Archivo agosto 2016

Orgasmo femenino hoy: recuperando un derecho negado por siglos 0

Ago8

Hoy quiero compartirles, en el Día Mundial del Orgasmo femenino, una información de nuestra sexóloga experta, la Dra. Beatriz Literat sobre el tema.

Proviene de la palabra griega Orga que significa arder o hervir. El clímax femenino representa aún hoy día, un misterio que no termina de ser descubierto, tanto por la ciencia médica como por la psicología, que continúan intentando sin éxito explicarlo por completo. También para los comunes mortales, hombres y mujeres, el orgasmo femenino muchas veces es un desafío y un conflicto. Durante siglos las mujeres han sido negadas en su derecho inalienable al placer sexual y todavía persisten mitos que mantienen capturado al orgasmo en el territorio de los hombres que “deberían caballerosamente procurárselo a las mujeres”. Como ejemplo de ello, el Dia mundial del Orgasmo, que se celebra gracias a la “gentileza” de un marido comprensivo, el concejal brasileño Arimateio Dantas.

Las estadísticas provenientes de investigaciones sexológicas confiables nos dicen que alrededor del 70 % de las mujeres pueden alcanzar solas el orgasmo mientras que el 57% de las mujeres puede alcanzar el orgasmo en relaciones heterosexuales. Existe aún hoy un alto porcentaje de mujeres, casi un 60%, que finge los orgasmos en algún momento por no decepcionar a su compañero y un 24% que nunca lo tuvo o tiene siempre dificultades para lograrlo, mientras que otro porcentaje de mujeres confiesa que la sensación preorgásmica es tan insoportable que deciden parar el juego amoroso. Estas cifras nos hablan, no de una incapacidad de la mujer para encontrar en sí misma al reflejo fisiológico de su propia respuesta sexual, sino de una de las consecuencias de mantener la creencia de que la autoexploración es inapropiada y que las mujeres tienen que descubrir su sexualidad con su pareja, el cual generalmente desconoce las variables de la respuesta erótica femenina e imagina que la misma es similar a la suya.

Desde el punto de vista de la fertilidad, hay estudios que demostraron que durante el clímax, generalmente detonado por el reflejo clitorídeo, las contracciones que se producen en las paredes vaginales y en el cuello uterino, facilitan el pasaje de los espermatozoides al interior de la cavidad uterina y los dirigen hacia las trompas donde se encuentra el óvulo, para que se produzca la fecundación. Sin embargo, el orgasmo ha sido buscado durante siglos dentro de la cavidad vaginal, la mayoría de las veces sin resultado y desestimada la importancia del órgano clitorídeo, como el componente protagónico de la armoniosa sinfonía sexual femenina.

La neuroendocrinología nos refiere que durante el clímax se producen cambios en el cerebro de las mujeres, los cuales no se presentan en el varón en su propio proceso orgásmico. Ejemplo de ello es la aparición de dificultades de orden situacional en mujeres que, aun conservando una natural capacidad para lograr la culminación, presentan trastornos cuando se sienten en peligro, bajo presión ó inseguras, si no confían en su anticonceptivo, cuando falta la comunicación con la pareja, si están cansadas o cuando temen el contagio de una infección de transmisión sexual.
También se ha demostrado que en esta fase de la respuesta sexual, se libera Oxitocina en una gran cantidad en el cerebro. La Oxitocina contribuye a la contracción de los músculos pélvicos y favorece la liberación cerebral de Endorfinas, responsables de la sensación de bienestar y buen humor.

La clínica sexológica nos revela que la sensación orgásmica femenina resulta del encuentro de varios componentes comandados siempre por el cerebro (Sistema límbico, Hipotálamo), un reflejo neuromuscular pélvico, la congestión de los tejidos como consecuencia del aflujo sanguíneo, el estímulo cutáneo en todo el cuerpo y de la zona genital en su totalidad, no excluyentemente el interior de la vagina y, lo más importante, el significado que la propia mujer le asigna a sus sensaciones y su disposición a permitirse ser receptiva a las mismas, mientras las asocia alegremente a sus propias fantasías.

En síntesis, si se alinean naturalmente los astros de la biología funcionante y de la intuición sexual no reprimida por una educación prejuiciosa o por silencios reprobadores, en una mujer con disposición a maravillarse con su propia capacidad de sentir placer y si a esto se agrega la presencia amorosa de una pareja sin creencias sexuales estructuradas e inamovibles, sino bien dispuesta a un intercambio enriquecedor que permita construir un vínculo saludable, el orgasmo femenino debería poder surgir gloriosamente para gozo de ambos.

Dr. R. Sergio Pasqualini is powered by WordPress y Halitus Instituto Médico
Asista a nuestro programa de televisión semanal sentirypensar.com.ar