creado

Útero portador, útero subrogado, alquiler de vientre 9

May18

Tema polémico, que en estos últimos tiempos tuvo repercusión en los medios  de la mano de Nicole Kidman,  Ricardo Fort, Ricky Martin, Miguel Bose, y aparentemente, Florencia de la V. Qué es y cuáles son los puntos más controvertidos.

Los recientes casos de famosos exponiendo su deseo o experiencia con el alquiler de vientre puso nuevamente el tema en la atención de la opinión pública.  En última instancia, las posiciones acerca de este tema controvertido dependerán de qué entendamos por buenas razones para evitar que las personas actúen de acuerdo a su necesidad y deseo.  Un número creciente de personas y parejas desean alquilar o poner en alquiler su útero; ¿hay razones suficientes y legítimas para evitar que lo hagan?  Además de ser un tema de interés por sí mismo,  la controversia del útero portador nos da la oportunidad de examinar las diferentes justificaciones por limitar la libertad individual y de las chances de las técnicas de reproducción asistida como un método terapéutico de enfrentar la infertilidad.

¿Qué es el útero portador y cúando se aplica?

El popular “alquiler de vientre” también conocido como “útero portador” o “útero subrogado” -según queramos hacer mayor o menor énfasis en su aspecto de impacto comercial o médico-  se trata de un acuerdo entre  partes en la que una mujer lleva adelante un embarazo para otra persona o pareja.  La mujer portadora podrá tener una relación genética con el embrión que lleva a término (en caso de haber aportado un óvulo propio) o ninguna relación genética en el caso de que el embrión haya sido formado con óvulos y espermatozoides de terceros.  Puede haber,  o no, un acuerdo económico entre las partes.

Se aplica en una pareja heterosexual y en una mujer sola, cuando la mujer tiene algún problema en su útero: ya sea que se lo hayan extirpado por algún motivo, o que esté afectado de tal forma que no le sea posible llevar adelante un embarazo, o porque su salud está afectada y corre un riesgo de vida en caso de embarazo.  En estos casos se puede recurrir a una mujer que acepte llevar adelante el embrión formado por el hombre de la pareja y los óvulos de la mujer que tiene un problema en el útero o una enfermedad que contraindique el embarazo.

En el caso de una pareja gay o de un hombre solo, se recurre a una mujer que lleve adelante el embarazo.  El embrión se formará con espermatozoides del hombre y los óvulos podrán ser los  propios de la mujer portadora o con los óvulos de otra mujer donante.

En el caso de pareja de lesbianas se recurre a semen donado y  al útero portador en caso de que ninguna de las dos esté en condiciones de  llevar adelante el embarazo, también se puede recurrir a óvulos donados.  A su vez, puede ocurrir que un miembro de la pareja aporte el óvulo pero que por razones médicas la otra lleve adelante el embarazo, siendo útero portador dentro de su misma relación de pareja.

Ética y marco legal

Esta técnica no es nueva, se viene realizando hace años  en distintos países.   A pesar de ello no todos los especialistas médicos opinan lo mismo al respecto.  Algunos encuentran motivos éticos para estar en desacuerdo y condenarla definitivamente sin siquiera evaluar su aspecto clínico.  Por mi parte, adhiero a quienes entienden a esta como una técnica válida y, dentro del marco legal adecuado, plausible de ser aplicada.

Muchos especialistas hablan que no están de acuerdo invocando la ética, su ética. Hablan en plural, suponiendo que todos los que hacemos de la reproducción asistida nuestra profesión y pasión estamos en contra.  Supongo que cada uno debería expresarse desde su fuero individual y emitir opiniones en singular.  Quien está de acuerdo, lo recomendará, y quien no, lo condenará.

Cuando recibo en mi consultorio parejas que requieren de esta técnica y se les explica que el problema para hacerlo en la Argentina radica es que no hay un marco regulatorio de ley.   Según la legislación vigente, madre es quien da a luz, lo que anula cualquier contrato privado entre partes.  En estas condiciones la única opción es una vez nacido el bebé, adoptarlo, o que el marido, pida la patria potestad al ser el hijo genético de ese recién nacido.  A veces, ante el vacío legal y previendo desacuerdos,  el embarazo lo lleva adelante una mujer muy allegada o familiar, pero no siempre esto es posible o recomendable.

