creado

  • 04.09.2015
  • 08:19 AM
  • Sergio Pasqualini

La salud sexual y reproductiva es parte de una buena vida 0

Sep4

El 4 de septiembre, se celebra el Día Mundial de la Salud Sexual impulsado desde 2010 por la Asociación Mundial para la Salud Sexual. Tiene como objetivo promover una mayor conciencia social sobre la salud sexual alrededor del mundo. En ese marco, algunas reflexiones sobre la importancia de la consulta profesional.

La salud sexual y reproductiva, aún hoy se cuenta entre los temas tabú dentro de nuestra sociedad y sin embargo, tiene un fuerte impacto en la vida diaria y es sumamente real.
A raíz de embarazos precoces, por falta de información o de recursos económicos, las mujeres ven disminuir sus posibilidades de educación y de trabajo y con ello aumenta su nivel de pobreza. Este problema no sólo afecta a miles de argentinas y argentinos sino que es un problema mundial que mereció la atención de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que plantea desde hace años la necesidad de mejorar la salud sexual y reproductiva como un objetivo primordial para lograr un mundo mejor y más justo. La aprobación del Programa Nacional de Educación Sexual Integral desde el 2012 ha sido un avance importante teniendo en cuenta que el comienzo de las relaciones sexuales es a edades tempranas y uno de los problemas a resolver es la tasa de embarazo adolescente. En la misma dirección la aprobación de la Ley 26.130 que permite la ligadura de trompas y la vasectomía a personas mayores de edad y la distribución de métodos anticonceptivos de emergencia apuntan a resolver seriamente los problemas en materia de salud sexual y reproductiva que se presentan en nuestra sociedad, pero además, es necesario crear conciencia de que una buena salud sexual es parte de una buena calidad de vida.
Como refiere con frecuencia nuestra sexóloga, Beatriz Literat, “La capacidad de tener una vida sexual plena, a veces depende de la habilidad para saber disfrutar de la vida. Estos aspectos también se trabajan en un tratamiento sexológico porque muchas veces un trastorno sexual es solamente el síntoma visible de una incapacidad encubierta para gozar de la vida y mientras ello no se modifique, la sexualidad continuará siendo deficitaria. Una sexualidad plena se genera también con una autovaloración, la valoración del compañero y la integración de los aspectos afectivos y espirituales que permiten compartir con un otro una sexualidad formidable”.
Para los expertos en reproducción, lograr una sexualidad exitosa tampoco es un tema menor. Existen disfunciones sexuales relacionadas con los problemas de reproducción y también Un hombre o una mujer que no padecen ninguna disfunción sexual, en determinadas situaciones se ven a sí mismos como dando examen en la intimidad y como si quien les tomara dicho examen fuera la pareja o ellos mismos. Diversas situaciones requieren el apoyo de nuestro equipo de sexólogos. La sexualidad es una parte indivisible de la vida del ser humano y requiere, como cualquier otra área, la atención pertinente. En este día Mundial de la Salud Sexual, quisiera crear conciencia sobre la importancia de una buena vida sexual para una mejor calidad de vida.

suscribir RSS

No hay comentarios para este artículo

Puedes dejar un comentario

* estos son campos requeridos

Dr. R. Sergio Pasqualini is powered by WordPress y Halitus Instituto Médico
Asista a nuestro programa de televisión semanal sentirypensar.com.ar