creado

  • 01.06.2015
  • 08:06 AM
  • Sergio Pasqualini

¿Aumentan las mujeres sin hijos? 0

Jun1

La Oficina de Censo de Estados Unidos informó que según su análisis casi mitad de las mujeres en edad de concebir –entre 15 y 44 años- no tiene hijos y este es el número más alto desde que comenzaron a hacerse estas mediciones en 1976. El último censo realizado en nuestro país mostró que también aquí la tasa de fecundidad desciende y las estimaciones y proyecciones elaboradas a partir de los resultados de Censo Nacional de Población, Hogares y Vivienda 2010 estiman que en ese año la tasa de fecundidad era de 2,41 hijos por mujer pero que llegaría a un 1,98 en 2040.

Cerca de la mitad de las naciones del mundo con más de un 40% de la población mundial hoy tienen tasas de nacimiento menores y las tasas de fertilidad van en descenso en la mayor parte de los países desarrollados donde, sin embargo, los investigadores predicen un crecimiento sostenido de la población. Si bien Latinoamérica y Asia se habían ubicado por fuera de esta tendencia característica de los países más desarrollados, la baja también comienza a sentirse. En nuestro país, los resultados definitivos del Censo de población realizado en 2010 ya mostraban un envejecimiento paulatino de la población que alcanzaba 7% en 1970, casi un 9% en 2001 y superaba el 10% en 2010. Este cuadro de situación de mayor envejecimiento de la población y menor tasa de fecundidad alerta sobre un problema en ciernes: la baja en el crecimiento demográfico.
Pero, esta tendencia tiene además un fuerte componente social y cultural: hoy en día muchas más mujeres postergan la búsqueda del primer hijo por diferentes razones. Es cada vez más frecuente hoy en día que la pareja empiece a buscar su embarazo después de los 35 años y para entonces ya han perdido su fertilidad máxima, el promedio de edad de consulta en nuestro centro es de 37 años e, incluso, hay un porcentaje cada vez mayor que busca su primer hijo después de los 40. Así, las parejas, que comienzan cada vez más tarde con el proyecto de familia, ya sea por problemas económicos, de tiempo o simplemente por decisión en la planificación familiar, cada día buscan menos hijos, y a veces, hasta una vida sin ellos. El descenso en la cantidad de nacimientos ya ha comenzado a reducir las poblaciones de distintos países y esto amenaza con convertirse en una tendencia mundial.
Sin embargo, hay otra tendencia que parece afianzarse gracias a los avances de la ciencia y la difusión de la información que lleva a la toma de conciencia de esa pérdida de capacidad reproductiva en la mujer que se presenta con la edad. Paralelamente a esta tendencia de postergación que parece afianzarse con los años, hay otra de mujeres que toman conciencia y criopreservan sus óvulos para el futuro. Esta técnica que antaño enfrentaba pocas posibilidades por el efecto de la cristalización en los óvulos, a partir de la aparición de la vitrificación en 2008 -técnica rápida de congelamiento que impide la formación de cristales- y la mejora en los resultados, cada vez más mujeres vitrifican sus óvulos pensando en su fertilidad futura. El estudio y tratamiento para intentar lograr el embarazo debe ser lo más rápido posible dado que luego de los 40 años el declinar del funcionamiento ovárico puede ocurrir en cualquier momento y hasta en forma sorpresiva. Las bajas tasas de éxito de embarazo entre las mujeres de mayor edad y el aumento del riesgo de complicaciones durante el embarazo llevan a que no solo sea necesaria una evaluación del estado físico y psicológico de esas mujeres sino también muchas veces, finalmente a la donación de óvulos que puede resolver algunos inconvenientes e incluso reducir el riesgo de problemas genéticos que es más alto en mujeres de mayor edad. Si las evaluaciones hormonales están dentro de valores normales se intentará de distintas maneras obtener algún óvulo viable (fundamentalmente modificando las estrategias del manejo del ovario según el caso). El obtener algún óvulo viable es la limitante más frecuente para poder lograr el embarazo. En este momento muchos de los embarazos de mujeres de más de 40 son con óvulos donados, hecho que en el corto o mediano plazo cambiará y muchos de ellos serán con óvulos propios que fueron previamente criopreservados en edades más tempranas.
La criopreservación permite disminuir los riesgos de enfermedades genéticas y de otra índole relacionados con el paso del tiempo y la edad, y fundamentalmente brinda la posibilidad de intentar lograr el embarazo a edades en las que el funcionamiento ovárico decae. Llegado el momento de buscar un embarazo, si la mujer tuviese óvulos criopreservados y mantuviese su fertilidad, podría intentarse lograr el embarazo en forma natural, o hasta inclusive con óvulos propios con tratamiento y conservar los óvulos criopreservados para una futura búsqueda y, de tener los hijos deseados y aún tener óvulos criopreservados cabe la posibilidad de descartarlos- no son embriones sino óvulos- o de donarlos. Con lo cual, la vitrificación de óvulos se presenta hoy como una opción viable para contrarrestar los efectos de la postergación de la maternidad y el envejecimiento poblacional pero requiere que, todos, trabajemos creando conciencia.

http://www.lainfertilidad.com/noticias/en-eeuu-ha-aumentado-las-mujeres-sin-hijos

suscribir RSS

No hay comentarios para este artículo

Puedes dejar un comentario

* estos son campos requeridos

Dr. R. Sergio Pasqualini is powered by WordPress y Halitus Instituto Médico
Asista a nuestro programa de televisión semanal sentirypensar.com.ar