creado

Sistema de Entrenamiento Especial (SEES): un enfoque holístico de la pareja infértil 2

Ago17

El Sistema de Entrenamiento Especial (SEES) es el resultado de aplicar un enfoque holístico y multidisciplinario a la medicina reproductiva. Integra la medicina del comportamiento (también conocida como “medicina mente cuerpo”), medicina tradicional china y los últimos avances en psicología y “stress management” a la experiencia clínica de la medicina reproductiva. Está basado en el modelo psicoterapéutico de las investigaciones científicas sobre la conexión mente-cuerpo desarrollado por la Escuela Medicina de Harvard para la infertilidad. Incluye también la experiencia de la Fundación Salud dirigida por Stella Maris Maruso en su Programa Avanzado de Recuperación y Apoyo (P.A.R.A) sumado a nuestra experiencia científica en salud reproductiva.
El SEES tiene por objeto complementar las terapias y asistir a los pacientes que se encuentran en tratamientos de reproducción asistida mejorando sus resultados así también como a aquellos pacientes que recién están pasando por las primeras etapas de búsquedas infructuosas del embarazo. Según la Escuela Medicina de Harvard, la medicina mente cuerpo le enseña a las personas a utilizar sus cuerpos y mente para cambiar su comportamiento o psicología con el objeto de promover su salud y/o recuperarse de una enfermedad.

Beneficios de las terapias complementarias en la infertilidad

Los beneficios de la interacción de las terapias complementarias con la medicina clínica (o medicina convencional) surgen a partir de combinar sus diferencias. La denominada medicina convencional está basada en el diagnóstico y tratamiento de la enfermedad con la aplicación del conocimiento científico, la investigación biomédica y la tecnología. La curación está basada en la administración de medicación, cirugía u alguna forma de terapia clínica. Lo más importante es su especificidad. Por otro lado, las terapias complementarias enfocan a la enfermedad como un desequilibrio emocional o energético que va más allá de su manifestación clínica o que dicha manifestación es apenas un síntoma de ese desequilibrio. El desequilibrio puede no tener sólo un aspecto físico, sino también mental, emocional y espiritual. Por último, es la persona misma la que contribuye en buena parte al proceso de sanación.
Entonces, así como no podríamos esperar que las terapias complementarias resuelvan un síntoma que tenga origen genético o físico-funcional, tampoco podemos esperar que la medicina clínica lo haga con alteraciones originadas por el estrés o desequilibrios emocionales. Más aún, las mismas situaciones de enfermedad generan situaciones de estrés que en nada contribuye a su curación, agravando el problema y entrando en un círculo vicioso. Finalmente, que la misma persona sea parte de este proceso significará que en el futuro prestará mayor atención a su calidad de vida impactando positivamente en prevención y salud.

Midiendo los efectos del SEES

Las investigaciones en medicina mente-cuerpo sobre la infertilidad son tan tempranos como 1987. En Halitus fuimos pioneros en incorporar herramientas complementarias para ayudar a las parejas a lidiar con el estrés, la depresión y otros trastornos emocionales derivados y causantes de infertilidad hace poco más de 10 años. En el año 2000 pusimos en marcha un Proyecto que denominamos “Acompañándote”: integraba un grupo de psicólogas y psicopedagogas con el fin de asistir, contener e informar a los pacientes de infertilidad. Paralelamente, nació el Departamento de Psicología, grupos de Co-Ayuda y Yoga en la búsqueda del embarazo. A partir de enero 2010 integramos un Programa de medicina mente-cuerpo que incluye el Sistema de Entrenamiento y Acupuntura como parte de nuestro Departamento de Fertilidad.
Para explorar más acerca del perfil de las pacientes que integraron el primer SEES decidimos investigar formalmente el impacto de las diferentes intervenciones psicológicas y los motivos que llevan a una paciente por acudir o no a terapias complementarias. Este primera aproximación es parte de un estudio más amplio y que incluye a todos los pacientes del Instituto funcionando, entre otras cosas, como grupo de control (aquellos pacientes que no participen del SEES).
Recurrir a terapias complementarias para enfrentar el problema de fertilidad fue una estrategia relativamente frecuente, ya que más de la mitad de las participantes lo había hecho antes de comenzar con el entrenamiento. Pocas veces el médico está en conocimiento de este dato: tanto porque no forma parte de la rutina del sondeo médico como porque los pacientes lo sienten como algo clandestino y hasta vergonzoso para revelar. Al mismo tiempo, la mitad consideró que esas terapias podrían ser efectivas o muy efectivas para el manejo de su patología. Completado el entrenamiento de 3 meses de duración, casi la totalidad de las pacientes respondió afirmativamente a la pregunta referida al uso en el futuro alguna terapia alternativa en relación al problema de fertilidad.
La disponibilidad información es la clave al momento de una paciente no optase por un tratamiento complementario. Esta variable se muestra por sobre otros aspectos como recomendación o evidencia científica.
Independientemente de cuál miembro de la pareja (o si ambos) sufre de infertilidad, varón y mujer reaccionan y se expresan emocionalmente de manera diferente en relación a la patología. También quedó al descubierto la diferente interpretación que hacen del tránsito como pareja infértil. Si bien la inversión psicológica que hace el varón en lograr el embarazo es menor en relación a la de la mujer, todo hombre que no consigue embarazar a su pareja va a atravesar por las mismas emociones que la mujer infértil. El 80% de los varones estuvieron de acuerdo en acompañar a su pareja en el SEES y entendieron que tuvieron una participación activa. Expresaron haber notado cambios positivos dentro del primer mes tanto en su mujer como en la relación entre ambos. A pesar de ello, casi la totalidad de las mujeres hubieran deseado una mayor empatía de su pareja. Las diferencias en los niveles de exteriorizar e interpretar el problema no significa que la respuesta emocional no exista o sea menos dolorosa.
Gracias a investigaciones y trabajos anteriores sabemos que el estrés y las emociones tienen un impacto en muchos de los sistemas del cuerpo. El sistema reproductivo no es ajeno a ello. La incorporación de terapias complementarias al tratamiento clínico de la infertilidad de un modo ordenado, objetivo y desde dónde sus resultados puedan ser medidos, evaluados y corregidos se plantea como una opción real y científica para potenciar sus resultados.

suscribir RSS

Hay 2 comentarios para este artículo

  1. ludmila dice:

    Me parece un muy buen enfoque el sees, se centra en muchas cosas y no solo una, es un enfoque global al tema temido de la infertilidad. Yo sufro de infertilidad por estrés, justo hoy lei una nota sobre eso, espero no les pase nunca!: http://www.entremujeres.com/familia/embarazo/columnista-pasqualini-halitus-fertilidad-infertilidad-tratamiento-terapia-estres-tensiones-embarazo-embarazada-Hijos_0_319168091.html

  2. ¡Gracias por el comentario!

Puedes dejar un comentario

* estos son campos requeridos

Dr. R. Sergio Pasqualini is powered by WordPress y Halitus Instituto Médico
Asista a nuestro programa de televisión semanal sentirypensar.com.ar