Otra opción es viajar y realizar el tratamiento en países donde exista el marco legal adecuado.  La realidad es que esto no es opción para la mayoría de los casos, entre otros motivos, por los costos.  Los desembolsos van a variar de entre 20 mil dólares en la India hasta 100 mil dólares en Estados Unidos.

Como vemos siempre termina pasando lo mismo: el que puede afrontar los costos y tiene la disponibilidad y manejo, viajará y lo resolverá, y quien no, resultará perjudicado y no podrá hacerlo. ¿Es justo? Claro que no.

La técnica del útero portador es una realidad científica, una necesidad para quienes no pueden tener un hijo de otra manea, por el motivo que sea. Cuando recibo en la consulta pacientes cuya única respuesta es el útero portador, siento la bronca de la impotencia de no poder ayudar. Porque en mi ética nada tiene de malo y mucho de bueno.

Claro que hay quienes se aprovechan: pero esto no es dado de la técnica en sí. Hay cientos de testimonios y libros escritos sobre el tema, acerca de la experiencia de la mujer que lleva adelante el embarazo. Mujeres que lo hicieron más de una vez, mujeres que no lo hacen solo por el dinero. Mujeres que se integran de alguna forma a esas familias, que han colaborado para que pudiera nacer ese niño.

Naturalmente, todo tiene que darse dentro de un marco controlado, las evaluaciones correctas llevadas a cabo sobre el caso particular, con la información suficiente para las partes, la consulta psicológica tanto de la portadora como la donadora y cualquiera que esté directamente incluido en esa relación.

El útero portador es una técnica que forma parte de las tantas otras formas no tradicionales de tener hijos. Para los legisladores y sus asesores, que trabajan en la ley, un pedido de no dejarse llevar por su forma de pensar, de presiones, ser abiertos, pensar en las parejas que necesitan este tipo de tratamiento, como para que sea una ley no restrictiva, y que no perjudique a estas parejas en las que esta técnica es la única manera de ser padres.

suscribir RSS

Hay 9 comentarios para este artículo

  1. Roberto Arribere dice:

    ESTIMADO AMIGO SERGIO PASQUALINI. Hace ya muchos años, quizás más de 20, que ambos estamos embarcados en el tema de la reproducción, vos desde la medicina y yo desde la bioética, lo que nos ha permitido forjar un conocimiento profundo de nuestras convicciones sobre la materia, en las que concordamos en su gran mayoría y menos en otras en que hemos disentido, con lo que a pesar de ese disenso hemos aprovechado n/ conocimientos y enriquecido nuestro pensamiento.
    Este será un nuevo caso de disenso ya que no comparto tu optimismo por el denominado alquiler de útero, dado que en la actualidad el mismo ha sido puesto en el tapete de la consideración pública ano por los “famosos”, que lo demandan para cubrir efectivamente sus infertilidad, sino y fundamentalmente por la demanda de matrimonios igualitarios de varones que lo demandan no raíz de una infertilidad, sino como medio de cubrir su natural imposibilidad biológica de procrear entre si
    Sin perjuicio de la diferencia señalada, ninguna de las dos hipótesis mejora la desfavorable calificación ética, moral y legal que este contrato merece, ya que su objeto es nada más, pero nada menos, el logro de una vida humana para luego de su nacimiento entregarla bajo pago de un precio.
    Aquí es donde tenemos una enorme diferencia conceptual ya que no se trata de considerar la técnica omitiendo aspectos clínicos y recurriendo solo a morales individuales, como se lee en tu editorial, sino de hacerlo según los hechos y circunstancias que surge de la realidad de su aplicación
    En este sentido más que pensar en las parejas que necesitan este tipo de tratamiento deberemos pensar en que sucede ante el más mínimo inconveniente que surja en la ejecución del contrato y en las consecuencia que de ello se derivan para quienes quieren ser padres a toda costa, para la mujer que esta gestando y para el producto de la gestación que, te repito, es el verdadero objeto del contrato
    La bioética, entre otras cosas, ha aportado a la actividad científica conceptos propios de la filosofía a fin de evitar la “cosificación” de los seres humanos que solo pueden ser reconocidos como sujetos morales y sujetos de derecho
    Por otra parte también habremos de considerar el principio consagrado en el art.18 de la Constitución Nacional que protege la libertad de las acciones y de la conciencia por encima de los términos de un contrato.
    Hay entonces un marco ético y normativo en el que el artículo 953 del C.Civil fulmina de nulidad absoluta las conductas que integran precisamente el contrato por el útero subrogado
    Pensemos entonces las secuelas que se darán si la gestante se retractase en la entrega del nacido, o bien se negare a continuar su gestación o si la pareja que la contrató se arrepintiese del trato o no quiere recibir al nacido por motivos diversos. Vaya entonces este comentario como un aporte más para que ambos podamos seguir tirando juntos, en pos de una ley de salud reproductiva dictada por el Congreso de la Nación en base a consensos morales mínimos aceptables y efectivamente aceptados por todos quienes integran esta sociedad pluralista que nos toca vivir. Cordialmente Roberto Arribere
    i

