creado

  • 28.05.2015
  • 08:34 AM
  • Sergio Pasqualini

¿POR QUÉ IMPLANTAN LOS EMBRIONES? 8

May28

Junio es el mes de la fertilidad y entonces óvulos, espermatozoides y embriones son protagonistas. El test marca dos rayitas y sí, hay embarazo. Pero ¿cómo es que un embrión, luego de todo el proceso previo que debe darse para lograr la fecundación, se implanta en el útero materno y se dispone a crecer? Durante la fecundación, parte del ADN paterno pasa a formar parte del embrión y, esa porción debería generar en el cuerpo materno un rechazo y un ataque del sistema inmunológico para lograr su expulsión. Sin embargo, la sabiduría del organismo lleva a que en la mayoría de los casos, el sistema inmune funcione adecuadamente y esto no suceda, permitiendo el nacimiento del bebé.

Para lograr el embarazo y que llegue a término es necesario tener un embrión viable, un endometrio receptivo y una mujer capaz de llevar adelante el embarazo. Muchas veces, quizás en más de la mitad de los casos, cuanta más edad tenga la mujer, la responsabilidad de la no implantación, o de no llegar a término, es debida al embrión. Esto es comprobable en el laboratorio: cuando se realiza una Fertilización in Vitro puede verse que a los 35 años el 50% de los embriones obtenidos son malformados, a los 38 años, el 65% y a los 40 años el 80% lo son, y sin embargo nacen muy pocos bebés malformados, porque la naturaleza los detiene, en general, antes del 5º día de desarrollo, otros continúan un poco más y se detienen durante el embarazo, mayormente antes del tercer mes.
Pero la implantación del embrión en el endometrio (revestimiento interior del útero) es un momento clave y es la culminación de pasos previos que tienen que darse a la perfección para que esto ocurra y en ella, intervienen la mente, el cerebro, el sistema nervioso, el sistema inmunológico, el hematológico y el endocrinológico. Algo conocido como psico-neuro-inmuno-endocrinología, a la que con justo motivo habría que agregar el sistema hematológico y podríamos llamar: psiconeuroinmunohematoendocrinología. Todos estos sistemas forman una red que interactúa por mecanismos de retroalimentación positivos y negativos, haciendo que la falla en cualquier nivel pueda llegar a afectar a la implantación, o quizás deteniendo un embarazo más adelante o predisponiendo a la aparición de distintas patologías durante el embarazo (hipertensión, preclampsia, retardo de crecimiento o hasta la muerte intrauterina del feto).

El proceso de implantación

La implantación no es un fenómeno pasivo, en el que el embrión se incrusta en el endometrio sino que es producto de un diálogo que se produce por medio de sustancias y receptores.
El endometrio cambia día a día en el ciclo, al ritmo del cambio en el nivel de las hormonas. La primera fase llamada folicular (hasta el momento de la ovulación) se caracteriza por el desarrollo y crecimiento del folículo -en cuyo interior va a ir progresando el óvulo- que producirá dosis crecientes de estrógenos, que entre otras cosas ejercerá su efecto sobre el endometrio. El desarrollo folicular se produce gracias al resultado que ejerce sobre le folículo otra hormona, la FSH (foliculoestimulante) segregada por la hipófisis. Cuando el folículo llega a su tamaño preovulatorio (17mm), la LH (hormona luteinizante) también segregada por la hipófisis, produce la maduración final del óvulo y se desencadena la ovulación (salida del óvulo del folículo). Luego, el folículo se transforma en el cuerpo amarillo y empieza a segregar la otra gran hormona femenina llamada progesterona. Del nivel adecuado de los estrógenos y progesterona y de la relación adecuada entre ambas hormonas es que el embrión depende para implantar en el periodo denominado “ventana de implantación”, del día 5 al 8 post ovulación. Podrá hacerlo porque el endometrio está preparado para recibirlo, siempre y cuando todo este funcionando como corresponde.

Si el nivel de estas hormonas es el adecuado, van a actuar haciendo que en el endometrio actúe una población de células blancas, las principales se denominan “natural killers”- asesinas naturales- que deben estar en una determinada cantidad y proporción adecuada para que el organismo no identifique a ese embrión como un cuerpo extraño y lo rechace. Estas células segregarán unas sustancias denominadas citoquinas, que deben estar en cantidad y proporciones adecuadas para favorecer la implantación. Es importante tener en cuenta que el embrión esta constituido también por lo que aportó el espermatozoide y por lo tanto el cuerpo de la mujer, como lo hace con todo lo ajeno, lo rechazaría, pero estas células salen al rescate y generan un equilibrio que lo impide. El embrión no es rechazado justamente por este mecanismo inmunológico de tolerancia a nivel del endometrio que fue preparado por el nivel adecuado de hormonas haciendo que este se instale un ambiente inmunológico adecuado. Es decir el normal funcionamiento inmunológico depende del normal funcionamiento endocrinológico. Hasta allí, hormonas y células complotan para darle lugar a ese embrión en el endometrio a que crezca. Si la fecundación no tiene lugar y el endometrio preparado no recibe ningún embrión sobrevendrá la menstruación y comenzará un nuevo ciclo, y así todos los meses.

