Categoría Reproducción

Hace un año se aprobaba la nueva Ley Nacional de Fertilización asistida 6

Jun16

Hasta el 5 de junio del 2013, para muchos, los tratamientos de reproducción asistida eran algo económicamente inalcanzable, o lejano pero la nueva ley, amplísima, aprobada con 203 votos a favor, uno en contra y 10 abstenciones les daba a muchos, la esperanza de nuevas oportunidades.

Esa esperanza se reflejaba entonces en tres elementos fundamentales:
En primer lugar, se esperaba un aluvión de consultas, el cálculo era que se pasaría de 12 mil tratamientos anuales de alta complejidad a 40 mil. Pero esto no sucedió: si bien aumentaron, ese incremento fue discreto. Nosotros tuvimos 1600 tratamientos de alta complejidad durante el año 2013 y en lo que va del 2014 estamos apenas por arriba de la misma cantidad de consultas a junio de 2013. Antes de la existencia de la ley 26.862 prácticamente el 100% de los tratamientos eran abonados en forma particular, hoy en día, del total, aproximadamente el 40% son por obra social o prepaga. El discreto aumento en la cantidad total de tratamientos que registramos, comenzó a verse luego de la aprobación de la ley.
Varias son las consultas que nos llegan sobre la cobertura: ¿cubre la ley tal práctica? ¿Cuántas in vitro puedo hacerme por año?¿Tengo que hacer inseminaciones antes de poder realizar fertilización in Vitro?¿la criopreservación tiene cobertura? ¿Si realizo tratamiento con donación de óvulos, deberían darme la cobertura? ¿Yo no tengo pareja, también tengo cobertura? La ley establece que tienen derecho a las prestaciones de reproducción médicamente asistida todas las personas, mayores de edad, sin discriminación o exclusión de acuerdo a su orientación sexual o estado civil y que quedan comprendidas las técnicas de baja y alta complejidad, que incluyan o no la donación de gametos y/o embriones y que podrán incluirse nuevos procedimientos y técnicas desarrollados mediante avances técnico-científicos, cuando sean autorizados por la autoridad de aplicación.

Pero si bien la ley de cobertura existe y está aprobada, es amplia y contempla prácticamente todas las técnicas –incluso la donación de gametas (óvulos y espermatozoides)-, hay claroscuros, lo que deriva en que en ocasiones, los pacientes no obtengan lo que esperaban a partir de la sanción de esta ley. A veces se encuentran con prácticas o tratamientos no cubiertos, objeciones, dilaciones y hasta limitaciones a la hora de elegir el centro donde tratarse. La peregrinación de parejas de un centro a otro, buscando aquel que se adecue a sus expectativas fue habitual antes de la sanción de la ley pero ahora la limitación de la elección del centro que plantea marca una diferencia. En este contexto, la libre elección del centro es positiva en esta práctica médica. No sólo para la calidad de la prestación –relevante teniendo en cuenta que los intentos cubiertos no son infinitos- sino que, además, esto lleva a que cada centro haga lo mejor posible para ser elegido y brindar el mejor servicio. La importancia que tiene para el paciente la libre elección de un centro y de un profesional en el cual depositar su confianza y sus expectativas, redunda directamente en una mejor contención del paciente y optimiza día a día la calidad de atención, fomentando la sana competencia e impulsando una mejora continua y sobre todo, cuidando a la gente. Estos claroscuros no hacen más que incrementar los problemas y el estrés que las personas deben enfrentar.
En segundo lugar, la ley 26. 862 le dio un marco de cobertura a muchas de las prácticas y técnicas de reproducción asistida. Y se espera que con la ley especial que queda aún por ser sancionada se le podrá dar un marco adecuado a las prácticas y técnicas que la ciencia ofrece en Reproducción Asistida, algo muy importante para los pacientes y un gran avance para quienes nos dedicamos a esta tarea.
Por último, se esperaba que la reglamentación estableciera algunas limitaciones, sin que ello significara una barrera a lo que las distintas técnicas pueden ofrecer para el tratamiento de la persona infértil. La realidad es que aunque esta reglamentación básica fue llevada adelante por la Presidencia de la Nación en julio de 2013, a través del Decreto 956/2013, da un plazo de 180 días para trabajar sobre más definiciones y especificaciones. Lo establecido es aún poco definido y deja espacios dudosos que no facilitan la tarea de las personas que realizan tratamientos, por eso, la reglamentación definitiva permitiría allanar el camino de quienes se acercan para cumplir el sueño de ser padres.

No son pocos los científicos que vislumbran que la fertilización in Vitro óptima debería incluir una reducción de la carga emocional para el paciente, no solo aquella inherente al tratamiento sino también aquella que pudiera sumarse desde la clínica que presta el servicio. Un estudio llevado a cabo sobre este tema revela que en la última década ha crecido el interés por comprender los cambios psicosociales de aquellos que buscan un embarazo. Investigar la mejora en la calidad de vida del paciente es la regla número uno y el principio es entonces apuntalarlos, contenerlos. Esto implica, también, facilitarles el camino, evitar los obstáculos, alivianar la carga y ese camino incluye el de la cobertura, el de la ley.

Con la ley 26.862 hemos dado, decididamente, un paso adelante para los médicos, para las personas y para la comunidad. El 25 de julio de 1978, venía al mundo Louise Brown, el primer bebé de probeta, gracias al último avance de la ciencia. A partir de allí, la reproducción asistida ganó lentamente el centro de la escena, un espacio que aún hoy conserva. Hoy en día estas técnicas forman parte de la vida cotidiana pero vivimos una época de transición. La Ley Nacional de Cobertura de técnicas de reproducción asistida –aunque ha marcado un fuerte avance- requiere de una reglamentación precisa, efectiva y definitiva para que realmente pueda alcanzar a toda la sociedad. La aprobación del proyecto de reforma del Código Civil, aún pendiente y demorado, y la posibilidad de que exista una ley específica sobre las técnicas que se utilizan sería un avance aún mayor. Es un buen comienzo pero es preciso seguir avanzando.

Mi amiga me dijo: «Sé que querés ser mamá; te ofrezco mi panza» 3

Oct20

Maica es madre de la primera beba gestada en un vientre prestado en la Argentina; su esposo escribió un libro sobre esta experiencia inédita

Por Verónica Dema  | LA NACION

Maica Moraes había perdido dos embarazos, el último de los cuales la dejó una semana en terapia intensiva, cuando una amiga le ofreció su vientre para que creciera su bebe. “Quiero ofrecerte mi panza”, le dijo. Al principio pensó que le hacía una broma. Pero su amiga -de quien preserva su identidad- insistió. Explicó que la había visto sufrir mucho, que sabía de su deseo inmenso de ser madre y que estaba segura de que podría con eso. Maica, que se había quedado helada, retrucó con los riesgos y los miedos; entonces, su amiga contestó: “Soy mamá, sé lo que vos querés ser madre; ese bebe no va a ser mío, va a ser tu bebe, yo voy a ser como una casita”.

