los 25 años, comienza a declinar hasta los 30 y se acentúa luego de los 35 años.
Además, esa vida útil está condicionada por genes, y se podría acelerar su pérdida por factores externos como hábitos de vida, factores inmunológicos, quirúrgicos, etc.
En este contexto la preservación de óvulos es una forma de planificación familiar, tanto sea cuando uno nunca tuvo hijos como también a tener en cuenta cuando uno va a realizar un tratamiento de fertilización in vitro, y uno quisiera tener más de un hijo.

¿Qué edad es adecuada para preservar?
Antes de 35 años es lo ideal. El declinar de la función ovárica no lleva solo a menor cantidad de óvulos logrados con la estimulación, sino también a menor calidad. Cuanto más temprano criopreservemos, más chances que el día de mañana al descongelarlos, sean útiles para lograr el embarazo.
Si tiene más edad se puede pero es importante consultar para evaluar la reserva ovárica.
Por eso lo ideal que toda mujer que llegue a los 30 años esté informada acerca de esta técnica y con la información decida si lo hace o no, y cuándo…

¿Cuántos óvulos hay que criopreservar?
Los que más se puedan. Para lograr un hijo hacen falta varios óvulos, porque no todos fertilizan, no todos los que fertilizan evolucionan, etc… Por eso es bueno tener reservados para varios intentos.

¿Cuántas veces puedo estimularme?
En más de una oportunidad. Siempre que con la primera estimulación se hayan obtenido óvulos de aceptable aspecto (morfología) porque si así no fuera, y fuesen de pobre aspecto, no se justificaría sumar óvulos que tuviesen poca o nula chance a futuro.

¿Cuánto tiempo pueden permanecer criopreservados?
Muchos años. El record mundial pertenece a nuestro instituto, con una beba nacida de un óvulo congelado durante 14 años.

¿Cómo mido mi reserva ovárica?
Por medio de la determinación de hormonas y de una ecografía ginecológica realizada por vía transvaginal en los primeros días del ciclo. Es importante tener en cuenta que hay mujeres que poseen una reserva ovárica subóptima, o que se las estimula y no responden en forma adecuada, y eso no significa, necesariamente, que no puedan embarazarse en forma natural. El asesoramiento en ese caso será que no demoren la búsqueda de un embarazo, si es que se dan las condiciones, ya sea sola o en pareja.

¿Podré ser madre de manera natural?
La preservación es sólo una manera de planificar la familia. Llegado el momento en que se desee el embarazo puede venir de manera natural, si no existe ninguna otra cuestión fisiológica o psicológica que lo impida.
La preservación es sólo una manera de planificar la familia. Llegado el momento en que se desee el embarazo, si éste se logra naturalmente, los óvulos criopreservados quedarán para intentarlo el día en que se desee un embarazo y este no se logre en forma natural. En caso de conformar la familia deseada los óvulos que quedasen criopreservados pueden ser descartados (son células, equivalentes a los espermatozoides en el hombre) o donados.

¿Si preservo me garantizo el embarazo?
Si bien no provee una garantía, sigue siendo la mejor respuesta que la ciencia tiene frente a la postergación. Permite potencialmente poner a resguardo la fertilidad.

¿Es lo mismo criopreservar en cualquier lugar?
No. Así como hay centros con mejores resultados en los tratamientos, conviene hacerlo en uno que tenga antecedentes de embarazos logrados con óvulos que fueron previamente criopreservados.

Para más información:
http://www.halitus.com/comunidad/tufertilidad_vitrifica_ovulos.php

Sincronizadores Cerebrales: combatir el estrés con estimulación visual y auditiva 2

May18

Con el descubrimiento de que los hemisferios derecho e izquierdo operan independientemente, los científicos comprobaron que sólo utilizamos una parte del cerebro, y fluctuando de un hemisferio a otro según la actividad que realicemos. Cada hemisferio recoge la misma información sensorial, pero la maneja de diferente modo. Los sincronizadores cerebrales permiten justamente la sincronización de las ondas cerebrales mediante una estimulación visual y auditiva, provocando una frecuencia similar a la que presenta el cerebro en estado de relajación profunda, armonizando el funcionamiento del organismo y disminuyendo los niveles de estrés.

El sistema nervioso, coordinador de todas las funciones del organismo –regula y dirige a todos los órganos-, funciona relacionándonos con el exterior, atiende las necesidades vitales y responde a los estímulos. Es el cerebro el principal organizador de todos los procesos de detectar estímulos, transmitir información y coordinar el organismo. Así, la corteza cerebral procesa toda la información recibida, la coteja con la información que ya tiene acumulada y la transforma.

Los hemisferios del cerebro – derecho e izquierdo- operan de modo independiente y distinto. Cada hemisferio recoge la misma información sensorial, pero la maneja de diferente modo. Normalmente, un hemisferio domina sobre el otro y en la mayoría de los casos es el hemisferio izquierdo, el cual se ocupa de las matemáticas, la lógica, las ciencias y el lenguaje, entre otras cosas. El funcionamiento del cerebro debe verse como la integración de ambos hemisferios.

