creado

  • 15.07.2015
  • 08:20 AM
  • Sergio Pasqualini

Criopreservación: la opción que permite pensar a futuro 0

Jul15

La tasa de fecundidad viene cayendo desde hace más de 15 años y socialmente, y para ello no hace faltan estadísticas, basta con ver la edad promedio que las trae hasta el consultorio médico de un especialista en reproducción. Hace 10 años, la mayor parte de las mujeres que llegaban a la primera consulta más tempranamente pero hoy en día puede observarse que cada diez embarazos, cinco rondan los 40 años.

La fertilidad tiene su pico a los 25 años, baja lentamente hasta los 30, más hasta los 35 años y mucho más a partir de ese momento, crear conciencia en la población de la necesidad de no postergar es fundamental ya que se estima que por cada año que una mujer demora la maternidad, la posibilidad de quedar embarazada se reduce un 5%. Es entonces que hablar de preservación de la fertilidad se vuelve importante y de vitrificación de óvulos, aún más.
La preservación de la fertilidad es una opción que permite postergar las chances reproductivas conservando las posibilidades para el futuro.

La criopreservación consiste en utilizar muy bajas temperaturas para disminuir las funciones vitales de una célula y poder mantenerla en condiciones durante mucho tiempo. Las células se mezclan con soluciones “crioprotectoras” especiales y luego son almacenadas en nitrógeno líquido a -196°C en tanques especiales hasta el momento en que serán utilizadas. Si bien originalmente estas técnicas fueron creadas para dar respuesta a personas que deben someterse a procedimientos médicos que afectarán su fertilidad (como el caso de las radioterapia/quimioterapia en pacientes con cáncer) hoy y más aún a partir del descubrimiento de la vitrificación que ofrece aún mejores resultados, no solo es una opción para mujeres con alguna indicación médica sino que crece como opción válida para aquellas mujeres sanas, sin indicación alguna.

La técnica de preservación de óvulos en frío, ya sea por criopreservación lenta o vitrificación de óvulos, ha demostrado más de una vez su eficacia. Hace poco más de un año nació en Halitus, una bebé producto de un óvulo preservado en frío por 14 años, marcando un récord mundial. Se recurre a esta técnica no sólo para los casos de tratamiento de la infertilidad sino que en modo creciente como una herramienta de preservación de la fertilidad para aquellas mujeres que postergan la maternidad ya sea por razones sociales como oncológicas.

La postergación de la maternidad de la que tanto hablamos, también tiene su versión masculina: ellos también demoran la búsqueda de un hijo por razones laborales o priorizando sus logros profesionales, o la situación se da con una nueva pareja.

Si bien la función reproductiva masculina es menos vulnerable al paso del tiempo, no es nueva la información que refiere que así como existe un descenso de la fertilidad femenina alrededor de los 40 años, también en el caso de los hombres ese quiebre se produciría más cerca de los 50. Esta modificación se relaciona, en la mayor parte de los casos, con un progresivo descenso de la testosterona- hormona fundamentalmente masculina- desde los 30 años. Varios estudios mencionan la disminución de la fertilidad en mayor o menor medida –fundamentalmente la reducción del volumen del eyaculado, pero también afecta la cantidad y la calidad de los espermatozoides- y el aumento del riesgo de alteraciones genéticas. La paternidad tardía también es una realidad, entonces tal vez sea una buena opción pensar que un hombre congele semen a los 30 años y, de querer un hijo después de los 50 años, pueda recurrir a esa muestra congelada, disminuyendo así los riesgos relacionados con los espermatozoides de un hombre mayor.

“Nosotros desde Halitus, celebramos el avance de la ciencia que nos permite dar respuestas a las diferentes necesidades médicas y sociales. Hace años, una técnica desarrollada por el Dr. Carlos Quintans, en el Laboratorio de Halitus Instituto Médico, -previa al surgimiento de la vitrificación- que consistía en reemplazar el sodio por la colina en el medio de cultivo- marcó un hito en la criopreservación de óvulos en ese momento, dado que fue adoptada a nivel mundial. La preservación de óvulos es hoy la variable diferencial para aquellas mujeres que desean o deben postergar su momento de ser madres”, sostiene el Dr. Sergio Pasqualini, Director científico de Halitus Instituto Médico y Presidente de Fundación Repro. “Y desde la Fundación Repro que está cumpliendo 6 años de vida, también trabajamos en la investigación, docencia y acción social sobre estos temas, hemos lanzado la TARJETA AMIGOS REPRO, una tarjeta de beneficios a la que se accede con una donación mínima de $50, y así poder seguir ayudando a que las personas con dificultades para concebir tengan cada vez más herramientas a su alcance para cumplir el sueño de ser padres”.

www.fundacionrepro.org/tarjeta

suscribir RSS

No hay comentarios para este artículo

Puedes dejar un comentario

* estos son campos requeridos

Dr. R. Sergio Pasqualini is powered by WordPress y Halitus Instituto Médico
Asista a nuestro programa de televisión semanal sentirypensar.com.ar