Este fue el principio de una historia que terminó con el nacimiento de la primera beba gestada en un “vientre prestado”. Técnicamente es la primera subrogación legal en la Argentina. La familia de Maica y Juan, su esposo, abrió el camino legal para la inscripción de una hija en función de su “verdadera identidad”: la de las dos personas que la concibieron y desearon ser padres.

En diálogo con LA NACION, en vísperas del Día de la Madre, Maica empieza a relatar la experiencia desde el principio. Su nena de un año y medio se escucha al otro lado del teléfono. “Mamá, acá”, pide. Entonces su madre le ofrece pintar. Se escuchan ruidos de papeles y algunos gorjeos indescifrables.

Maica y Juan hace once años que están juntos. En 2006 se casaron y empezaron a buscar un hijo. Juan tenía dos -Lucas y Julián- de un matrimonio anterior. La búsqueda se alargó. En 2008 Maica quedó embarazada por primera vez y, por trombofilia, un problema en la sangre, lo perdió. Insistieron con inseminaciones artificiales. No tenían suerte.

A fines de 2009 volvió a quedar embarazada, pero también lo perdió. Esta vez, era un embarazo avanzado que le costó caro: una cesárea de urgencia le produjo una hemorragia que terminó despojándola del útero, aunque logró conservar los ovarios y Maica pudo seguir ovulando. En ese momento, tener los ovarios para ella no significaba mucho. Luego lo valoró.

Ante esa pérdida, y siempre convencida de su deseo de ser madre, se anotaron en el registro de adopción. De la primera entrevista se fueron decepcionados: no podían asegurarles cuánto tiempo llevaría la búsqueda y ni siquiera podían prometerles que ese día llegaría. Puede pasar un año, dos o nunca, escucharon en aquella oficina. “Me quedé helada. Me desmoralizó porque me parecía loco sentarme a esperar algo que podía no salir nunca y me desesperaba saber que no estaba en mis manos hacer nada”, cuenta.

Era 2010. El tiempo biológico seguía corriendo: Maica tenía 38 años.

Ahí fue cuando empezaron a evaluar con su marido la posibilidad de la subrogación de vientre, algo que habían escuchado sólo al pasar. Buscaron por Internet, contactaron a algunas agencias en el exterior, se comunicaron por skype con algunos médicos y hasta viajaron a Brasil, un país donde esta práctica está más difundida, pero donde la legislación establece que quien puede prestar la panza debe ser un familiar.

UN ACTO DE CONFRATERNIDAD

En ese proceso Maica se apoyó mucho en sus amigas, que conocían la historia de sus embarazos frustrados, su búsqueda incesante por ser madre. Entre estas amigas estaba quien después tuvo ese acto de confraternidad que parecía increíble. “Cuando me lo ofreció me dijo que estaba decidida, que ya había hablado con sus dos hijos y su pareja, que todo estaba bien”, cuenta ahora Maica. Cuando decidieron abrirse a esa posibilidad cada una buscó a una psicóloga que las acompañara en el proceso, que indagara en los deseos más profundos, que las guiara para que no hubiera problemas cuando ya estuvieran en medio del embarazo.

“Pasó un tiempo y su psicóloga me citó para contarme que ella estaba totalmente en condiciones de hacerlo, que era consciente, que estaba preparada y que era algo que ella quería hacer porque lo sentía con el corazón, que no tenía ningún miedo”, relata Maica. Recién ahí le habló a su esposo de esa posibilidad. Recuerda que él casi se desmaya. No podía entender tanta generosidad. Con el paso de los días le dijo que sí, que lo hicieran.

Empezaron el tratamiento. Como Maica tenía sus ovarios, su embrión se constituyó con sus óvulos y el esperma de su esposo. Le implantaron tres embriones y, contrariando las estadísticas, el primer tratamiento funcionó.

Fue un embarazo de tres. Y hasta el nacimiento los tuvo a los tres en la sala de parto.

Fuente y Texto completo: Lanacion.com.ar

Juan De Gregorio escribió un libro contando su experiencia.

Juan De Gregorio escribió un libro contando su experiencia.

Una experiencia escrita

Juan De Gregorio, el papá de la beba, contó la experiencia con su esposa Maica en el libro La fuerza de un deseo: primera subrogación legal en Argentina . La presentación del libro será el próximo martes 22 de octubre 2013 a las 19 en Dain Usina Cultural en Thames y Nicaragua, Palermo.

Cobertura médica de las técnicas de reproducción asistida Reglamentación que amplía el derecho humano a formar una familia 2

Ago5

Marisa Herrera y Eleonora Lamm

SUMARIO: I. Un piso mínimo alto.- II. El texto o el cómo se prevé el acceso integral a los procedimientos y técnicas médico-asistenciales de TRHA.- III. Algunas ausencias conscientes.- IV. Cerrando una etapa

Si sancionar una ley de cobertura médica en un contexto normativo donde aún prima el silencio legal mas no jurisprudencial —dispar y contradictorio— en medio de fuertes aires reformistas no era tarea sencilla; reglamentarla en un marco de amplitud sin quitarle tal espíritu y, a la vez, concretar los derechos reconocidos constituía una actividad legislativa más desafiante aún.

La Ley

Ley Nacional de cobertura en Fertilización asistida, la reglamentación: preguntas frecuentes 539

Ago5

El 6 de junio de este año, la tan esperada ley Nacional de fertilización asistida fue promulgada por el Poder Ejecutivo: ley 26.862. El 23 de julio pasado se reglamentó y desde entonces algunas dudas de la gente se repiten: consultan por mail, por las redes, telefónicamente. Aquí adjunto un resumen de las preguntas más frecuentes que hemos recibido, con las respuestas correspondientes. Espero les sean de utilidad. Para quienes quieran leer la reglamentación completa, podrán ver que la publiqué con anterioridad.

Preguntas frecuentes

1- ¿Las prepagas y Obras sociales tienen la obligación de cubrirme ya o hay que esperar a las normas complementarias?
Ya tienen la obligación de cubrir los tratamientos, más allá de que normativas (resoluciones) que emita la autoridad de aplicación tengan por objeto puntualizar cuestiones de logística como todo lo de índole procedimental, tanto entre el usuario y el centro como del centro con las obras sociales o prepagas.

2- ¿La prepaga u obra social puede seleccionar el lugar donde debo realizar mi tratamiento? ¿O si tengo mi médico en otro centro, puedo elegir?
Las prepagas y obras sociales deberán efectuar los convenios correspondientes con los centros especializados y que se encuentren registrados y habilitados según las condiciones y modalidad que establezca la autoridad de aplicación de conformidad con lo expresado en la reglamentación (art. 5). Así, al igual que con cualquier otra prestación, se podrá elegir entre los centros que ofrezca la cartilla, salvo que según el plan se permita un sistema de reintegro. Se recomienda contactarse con su obra social o prepaga a los efectos de verificar que el centro que desea consultar esté en la cartilla. Esto depende de la obra social y de la prepaga.