  2. Vicky Ifran dice:

    Estimado Dr: Pasqualini, mi consulta es porque me gustaría poder ser nuevamente mama pero a través de un embarazo subrogado ya que por fibromas me han quitado el útero, tengo 43 años y un fuerte deseo de ser madre junto a mi nueva pareja que me aconseja, que pasos deberíamos seguir .
    Muchas gracias.

  3. Sergio Pasqualini dice:

    Estimada Vicky, lo que le sugiero es que tome un turno, ya que sus dudas solamente podrán ser evacuadas evaluando su caso en particular. Puede hacerlo llamando al 5273-2000, o vía mail a turnos@halitus.com
    Saludos cordiales.

  4. SOLEDAD TABORDA dice:

    Dr. buen día: hace 3 años tuve mi hijo por cesárea y fue muy complicado porque tengo Miastenia Gravis y mi vida (no la de mi hijo) corrió peligro, los síntomas se agravaron luego del parto y me he podido recuperar lentamente. los médicos que atendieron me «prohibieron» un nuevo embarazo. Puedo ser candidata para el útero portador. gracias Maipú Mendoza

  5. Sergio Pasqualini dice:

    Estimada Soledad: La invito a acercarse a una consulta, para poder evaluar su caso en particular. Saludos.

  6. Alejandra dice:

    Dr. buen día, somos Ale & Ale casadas , ambas adultas, nuestra pregunta es si es posible o que probabilidades hay de obtener y madurar ovulos invitreo de una mujer (54años) menopausia reciente y ovarios poliquistico que nunca ha tenido hijos. Se puede obtener ovulos para fecundacion despues de la menopausia de 5 años. gracias

  7. Sergio Pasqualini dice:

    Estimada Alejandra: luego de la menopausia la función ovárica declina o es ausente, por lo cual, no se pueden obtener óvulos. El tratamiento adecuado sería la donación de óvulos, pero lo recomendable es tomar un turno para que un especialista pueda explicarles más, ya que después de los 50 años no siempre es posible hacer tratamiento, aunque sea donación de óvulos. Saludos cordiales.

  8. Carolina dice:

    Querido doctor,mi consulta es porque quisiera ponerme a disposición de quien necesite y no pueda consevir,darle la oportunidad de la paternidad mediante un embarazo subrogado. Por el vacio legal nose donde podria dirigirme,no encuentro información por eso me dirijo a usted

  9. Sergio Pasqualini dice:

    Gracias por su interés, será contactada a la brevedad. Muchas gracias!!!

Puedes dejar un comentario

* estos son campos requeridos

Dr. R. Sergio Pasqualini is powered by WordPress y Halitus Instituto Médico
Asista a nuestro programa de televisión semanal sentirypensar.com.ar