Científicos han probado que en ciertos estados mentales extraordinarios, como meditación profunda o intensa creatividad, ambos hemisferios cambian hacia un ritmo único y coherente, operando al unísono. Este estado ha sido denominado “sincronía” y está probado que ciertos instrumentos que estimulan el cerebro, como los sincronizadores cerebrales, pueden generar a través de estímulos sonoros y lumínicos ese estado, disminuyendo la actividad del hemisferio izquierdo y activando la del derecho para lograr esa sincronía. De esta forma, se alcanzan niveles de relajación profunda, como aquellos que alcanzan quienes tienen un fuerte dominio de la técnica de meditación.

El estrés se produce cuando las demandas del entorno superan los recursos disponibles de una persona y el cuerpo reacciona produciendo hormonas –como cortisol y adrenalina- que, presentes en exceso generan en el organismo un desequilibrio en las demás afectando el normal funcionamiento del cuerpo. La sincronía de los hemisferios logra alcanzar estados de relajación que permiten superar el estrés, el insomnio, la ansiedad, fortalecer el sistema inmune y la memoria y aumentar la creatividad, entre otros beneficios, mejorando la calidad de vida.

Cada estado mental (emociones) se asocia a una actividad eléctrica y química específica del cerebro que puede alterarse y controlarse mediante el uso de estímulos externos (luces y sonidos entre otros). Las sesiones que por recomendación deberían durar 45 minutos como mínimo, una vez por semana o más si, por ejemplo, se encuentra realizando un tratamiento de fertilidad. Los pacientes mencionan una mejora a medida que avanzan las sesiones y logran percibir los efectos de sedación, somnolencia, cuerpo más relajado e, incluso refieren cambios más duraderos. Estos sincronizadores cerebrales con luz y sonido logran trasladar la mente a un estado de conciencia que va desde la relajación al trance profundo mediante pulsos de luz y sonido en diferentes rangos de frecuencia que estimulan al cerebro para alcanzar un estado de relajación profundo.

Celiaquía: uno de cada 100 argentinos puede ser celíaco 0

May2

Este 5 de mayo celebramos nuevamente el Día del celíaco. En nuestro país se calcula que por cada persona que se sabe celíaca existen 8 que desconocen su condición. Y muchos más ignoran cómo puede impactar en su fertilidad.

Uno de cada 100 argentinos puede ser celíaco y sólo un 20% de los pacientes manifiesta síntomas clínicos, por eso, el desafío médico es detectar a esas personas que lo padecen pero no lo manifiestan clínicamente. Si la persona presenta distensión abdominal, diarrea crónica o si su peso no progresa, o incluso si presenta anemia crónica, cuadros neurológicos, osteopenia/osteoporosis o infertilidad, podría estar sufriendo de una intolerancia al gluten que afecta la mucosa que reviste el intestino delgado y genera problemas de absorción. Cuando el diagnóstico está firme, lo primero que debe hacerse es evitar la presencia de gluten en la dieta, así, la consulta con el nutricionista es fundamental.
El gluten es una proteína presente en algunos cereales como trigo, cebada, centeno y avena y puede generar en algunas personas con predisposición genética esta afección.
Ahora bien, se calcula que hay un 1% de celíacos, ¿cuántos de ellos saben que puede incidir en su fertilidad? ¿Y cuántos con problemas de fertilidad desconocen su condición de celíacos? La celiaquía puede incidir en la fertilidad de una mujer porque la mala absorción de vitaminas y minerales que genera puede suprimir la acción de las hormonas que estimulan la ovulación. Pero fundamentalmente, una mujer celíaca deberá enfrentar el problema del bajo peso relacionado a esa mala absorción. Los trastornos alimentarios menores, sin llevar a los extremos de la anorexia, bulimia u obesidad mórbida pueden alterar la fertilidad por afectar la armonía interna requerida para permitir la producción del óvulo, la ovulación y hasta la calidad del óvulo en la mujer, e implicar una merma en la producción o en la calidad de los espermatozoides y dificultar el logro de un embarazo.
Y la celiaquía como manifestación de una alteración inmunológica obliga a explorar si es única o si se suma a otras alteraciones inmunológicas que pueden estar afectando la infertilidad, como el hipotiroidismo autoinmune (enfermedad de Hashimoto), artritis, etc.
Una vez confirmado el diagnóstico –que requiere una biopsia intestinal- deberá suprimirse inmediatamente el gluten de los cereales involucrados en esta enfermedad (trigo, avena, cebada y centeno. TACC). Es importante adaptar la dieta a la etapa clínica en la que se encuentra el paciente, eliminando en primera instancia los cereales TACC e incorporando cautelosamente otros nutrientes para lograr la recuperación de la mucosa intestinal. Una vez lograda la mejoría clínica y ganancia de peso, se indica una dieta adecuada en cantidad de calorías y calidad de macro y micronutrientes según la edad, sexo, y actividad física del paciente, con la eliminación de las harinas de trigo, avena, cebada y centeno.
También es relevante que la mujer y el hombre que realizan una consulta por infertilidad acudan a la consulta nutricional en la cual puede determinarse si lo que están ingiriendo responde a las necesidades nutricionales de la etapa en cuestión, si hay falencias, y en ese caso suplirlas. Pueden tener un peso ideal pero no estar ingiriendo nutrientes esenciales –o no estar absorbiéndolos por desconocimiento de padecer celiaquía- y que de allí provenga su inconveniente para lograr el embarazo.

Dr. R. Sergio Pasqualini is powered by WordPress y Halitus Instituto Médico
Asista a nuestro programa de televisión semanal sentirypensar.com.ar