3- ¿Están cubiertos todos los estudios inherentes a un tratamiento? (Ej: test de túnel, hormona antimulleriana, fibrosis quística, etc)
Se entiende que depende del estudio. La ley cubre los procedimientos y las técnicas de diagnóstico, medicamentos y terapias de apoyo. Por ello, se recomienda consultar a la obra social o prepaga, amén de que esta cuestión sea expresamente prevista en las normativas complementarias que debe emitir la autoridad de aplicación.

4- ¿Los casos de esterilidad secundaria están contemplados?
Si.

5- ¿Es necesario estar casados por ley para acceder a la cobertura?
No, la ley cubre a toda persona, incluso a las personas solas. En caso de parejas pueden estar o no casadas, y ser heterosexuales u homosexuales.

6- ¿Cuáles son los límites de edad para realizar tratamientos?
No hay límite de edad fijado por la ley, por lo que queda sujeto al criterio médico.

7- ¿Cubren baja y alta complejidad? ¿Hay algo que no contemple?
Efectivamente, se cubren los tratamientos y procedimientos de baja y alta complejidad, quedando excluida la gestación por sustitución.

8- ¿Cuántos tratamiento de alta complejidad y cuántos de baja complejidad están cubiertos?¿Si me realizo 4 IIU este año, no podré realizar más tratamientos hasta el año que viene? ¿Y si realizo 3 puedo hacerme un tratamiento de alta complejidad este mismo año?
La ley cubre hasta 4 inseminaciones por año y hasta 3 in vitro en total.
La respuesta a la primera pregunta es no, pero sí el año próximo.
La respuesta a la segunda es sí. Se pueden hacer hasta 3 in vitro si da el tiempo atento a que requiere intervalos de 3 meses.

9- ¿Hay un límite de cantidad de tratamientos totales?
Aparentemente, no habría un límite legal en el número de inseminaciones, que pueden ser hasta 4 por año, pero el límite está en el cuadro que cada paciente presente y en la protección del derecho a la salud. Esta es una decisión que queda librada al saber médico según el cuadro clínico de cada persona/pareja, sabiéndose que si han pasado un número de inseminaciones sin éxito, se debería pasar a una técnica de mayor complejidad.
En cuanto al número de in vitro, es hasta 3 en total.

10- ¿Hay límite de tiempo entre los tratamientos?
No hay límite de tiempo en cuanto a la edad como ya se ha expresado, pero para los tratamientos in vitro se cubren hasta un máximo de 3 y con un intervalo de 3 meses entre cada uno de ellos.

11- ¿Cómo puedo saber si la medicación que me indican entra dentro de lo que la prepaga u obra social me tiene que cubrir? – ¿Toda la medicación está cubierta o hay algún listado en especial?
De conformidad con lo dispuesto en la ley como en su reglamentación, toda la medicación está cubierta. Al respecto, la última parte del art. 8 de la reglamentación dice de manera precisa: “La autoridad de aplicación podrá elaborar una norma de diagnóstico e indicaciones terapéuticas de medicamentos, procedimientos y técnicas de reproducción asistida para la cobertura por el Programa Médico Obligatorio, sin que ello implique demora en la aplicación inmediata de las garantías que establece la Ley Nº 26.862 de acceso integral a los procedimientos y técnicas médico-asistenciales de reproducción médicamente asistida. La ausencia del dictado de tal norma no implicará dilación alguna en la aplicación inmediata de las mencionadas garantías”.

12- ¿Cubren criopreservación de embriones? Si es así, ¿por cuánto tiempo?
Si, se cubre la criopreservación, formando parte del tratamiento “integral” al cual se alude en la ley como en su reglamentación. La ley no fija plazos, debiendo esto ser objeto de una ley especial de técnicas de reproducción humana asistida que regule toda esta práctica médica, más allá de los aspectos referidos y/o relacionados con la cobertura médica.

13- ¿El Diagnóstico genético de preimplantación tiene cobertura?
Este punto no está claro en la ley, por lo que debería consultarse a la obra social o prepaga, pudiendo ser uno de los temas que deberá especificar o aclarar la autoridad de aplicación en las normativas que emita.

14-¿Cubren tratamientos que requieran estudios especiales? (PJ: Columnas de anexina, PICSI, etc…)
Se entiende que depende del estudio. La ley cubre los procedimientos y las técnicas de diagnóstico, medicamentos y terapias de apoyo, pero no dice expresamente si cubre el DGP, como ya se ha respondido con anterioridad, u otras técnicas. Por ello se recomienda consultar a la obra social o prepaga, amén de que esta cuestión sea expresamente prevista en las normativas complementarias que debe emitir la autoridad de aplicación.

15- Según la ley, ¿la ovodonación está cubierta? ¿Y el tratamiento con semen de banco?
Si, tanto la ovodonación como el tratamiento con semen de banco están cubiertos y expresamente mencionados en la ley como en la reglamentación.

Se reglamentó la Ley Nº 26.862 de Reproducción Médicamente Asistida 2

Ago1

La Presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, reglamentó la Ley Nº 26.862 de “Acceso integral a los procedimientos y técnicas médico-asistenciales de reproducción médicamente asistida” a través del Decreto 956/2013, que apareció publicado hoy en el Boletín Oficial. La autoridad de aplicación de la norma y de la reglamentación es el Ministerio de Salud de la Nación y, en lo que resulte materia de su competencia, la Superintendencia de Servicios de Salud.

Los siguientes son los aspectos principales de la ley y su decreto reglamentario:

– La Ley 26.862 y su reglamentación cubren la necesidad de ser madres o padres a aquellas personas que no pueden procrear por medios naturales.
– Esta nueva legislación se inscribe en el marco de la ampliación de derechos que caracteriza los avances dispuestos por el Gobierno Nacional, contemplando de manera igualitaria e inclusiva los derechos de toda persona a la paternidad/maternidad y a formar una familia, reconocidos por nuestra Constitución Nacional y Tratados Internacionales de rango constitucional.
– La Ley establece que tienen derecho a las prestaciones de reproducción médicamente asistida todas las personas, mayores de edad, sin discriminación o exclusión de acuerdo a su orientación sexual o estado civil.
– El sector público de la salud, las obras sociales reguladas y otras entidades de la seguridad social incorporarán como prestaciones obligatorias y a brindar a sus afiliados o beneficiarios, la cobertura integral de las técnicas de reproducción médicamente asistida.
– La cobertura garantizada en la reglamentación se basa en los criterios establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) con un enfoque integral e interdisciplinario del abordaje, el diagnóstico, los medicamentos, las terapias de apoyo y las técnicas de reproducción médicamente asistida de baja y de alta complejidad.
– En caso de que en la técnica de reproducción asistida se requieran gametos donados, la donación nunca tendrá carácter lucrativo o comercial.
– El Ministerio de Salud de la Nación elaborará los criterios de habilitación de los establecimientos y las normas de diagnóstico y utilización de las técnicas de reproducción asistida para su cobertura dentro del Programa Médico Obligatorio (PMO).