La armonía entre todos los sistemas del organismo tiene que ser el adecuado porque cuando alguno esta alterado, por sí solo, o actúan inadecuadamente sobre los demás, puede afectar a la normal implantación. El stress, los pensamientos negativos, las creencias, pueden actuar y afectar el normal funcionamiento del cuerpo, y de allí la importancia de trabajar sobre la mente para revertir situaciones y lograr que el cuerpo –y todos sus sistemas interrelacionados- funcione como debería.

Ahora, ¿por qué debería incluirse lo hematológico? La sangre circula líquida debido al equilibrio entre los factores procoagulantes (que la espesan) y los factores anticoagulantes (que la hacen más fluida). Si predominan los factores procoagulantes la sangre –que lleva los nutrientes- sería “más espesa” y vería dificultada su circulación por los vasos sanguíneos sumamente delgados que genera el embrión en su invasión en el endometrio, afectando su nutrición y por lo tanto, la normal implantación. Esto es lo que ocurre cuando la mujer presenta alguna de las trombofilias, que pueden afectar la implantación, ser causal de abortos en el primer trimestre o de patologías en el embarazo más avanzado. De allí que las trombofilias deben ser descartadas cuando existan sospechas de problemas en la implantación o abortos previos o antecedentes de patologías cardiovasculares o patologías del embarazo en la familia.
La mujer puede presentar una alteración inmunológica sistémica (a nivel general), que no se refleje en el endometrio y no afectará la implantación, o que se refleje y por ende, afectarla. Pero puede haber una alteración local en el endometrio y no sistémica, y afectar a la implantación. Es por eso que el estudio inmunológico, según el caso, debe realizarse a nivel general y también local. Puede ocurrir también que la mujer presente alguna trombofilia y no afecte la implantación o embarazo, pero de detectarse, debe medicarse en forma preventiva, fundamentalmente con Heparina de bajo peso molecular. Hoy en día disponemos de herramientas –medicación- para actuar según la alteración detectada.

El diagnóstico correcto es la base de un buen tratamiento, más aún cuando disponemos de diferentes tratamientos, según el caso. El trabajo interdisciplinario con un enfoque holístico (integrador) dará las mayores posibilidades de lograr un embrión que implante y continúe desarrollándose en el marco de un embarazo normal.

suscribir RSS

Hay 8 comentarios para este artículo

  1. Gladys dice:

    Hola yo llevo 5 tratamiento icsi y no logro el deseado embarazo mis ovulos son muy poco que debería hacer ayuda !!!!

  2. Iris Pineda dice:

    Hola, pense que era una mujer normal, hasta que perdi, mi 1° embarazo de 22 semanas, luego perdi 11 embarzos de menor gestación., me descubrieron Trombofilia. Hoy tengo 46 Años. Y me encuentro sola mi mayor deseo es poder ser madre, pero para la ley de Fertilizacion ya soy mayor de edad. Y para ello me mandan algun lugar privado donde no puedo costear el tratamiento mas la ovodonacion y el esperma.
    Esto genera mucha impotencia y desilución.

  3. FABIANA DEL VALLE BRANDAN dice:

    Dr Pasqualini,agradecida por su información,lo estimo mucho,soy paciente de halitus ya tres año, me atiendo con la doctora Florencia Inciarte,saludos

  4. carolina dice:

    Muy bueno el articulo mi consulta es para los casos de implantación a partir de ovo, ya que el cuerpo para este caso recibiría dos ADN distintos, que medidas se deberían tomar para evitara la falla en la implantación ???

  5. Sergio Pasqualini dice:

    Un saludo grande Fabiana!

  6. Sergio Pasqualini dice:

    Estimada Carolina: El cuerpo ya recibe un ADN distinto al formarse el embrión con semen de alguien que no es quien llevará adelante ese embarazo y sin embargo, el cuerpo tiene medidas de adaptación para no rechazar el embrión. Lo mismo sucede en el caso de la ovodonación. Para más información puede ver la siguiente nota: http://www.sentirypensar.com.ar/nota483.html
    Saludos.

  7. Sergio Pasqualini dice:

    Iris: Si bien no nos es posible ayudarla con el tema de la cobertura y los costos, es importante mencionar que en principio no hay límite de edad fijado por la ley (la reglamentación descartó la limitación), por lo que queda sujeto al criterio médico. Sería bueno que, de estar interesada en nuestro instituto, pudiera acercarse a consulta para evaluar su caso particular si así lo deseara. http://www.sergiopasqualini.com.ar/fertilidad/ley-nacional-de-cobertura-en-fertilizacion-asistida-la-reglamentacion-preguntas-frecuentes

  8. Sergio Pasqualini dice:

    Estimada Gladys, deberíamos analizar su caso en profundidad para poder asesorarla. Si así lo desea, ¡la esperamos!

Puedes dejar un comentario

* estos son campos requeridos

Dr. R. Sergio Pasqualini is powered by WordPress y Halitus Instituto Médico
Asista a nuestro programa de televisión semanal sentirypensar.com.ar