A continuación, el texto completo del Decreto 956/2013:

REPRODUCCION MEDICAMENTE ASISTIDA
Decreto 956/2013
Ley Nº 26.862. Acceso integral a los procedimientos y técnicas médico-asistenciales de reproducción médicamente asistida. Reglamentación.
Bs. As., 19/7/2013
VISTO el Expediente Nº 1-2002-12.895/13-7 del Registro del MINISTERIO DE SALUD y la Ley Nº 26.862, y

CONSIDERANDO:

Que la Ley Nº 26.862 tiene por objeto garantizar el acceso integral a los procedimientos y técnicas médico-asistenciales de reproducción médicamente asistida.

Que en dicha ley prevalecen, entre otros derechos concordantes y preexistentes reconocidos por nuestra Constitución Nacional y Tratados Internacionales de rango Constitucional (conforme artículo 75, inciso 22 de nuestra Carta Magna), los derechos de toda persona a la paternidad / maternidad y a formar una familia, en íntima conexión con el derecho a la salud.

Que el derecho humano al acceso integral a los procedimientos y técnicas médico-asistenciales de reproducción médicamente asistida, reconocido por la Ley Nº 26.862, se funda en los derechos a la dignidad, a la libertad y a la igualdad de toda persona humana (conforme la Constitución Nacional y los fundamentos y principios del Derecho Internacional de los Derechos Humanos).

Que la Ley Nº 26.862 se fundamenta en la intención del legislador de ampliar derechos; ello, en tiempos de cambios y de más inclusión en el ámbito social y en el de la salud; en el marco de una sociedad que evoluciona, aceptando la diferencia y la diversidad cultural y, promoviendo de tal modo, una sociedad más democrática y más justa.

Que la Ley Nº 26.862 establece que pueden acceder a las prestaciones de reproducción médicamente asistida todas las personas, mayores de edad, sin que se pueda introducir requisitos o limitaciones que impliquen discriminación o exclusión fundadas en la orientación sexual o el estado civil de quienes peticionan por el derecho regulado. La cobertura prestacional la deben brindar los establecimientos asistenciales de los TRES (3) subsectores de la salud: público, seguridad social (obras sociales) y privado (medicina prepaga).

Que la ley de marras sigue lo prescripto científicamente por la ORGANIZACION MUNDIAL DE LA SALUD (OMS) en orden a la cobertura integral e interdisciplinaria del abordaje, el diagnóstico, los medicamentos y las terapias de apoyo y los procedimientos y las técnicas de reproducción médicamente asistida.

Que por lo expuesto, se procede en esta instancia al dictado de las normas reglamentarias necesarias que permitan la puesta en funcionamiento de las previsiones contenidas en la Ley Nº 26.862.

Que la DIRECCION GENERAL DE ASUNTOS JURIDICOS del MINISTERIO DE SALUD ha tomado la intervención que le compete.

Que el presente se dicta en uso de las atribuciones emergentes del artículo 99, inciso 2 de la CONSTITUCION NACIONAL.

Por ello,

LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN ARGENTINA DECRETA:
Artículo 1° — Apruébase la reglamentación de la Ley Nº 26.862 que como ANEXO I forma parte del presente Decreto.
Art. 2° — Comuníquese, publíquese, dése a la Dirección Nacional del Registro Oficial y archívese. — FERNANDEZ DE KIRCHNER. — Juan M. Abal Medina. — Juan L. Manzur.

ANEXO I
REGLAMENTACION DE LA LEY Nº 26.862 – ACCESO INTEGRAL A LOS PROCEDIMIENTOS
Y TECNICAS MEDICO-ASISTENCIALES DE REPRODUCCION MEDICAMENTE ASISTIDA
ARTICULO 1°.- Objeto. Entiéndase que la garantía establecida por la Ley Nº 26.862 tiene por objeto el acceso integral a los procedimientos y técnicas médico-asistenciales de reproducción médicamente asistida, como la posibilidad de acceder a dichos procedimientos y técnicas cualquiera sea la cobertura que posea el titular del derecho. A esos fines, los Prestadores del Servicio de Salud de los ámbitos público, de la Seguridad Social y privado, deberán proveer sus prestaciones respectivas conforme la Ley Nº 26.862, la presente reglamentación y demás normas complementarias que al efecto se dicten.
ARTICULO 2°.- Definiciones. Se entiende por técnicas de reproducción médicamente asistida a todos los tratamientos o procedimientos para la consecución de un embarazo. Se consideran técnicas de baja complejidad a aquellas que tienen por objeto la unión entre óvulo y espermatozoide en el interior del sistema reproductor femenino, lograda a través de la inducción de ovulación, estimulación ovárica controlada, desencadenamiento de la ovulación e inseminación intrauterina, intracervical o intravaginal, con semen de la pareja o donante.
Se entiende por técnicas de alta complejidad a aquellas donde la unión entre óvulo y espermatozoide tiene lugar por fuera del sistema reproductor femenino, incluyendo a la fecundación in vitro; la inyección intracitoplasmática de espermatozoide; la criopreservación de ovocitos y embriones; la donación de ovocitos y embriones y la vitrificación de tejidos reproductivos.
La Autoridad de Aplicación resolverá la inclusión de nuevos procedimientos y técnicas en la cobertura que explicita la Ley Nº 26.862, siempre que tales procedimientos y técnicas hayan demostrado eficacia y seguridad con nivel de evidencia A, es decir, a través de ensayos clínicos aleatorizados y controlados, y luego de la evaluación técnica realizada por la DIRECCION NACIONAL DE REGULACION SANITARIA Y CALIDAD DE LOS SERVICIOS DE SALUD, conforme las previsiones del PROGRAMA NACIONAL DE GARANTIA DE CALIDAD DE LA ATENCION MEDICA. Los mismos serán incorporados por normas complementarias dictadas por el MINISTERIO DE SALUD.
ARTICULO 3°.- Autoridad de Aplicación. La Autoridad de Aplicación de la Ley Nº 26.862 y de la presente Reglamentación es el MINISTERIO DE SALUD y la SUPERINTENDENCIA DE SERVICIOS DE SALUD, en lo que resulte materia de su competencia.
La Autoridad de Aplicación podrá coordinar con las autoridades sanitarias provinciales y de la CIUDAD AUTONOMA DE BUENOS AIRES el desarrollo y aprobación de las normas de habilitación categorizante de los servicios de reproducción humana asistida.
ARTICULO 4°.- Registro. El registro único de establecimientos sanitarios habilitados para realizar procedimientos y técnicas de reproducción médicamente asistida y los bancos de gametos y/o embriones funcionará en el ámbito del REGISTRO FEDERAL DE ESTABLECIMIENTOS DE SALUD (ReFES) en la DIRECCION NACIONAL DE REGULACION SANITARIA Y CALIDAD EN SERVICIOS DE SALUD, dependiente de la SUBSECRETARIA DE POLITICAS, REGULACION Y FISCALIZACION de la SECRETARIA DE POLITICAS, REGULACION E INSTITUTOS del MINISTERIO DE SALUD. Las autoridades sanitarias de las provincias y de la CIUDAD AUTONOMA DE BUENOS AIRES serán las responsables de registrar los establecimientos que hayan habilitado a tal fin, conforme a las normas de habilitación categorizante que se hubieran aprobado.
ARTICULO 5°.- Requisitos. La Autoridad de Aplicación deberá establecer los requisitos de habilitación de los establecimientos sanitarios destinados para realizar procedimientos y técnicas de reproducción médicamente asistida, en el marco de la normativa de habilitación categorizante del PROGRAMA NACIONAL DE GARANTIA DE LA CALIDAD DE LA ASISTENCIA MEDICA.
La habilitación sanitaria del servicio y de los establecimientos será otorgada por la autoridad jurisdiccional competente.
ARTICULO 6°.- Funciones. El MINISTERIO DE SALUD, a los fines de cumplir con lo establecido por el artículo 6° de la Ley Nº 26.862, deberá:
a) Coordinar con las autoridades sanitarias de las provincias y de la CIUDAD AUTONOMA DE BUENOS AIRES la creación de servicios de reproducción medicamente asistida de distintas complejidades, según necesidades y existencia previa de los mencionados servicios en establecimientos sanitarios públicos de cada jurisdicción o a nivel regional, que cumplan con los requisitos generales de habilitación categorizante del PROGRAMA NACIONAL DE GARANTIA DE LA CALIDAD DE LA ASISTENCIA MEDICA.
b) Mantener en la página Web del MINISTERIO DE SALUD y en el SISTEMA INTEGRADO DE INFORMACION SANITARIA la lista actualizada de establecimientos sanitarios públicos y privados habilitados, distribuidos en todo el territorio nacional, para realizar procedimientos y técnicas de reproducción médicamente asistida.
c) Realizar campañas de información a fin de promover los cuidados de la fertilidad en mujeres y varones a través del PROGRAMA DE SALUD SEXUAL Y PROCREACION RESPONSABLE, dependiente de la DIRECCION DE MEDICINA COMUNITARIA en la órbita de la SUBSECRETARIA DE SALUD COMUNITARIA de la SECRETARIA DE PROMOCION Y PROGRAMAS SANITARIOS.
d) Promover conjuntamente con el MINISTERIO DE EDUCACION, la actualización del capital humano en la materia, involucrando a las universidades formadoras en ciencias de la salud.
ARTICULO 7°.- Beneficiarios. El consentimiento informado deberá ser prestado por la persona que requiera la aplicación de técnicas de reproducción médicamente asistida, antes del inicio de cada una de ellas. El consentimiento informado y su revocación deben documentarse en la historia clínica con la firma del titular del derecho expresando su manifestación de voluntad. Se aplican, en lo pertinente, las Leyes Nº 26.529 de Derechos del Paciente en su relación con los Profesionales e Instituciones de la Salud y Nº 25.326 de Protección de los Datos Personales.
En los casos de técnicas de reproducción médicamente asistida de baja complejidad el consentimiento es revocable en cualquier momento del tratamiento, o hasta antes del inicio de la inseminación. En los casos de técnicas de reproducción médicamente asistida de alta complejidad, el consentimiento es revocable hasta antes de la implantación del embrión.
ARTICULO 8°.- Cobertura. Quedan obligados a brindar cobertura en los términos de la presente reglamentación y sus normas complementarias los Agentes del Sistema Nacional del Seguro de Salud enmarcados en las Leyes Nº 23.660 y Nº 23.661, las Entidades de Medicina Prepaga (Ley Nº 26.682), el Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados (Ley Nº 19.032), la Obra Social del Poder Judicial de la Nación, la Dirección de Ayuda Social para el Personal del Congreso de la Nación, el Instituto de Obra Social de las Fuerzas Armadas, las Obras Sociales Universitarias (Ley Nº 24.741), y todos aquellos agentes que brinden servicios médico asistenciales independientemente de la forma jurídica que posean.
El sistema de Salud Público cubrirá a todo argentino y a todo habitante que tenga residencia definitiva otorgada por autoridad competente, y que no posea otra cobertura de salud.
En los términos que marca la Ley Nº 26.862, una persona podrá acceder a un máximo de CUATRO (4) tratamientos anuales con técnicas de reproducción médicamente asistida de baja complejidad, y hasta TRES (3) tratamientos de reproducción médicamente asistida con técnicas de alta complejidad, con intervalos mínimos de TRES (3) meses entre cada uno de ellos.
Se deberá comenzar con técnicas de baja complejidad como requisito previo al uso de las técnicas de mayor complejidad. A efectos de realizar las técnicas de mayor complejidad deberán cumplirse como mínimo TRES (3) intentos previos con técnicas de baja complejidad, salvo que causas médicas debidamente documentadas justifiquen la utilización directa de técnicas de mayor complejidad.
Quedan incluidos en el PROGRAMA MEDICO OBLIGATORIO (PMO), los procedimientos y las técnicas de diagnóstico, medicamentos y terapias de apoyo para la reproducción médicamente asistida reguladas en el artículo 8° de la Ley Nº 26.862.
No se considerará como situación de preexistencia, en los términos del artículo 10 de la Ley Nº 26.682, la condición de infertilidad o la imposibilidad de concebir un embarazo.
En caso que en la técnica de reproducción médicamente asistida se requieran gametos o embriones donados, estos deberán provenir exclusivamente de los bancos de gametos o embriones debidamente inscriptos en el REGISTRO FEDERAL DE ESTABLECIMIENTOS DE SALUD (ReFES) de la DIRECCION NACIONAL DE REGULACION SANITARIA Y CALIDAD EN SERVICIOS DE SALUD, dependiente del MINISTERIO DE SALUD.
Si la donación se ha efectuado en un establecimiento diferente al de realización del tratamiento, el titular del derecho deberá presentar una declaración jurada original del establecimiento receptor del gameto o embrión en la cual conste el consentimiento debidamente prestado por el donante.
La donación de gametos y/o embriones deberá estar incluida en cada procedimiento. La donación nunca tendrá carácter lucrativo o comercial.
La autoridad de aplicación podrá elaborar una norma de diagnóstico e indicaciones terapéuticas de medicamentos, procedimientos y técnicas de reproducción asistida para la cobertura por el Programa Médico Obligatorio, sin que ello implique demora en la aplicación inmediata de las garantías que establece la Ley Nº 26.862 de acceso integral a los procedimientos y técnicas médico-asistenciales de reproducción médicamente asistida. La ausencia del dictado de tal norma no implicará dilación alguna en la aplicación inmediata de las mencionadas garantías.
ARTICULO 9°.- Presupuesto. Conforme lo establecido por el artículo 6° de la Ley Nº 26.862, el MINISTERIO DE SALUD asignará anualmente las partidas presupuestarias correspondientes, para la atención de la población en los términos del artículo 8° de la presente reglamentación.
ARTICULO 10.- Las respectivas autoridades sanitarias de las jurisdicciones provinciales y de la CIUDAD AUTONOMA DE BUENOS AIRES, deberán adoptar los recaudos tendientes a la efectiva implementación de la Ley en el ámbito de sus competencias, incluyendo las previsiones presupuestarias correspondientes.

Feliz cumpleaños para el primer “bebé probeta” 0

Jul25

El 25 de julio de 1978 nacía Louise Brown la primera “bebé de probeta”, convirtiéndose en uno de los logros médico-científicos más importantes de la segunda mitad del siglo XX. Este nacimiento, hito de la salud, sentó las bases para el desarrollo clínico de la medicina reproductiva, que diera lugar al nacimiento de un estimado de 4,3 millones de bebés en el mundo.

Tantas décadas de por medio estamos siendo testigos de un renovado interés por la reproducción asistida: su valor terapéutico y humano.

Robert Edwards, médico y científico responsable del nacimiento de Louise, fue reconocido con el premio Nobel de Medicina en el 2010. Las investigaciones y los logros de Edwards dieron esperanza a poco más del 10% de las parejas en el mundo que tienen dificultades de lograr un embarazo; casi podemos afirmar sin temor a equivocarnos, uno de los motivos de nuestra existencia y de responsabilidad en la perpetuidad de nuestra especie. El reconocimiento, a sus 85 años, de este pionero y padre de la Fecundación In Vitro fue recibido con beneplácito por toda la comunidad científica en general y como pago de una vieja deuda para quienes se dedican a esta rama de la medicina.

En el área de reproducción asistida, la Argentina posee el nivel técnico, científico y de recursos humanos compatible a la de los países más avanzados. Sin embargo, la posibilidad de acceso a estas técnicas está restringida para buena parte de la población: el factor económico es decisivo. Afortunadamente durante todo el 2011, gracias a la lucha y perseverancia de personas individuales y asociaciones civiles, la fecundación In Vitro entró en la agenda de nuestros legisladores y con buenos resultados.

Quien podría pensar 35 años atrás, que en la Argentina estariamos celebrando una  “Ley de Reproducción Médicamente Asistida” a nivel nacional. Ley que no sólo brindará salud a una parte de la población que de otro modo no accedería, sino que regula la práctica e incentiva su investigación y formación de profesionales. La Ley es pionerísima en América Latina y, en varios aspectos, superior a la reglamentación de muchos estados de los Estados Unidos.

Se ha recorrido mucho camino pero aún falta mucho por recorrer. Es de vital importancia que el público en general conozca acerca de estos temas y participe del debate. Estamos en la dirección correcta.

Fue aprobada una nueva Ley Nacional de Fertilización asistida ¿y ahora? 10

Jun14

El 25 de julio de 1978, venía al mundo Louise Brown, el primer bebé de probeta, gracias al último avance de la ciencia. A partir de allí, la reproducción asistida ganó lentamente el centro de la escena. Sin embargo, la recientemente aprobada Ley Nacional de Fertilización asistida le da un nuevo vuelco.

Hasta ahora, para muchos, los tratamientos de reproducción asistida eran algo inalcanzable o lejano pero esta nueva ley, amplísima, aprobada el 5 de junio pasado les dará a muchos, nuevas oportunidades. Con 203 votos a favor, uno en contra y 10 abstenciones, la Cámara baja lo hizo posible y ahora obras sociales, medicina prepaga y hospitales públicos deberán prestar el servicio.

De este hecho surgen tres elementos a considerar.

En primer lugar, los centros médicos deberemos aprontarnos para enfrentar un fuerte crecimiento de las consultas por infertilidad, y esto significa organizarse en cuanto a staff, instalaciones, insumos y otros para continuar prestando un servicio de calidad.

El segundo punto a tener en cuenta es que, trabajar dentro de los cánones de la ley brinda un nuevo marco, sumamente necesario.

El tercero es que es de esperar que la reglamentación establezca algunas limitaciones, es cierto sin que ello signifique una barrera a lo que las distintas técnicas pueden ofrecer para el tratamiento del paciente infértil. Pero sobre todo hemos dado, decididamente, un paso adelante para los médicos, para las personas, para la comunidad toda.

Es un buen comienzo, ahora no queda más que avanzar.

40% de las mujeres con dificultades para lograr el embarazo padecen de Endometriosis 0

Feb28

Tienen endometriosis el 40% de las mujeres con dificultades para lograr el embarazo y el 8% al 10% de las mujeres en edad reproductiva.

El endometrio – la capa interna del útero- pierde su parte superficial, esto es lo que se descama todo los meses y produce la menstruación. La endometriosis es ese tejido endometrial ubicado por fuera de la cavidad uterina, en la cavidad peritoneal, en la pelvis, puede ser a distancia también- cosa menos frecuente- y puede ser en forma de quistes en los ovarios cuyas imágenes ecográficas son características y posibilita realizar el diagnóstico por ecografía.

Debe prestarse atención a dolores menstruales muy fuertes, dolores durante el coito, inflamación y sangrados irregulares o dismenorrea. Pero el diagnóstico cierto, cuando la endometriosis es peritoneal- que es la más frecuente- se realiza por laparoscopía. La endometriosis peritoneal consiste en la generación de focos implantados de este endometrio en la cavidad peritoneal, causados por la sangre que refluye por las trompas en el momento de la menstruación y que por algún motivo inmunológico, por problemas a nivel del endometrio o de la receptividad de ese peritoneo, implanta allí y produce la endometriosis. Esto es lo que presentan el 40% de las mujeres que consultan buscando embarazo y el 8% al 10% de las mujeres en edad reproductiva, es decir, es algo muy frecuente.

Laparoscopía ¿sí o no?

Ahora, la laparoscopia, que es la forma certera de diagnosticar la endometriosis, formaba parte de los diagnósticos siempre y, no tantos años atrás, luego llegábamos a hacer hasta seis inseminaciones para ver si resultaba el embarazo y recién entonces realizábamos tratamientos de fertilización in Vitro. En el día de hoy, se hacen 2 ó 3 inseminaciones únicamente y si no dan resultado, se pasa a la realización de fertilización in Vitro porque, con esta técnica, se obtienen más datos para el diagnóstico que la inseminación fallida no da. Por lo tanto, si las trompas son permeables y la cantidad de espermatozoides aceptable y la paciente califica para una inseminación, sabemos que la inseminación intrauterina puede resultar en embarazos en mujeres que posean endometriosis. Por otra parte, los mecanismos de la infertilidad relacionados a la presencia de endometriosis dependen en gran parte, del grado que presente la paciente. Hay estudios que sugieren que la presencia de endometriosis, incluso leve, de grado I o II, provoca un proceso inflamatorio que dificulta el buen funcionamiento ovárico, tubárico, peritoneal y endometrial generando que la génesis folicular, la fertilización y la implantación sean defectuosas.

Sin embargo, hay más estudios que observan la relación entre endometriosis moderada  y severa son causante de infertilidad. Las adherencias que provoca una endometriosis de mayor grado pueden ser causantes de una reducción de la fertilidad impidiendo la liberación del ovocito, bloqueando el ingreso de los espermatozoides en la cavidad peritoneal o inhibiendo la llegada a las trompas de Falopio. Y muchas veces, las cirugías anteriores llevan a enfrentar una paciente con un solo ovario o incluso con cirugías conservadoras de quistes ováricos que presentan baja respuesta a la estimulación ovárica y bajas tasas de embarazo. A la hora de evaluar un tratamiento para la infertilidad es necesario tratar cualquier otra causa probable, evaluar la edad del compañero, el grado de endometriosis y otras variables en cada caso particular para determinar luego cuáles serán los pasos a seguir con esa pareja que busca embarazo.

Entonces, en muchos casos, saber si la mujer tiene o no tiene endometriosis cuando encaramos un tratamiento de infertilidad no es relevante siempre y cuando saber ese diagnóstico no cambie la conducta: las inseminaciones- si es que están dadas las condiciones- para luego pasar a una fertilización in vitro.

Cuando se realiza una laparoscopía y se encuentra endometriosis, es un hallazgo pero no puede decirse que eso es lo que impedía lograr el embarazo, se lo tiene en cuenta. Si bien la cirugía es una de las posibilidades de tratamiento, no siempre es la mejor opción. Ha cambiado radicalmente la conducta, se sigue haciendo en muchos casos la laparoscopía pero no siempre, y no está mal porque el manejo con respecto a si es importante saber si tiene o no endometriosis dependerá del caso en particular. Porque la mujer que tiene endometriosis puede lograr el embarazo desconociendo que poseía algún grado de endometriosis o aún conociendo su existencia; puede existir otro grupo que no logrará el embarazo por otros motivos y finalmente, un grupo no logrará la gestación a causa de esta dolencia. Los tratamientos posibles son absolutamente individuales y dependen fundamentalmente de las características y deseos de la mujer y del grado y tipo de endometriosis que presente. Es decir, a evaluar caso por caso según la forma del  manejo de cada especialista y según las características puede diferir la conducta y puede existir más de un camino posible para beneficio del paciente.

El calor afecta la producción de espermatozoides 10

Feb25

Para la normal producción de espermatozoides, la temperatura del escroto debería estar 2.2Cº por debajo de la temperatura intra abdominal. Las temperaturas elevadas dentro de los testículos pueden derivar en efectos adversos en la espermatogénesis. Recomendaciones para el hombre que está buscando lograr un embarazo.

Si bien se sae que la mayor parte de las causas de la infertilidad masculina están relacionadas con causas genéticas y se traen desde el nacimiento, también está probado que puede ser afectada por el medio ambiente, los pesticidas y la exposición a distintos tipos de químicos o altas temperaturas.

El efecto del calor en la producción espermática ha sido fuertemente documentado a lo largo de los años. Hoy se sabe que puede llevar a la oligospermia -baja cantidad de espermatozoides en el eyaculado-, astenospermia – alteración en la función de los espermatozoides- y teratozoospermia – alteración en la forma de los espermatozoides. Pero, si bien algunos estudios hacían hincapié en que durante el verano las altas temperaturas podían incidir en la cantidad y calidad del esperma, otros tantos mostraron lo contrario. Lo que hoy en día puede asegurarse es que el calor testicular afecta la producción espermática y hay recomendaciones específicas que podrían hacerse.

Recomendaciones:

Evitar saunas, jacuzzis y baños de inmersión. Varios estudios han mostrado que el calor provocado por este tipo de baños puede afectar la calidad del esperma. Sin embargo, también ha sido probado que el efecto negativo es absolutamente reversible en pocas semanas.

Evitar realizar algunos deportes como ciclismo por muchas horas puede provocar una subida de temperatura en el escroto afectando la producción espermática y su movilidad, según distintos estudios.

Algunos investigadores han concluido que el uso reiterado de la computadora portátil sobre el regazo puede provocar variaciones en el esperma. Es que las portátiles sobre las piernas elevan la temperatura de los testículos por sobre lo recomendado. Siempre es mejor utilizar la computadora portátil sobre una mesa.

El uso del teléfono celular –especialmente en la cintura- durante gran cantidad de horas podría provocar un descenso en la movilidad y cambios en la morfología espermática, según demostraron distintos estudios norteamericanos y españoles.

Evitar el uso de ropa ajustada –especialmente ropa interior- porque ésta favorece el aumento de la temperatura del escroto disminuyendo la producción de esperma.

Varicocele. Es frecuente causa de infertilidad masculina (15% de la población general). Es una dilatación venosa anormal que se desarrolla en el cordón espermático. Esta afección puede modificar el normal flujo sanguíneo de la zona, alterando la temperatura con sus consecuencias sobre la producción espermática.

Algunos oficios y trabajos exponen los genitales masculinos a altas temperaturas (trabajar con calderas u hornos, ser panadero, camionero, bailarín).

Factores de riesgo para la fertilidad masculina:

  • Exposición a tóxicos o sustancias peligrosas.
  • Consumir marihuana, altas dosis de alcohol o tabaco.
  • Algunos medicamentos recetados para la psoriasis o úlceras.
  • Exposición de los genitales a altas temperaturas.
  • Paperas luego de la pubertad.
  • Presencia de varicocele.
  • Desórdenes hormonales.
  • Alteraciones del peso corporal/Obesidad
  • Testículos que no han descendido.
  • Historia de infección genital.

El primer paso para vencer la infertilidad es la información. Saber cuáles son los factores de riesgo e informárselos al médico es, tal vez, el primer paso hacia la solución.

Fecundación in vitro: el caso Murillo 0

Ene23

Quería compartir con Uds. un análisis de Aída Kemelmajer,  Marisa Herrera y Eleonora Lamm sobre una decisión de la Corte Interamericana de Derechos Humanos del 28 de noviembre pasado sobre la reproducción humana asistida.  Si bien es un paso muy importante en materia de legislación de reproducción asistida y que celebro, es un tema pendiente en nuestra legislación local.

Casi al finalizar 2012, un hito altamente significativo se ha producido en el ámbito de los derechos reproductivos. Ha hablado la Corte Interamericana de Derechos Humanos. No se trata de una voz más, sino de la expresión más autorizada de la región, obligatoria para todos los estados que han ratificado la Convención Americana de Derechos Humanos.

Se trata del caso G. Artavia Murillo y otros c/Costa Rica. En 1997, el Poder Ejecutivo de Costa Rica reguló la práctica de la fecundación in vitro (FIV); en 2000, el decreto del Ejecutivo fue declarado inconstitucional por la Sala Constitucional de ese país; ese tribunal consideró que los embriones in vitro tienen derecho a la vida, y la FIV, de manera consciente y voluntaria, causa una elevada pérdida de embriones, incompatible con ese derecho a la vida. El resultado de esa decisión judicial fue la prohibición de la práctica. En 2001, un grupo de personas se presentó ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

La Comisión sostuvo que la prohibición costarricense constituía una injerencia arbitraria en los derechos a la vida privada, a la vida familiar, al derecho a conformar una familia, y una violación al derecho de igualdad. Por lo tanto, recomendó a Costa Rica levantar la prohibición de la FIV y asegurar que la futura regulación sea acorde con la Convención. Ante el incumplimiento de la recomendación, luego de tres prórrogas, el 29/7/2011, la Comisión sometió el caso a la jurisdicción de la Corte. El 28/11/2012, ese tribunal condenó a Costa Rica; dijo que prohibir la fertilización in vitro viola el derecho a la privacidad, a la libertad, a la integridad personal, a la no discriminación y el derecho a formar una familia.

La Corte ratificó, pues, que el acceso a la reproducción humana asistida debe estar garantizado legalmente, pero fue más allá, ya que al analizar el artículo 4.1 de la Convención y la naturaleza del embrión, ingresó en un terreno sensible y necesario para América Latina, como es la interrupción del embarazo. ¿Qué dijo?

1.Expresó enfáticamente que los derechos reproductivos integran los derechos humanos: hay un derecho a procrear y un derecho a no procrear.

2. Interpretó el término “concepción”, contenido en el art. 4 de la Convención Americana de Derechos Humanos y lo asimiló a “anidación”. Reconoció que un óvulo fecundado da paso a una célula diferente, con la consecuente información genética suficiente para el posible desarrollo de un “ser humano”; pero si ese embrión no se implanta en el cuerpo de la mujer, sus posibilidades de desarrollo son nulas, pues no recibe los nutrientes necesarios, ni está en un ambiente adecuado.

“Concepción” presupone, pues, existencia dentro del cuerpo de una mujer. Prueba de esta conclusión es que sólo es posible establecer si se ha producido o no un embarazo una vez que el óvulo fecundado se ha implantado en el útero y se produce una hormona detectable únicamente en una mujer que tiene un embrión anidado. En definitiva, elocuentemente, la Corte afirma que el término “concepción” al que alude la Convención Americana se refiere al momento en que se produce la anidación.

Esta afirmación es importante no solo en el campo de la reproducción humana asistida sino también en el de los derechos sexuales y reproductivos, ya que legitima los métodos anticonceptivos, en especial, los hormonales de emergencia, tales como la pastilla del día después. La sentencia permite afirmar que tales métodos no atentan contra el derecho a la vida consagrado en la Convención Americana de Derechos Humanos ni son abortivos, debido a que no hay embarazo mientras no hay anidación, proceso que esos métodos impiden.

3. Afirmó que un embrión no implantado, o sea, un embrión in vitro, no es persona y agregó que las tendencias en el derecho internacional y comparado no conducen a considerar que el embrión deba ser tratado de igual manera que una persona nacida, ni que titularice un derecho a la vida. El embrión y el feto gozan de una protección gradual, no absoluta. Es decir, la protección del derecho a la vida “desde la concepción”, mencionado en el artículo 4 de la Convención, se vincula al mayor o menor desarrollo de ese embrión.

Esta afirmación es crucial, atento a que, al reconocer condicionalidad y gradualidad en la protección del embrión y del feto, las leyes que regulan la interrupción del embarazo tienen que ser coherentes con la regla de que el embrión no tiene derechos absolutos; de allí que una prohibición total y absoluta de la interrupción del embarazo que no atendiese a otros derechos en conflicto violaría la Convención. Así, en Nicaragua, con apoyo de sectores conservadores, se eliminó del Código Penal la eximente de “grave riesgo para la vida o la salud de la madre”; o sea, en Nicaragua, de acuerdo a la legislación, estaría penado el aborto practicado por el médico, aún para salvar la vida de la madre, con su consentimiento. Semejante absurdo no es tolerado por la Convención, conforme la sentencia que se analiza.

4. Enfatizó la necesidad de proteger los derechos humanos, en especial, los derechos de las mujeres y, por eso, el legislador debe permitir, según corresponda, un adecuado balance entre derechos e intereses en conflicto. Al respecto, la Corte recurre a algunos ejemplos jurisprudenciales en los que se reconoce un legítimo interés en proteger la vida prenatal, pero en los que se diferencia dicho interés de la titularidad del derecho a la vida, recalcando que todo intento por proteger dicho interés debe ser armonizado con los derechos fundamentales de otras personas, especialmente de la madre.

Entre las decisiones judiciales citadas, la Corte destaca lo resuelto por la Corte Suprema de Justicia de la Nación de la Argentina, que ha señalado que ni de la Declaración Americana ni de la Convención Americana se deriva algún mandato por el que corresponda interpretar, de modo restrictivo, el alcance de las normas penales que permiten el aborto en ciertas circunstancias (1).

Por lo tanto, la Corte Interamericana concluye que el objeto y fin de la cláusula “en general” del artículo 4.1 de la Convención es la de permitir, según corresponda, un balance entre derechos e intereses en conflicto. Por eso, no puede alegarse la protección absoluta del embrión, anulando otros derechos, en especial, los derechos de la mujer. Esta afirmación es de suma relevancia en tanto pone énfasis en el respeto y consideración de los derechos de la mujer. En suma, una prohibición del aborto que no respete los derechos de las mujeres violaría la Convención.

Una vez más, la máxima instancia judicial de la región en materia de derechos humanos ha hablado. Por primera vez, la Corte Interamericana plantea un tema por demás sensible, como es la naturaleza jurídica del embrión y su clara incidencia en dos temas que hacen a los derechos sexuales y reproductivos: (a) el derecho a procrear y a no procrear; más precisamente, el derecho a la reproducción humana asistida in vitro y (b) la interrupción del embarazo. La Corte ha dado pasos gigantes ya que no solo ha legitimado la reproducción humana asistida, sino que también avanzó hacia una ampliación en el acceso a anticonceptivos y al aborto. Entonces, la máxima instancia judicial en la región ha dado luz verde para legalizar la interrupción del embarazo en América en un abanico mucho más amplio de casos.

(1) Corte Suprema de Justicia de Argentina, “F., A. L. s/ medida autosatisfactiva”, Sentencia de 13 de marzo de 2012, F. 259. XLVI., Considerando 10.

Fuente: http://www.losandes.com.ar/notas/2013/1/15/fecundacion-vitro-caso-murillo-691173.asp

Dr. R. Sergio Pasqualini is powered by WordPress y Halitus Instituto Médico
Asista a nuestro programa de televisión semanal sentirypensar.com.ar