Tag embrión

Ritmo de desarrollo in Vitro: lo último en selección de embriones 1

Ene13

La observación del desarrollo embrionario es una técnica simple que por restricciones tecnológicas no ha sido valorada lo suficiente en la selección de embriones de los tratamientos de fertilización asistida. Con la incorporación de nuevas tecnologías estas barreras han sido superadas dando lugar a una nueva herramienta que aumenta las chances de lograr un embarazo in Vitro.

Por Dr. R. Sergio Pasqualini – Dr. Carlos Quintans

La identificación de los embriones con mayores posibilidades de implantar en el útero es fundamental en los tratamientos de fertilización in Vitro (FIV). Reconocer con exactitud a esos embriones ayuda a minimizar los riesgos de embarazo múltiple al permitir disminuir el número de embriones trasferidos, sin reducir las posibilidades de lograr un embarazo. Los embarazos múltiples están asociados a un mayor riesgo de morbilidad  maternal y fetal así como también a trastornos sociales y económicos.

Diversos estudios han demostrado la existencia de una relación entre la morfología de los embriones y la tasa de implantación.   Sin embargo los criterios de selección de embriones basados únicamente en rasgos morfológicos resultan insuficientes y por ello se ha ido explorando la utilidad de otras características  tales como la morfología de los pronúcleos, el ritmo de desarrollo in vitro, los niveles de antígeno G leucocitario en el medio de cultivo y las determinaciones de biomarcadores en el líquido folicular.

El seguimiento del ritmo de desarrollo in Vitro parece ser una alternativa simple y al mismo tiempo eficaz  para el propósito de identificar los embriones  más adecuados para transferir.

Durante mucho tiempo la tendencia fue minimizar las observaciones del desarrollo embrionario, debido a que para realizarlas era necesario retirar los embriones de la incubadora para colocarlos en el microscopio.  Esta operación implicaba  exponer los embriones a condiciones desfavorables, ya que la apertura de las incubadoras generalmente utilizadas para el cultivo causa desequilibrios en su ambiente que alteran la temperatura,  humedad y concentración de gases, y pueden demorar bastante  en volver a la normalidad.

Para evitar esos problemas se desarrollaron distintas alternativas, una de ellas implica la instalación de sistemas de video dentro de la incubadora, para así poder controlar los embriones sin retirarlos. (Fig. 1)

Fig 1. Cámara para el seguimiento del desarrollo embrionario

Fig. 1- Cámara para el seguimiento del desarrollo embrionario

Otra posibilidad es la utilización de incubadoras diseñadas especialmente para cultivo embrionario (Fig. 2), estos equipos no sufren desequilibrios al retirar y volver a introducir los embriones para permitir su observación al microscopio, y compensan muy rápidamente cualquier alteración de las condiciones de cultivo que pudieran ocurrir durante los pocos segundos necesarios para realizar dicha observación. Utilizando cualquiera de estos recursos es ahora posible seguir el desarrollo embrionario sin temor de causar efectos adversos.

Incubadora diseñada para cultivo embrionario

Fig. 2 - Incubadora diseñada para cultivo embrionario

En los ovocitos fertilizados in vitro la primera división celular normalmente ocurre entre las 25 y las 33 horas luego del contacto con los espermatozoides (inseminación).  La confirmación de que el ovocito ha sido fertilizado normalmente es la aparición de los dos pronúcleos (Fig. 3), que contienen el material genético femenino y masculino respectivamente, posteriormente estos dos pronúcleos desaparecen al unirse en un proceso llamado singamia, tras lo cual se producen las primeras divisiones celulares (Fig. 4).

Fig. 3 - Embrión en estadío de pronúcleos

Fig. 3 - Embrión en estadío de pronúcleos

Se encontró que los embriones que llegan a la singamia o la primera división luego de 25 horas tenían más posibilidades de  implantar que los que todavía tenían sus pronúcleos visibles.  Esto se manifiesta  como mejores tasas de embarazo cuando se transfieren los embriones de desarrollo más avanzado que cuando únicamente se pueden transferir embriones que a las 25 horas aparecen como más lentos.  El retraso en la división  estaría asociado a deficiencias en la calidad del embrión, probablemente debidas a defectos propios de los gametos que lo formaron.

Fig. 4 - Embrión luego de la primer división, en estadío de 2 células

Fig. 4 - Embrión luego de la primer división, en estadío de 2 células

Dentro  del grupo de embriones correspondientes a determinada pareja existen diferencias en capacidad evolutiva, que a veces son difíciles de evaluar.  Si bien la selección apropiada del embrión a transferir puede dar un mejor resultado para esa pareja en particular, permitiendo mantener altas las tasas  de éxito mientras que se minimizan las posibilidades de un embarazo múltiple. Debe tenerse presente sin embargo que ningún tipo de selección será útil cuando no existan entre los embriones disponibles alguno con las características necesarias para  dar lugar a un embarazo viable.

Juan, el primer bebé del mundo que fue seleccionado en un incubador de embriones 0

Nov3

La técnica ‘Embryoscope’ aumenta en un 20% las posibilidades de éxito de la Fecundación in Vitro (FIV)

Juan, un bebé turolense de cinco meses, se ha convertido en el primero concebido en el mundo con la ayuda de un nuevo método de selección embrionaria, el ‘Embryoscope‘, que aumenta en un 20% las posibilidades de éxito de la Fecundación in Vitro (FIV) y disminuye el riesgo de embarazo múltiple y de aborto.

El ‘Embryoscope’ permite observar al embrión segundo a segundo El pequeño, que nació el pasado 4 de junio en el Hospital Obispo Polanco de Teruel, ha sido mostrado este miércoles por sus padres, Ana y David, en una rueda de prensa a la que también han asistido el presidente y fundador de Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI), José Remohí, la ginecóloga Carmina Vidal y el biólogo Marcos Meseguer.

El ‘Embryoscope’ es un avanzado incubador de embriones que permite observar al embrión segundo a segundo, desde el momento de la Fecundación in Vitro hasta el de la transferencia al útero de la madre, lo que permite una mejora sustancial de los resultados de implantación embrionaria y, por tanto, un mayor número de embarazos empleando una técnica no invasiva.

Gracias a esta técnica muchas mujeres van a poder realizar sus sueños La madre del bebé, Ana, de 31 años, ha explicado visiblemente emocionada el “largo proceso” que ha llevado hasta el nacimiento de “Juan, el deseado”, como ella misma ha asegurado, y ha señalado que se trata de un niño “muy risueño, simpático y muy cariñoso”.

“Mucho orgullo”

“Estoy orgullosa de que mi bebé sea el primero en el mundo en haber sido gestado con este método, pero más porque gracias a esta técnica muchas mujeres van a poder realizar sus sueños”, ha señalado Ana, mientras que el padre del bebé, David de 30 años, solo ha manifestado estar “más asustado que el niño”.

Tanto Remohí como Meseguer han coincidido en señalar que esta tecnología, que supone una “revolución” y es el “futuro”, ha sido utilizada en humanos por primera vez en el mundo en el IVI, ya que hasta el momento solo se había experimentado en animales, concretamente en ganado.

Fuente: 20minutos.es

El embryoscope es una incubadora con un microscopio que permite seguir la evolución de los embriones fotografiándolos a intervalos regulares. Esas imágenes permiten ir evaluando su desarrollo y diferenciar los que podrían tener un mejor potencial para evolucionar de los que no lo tienen.

Esta incubadora y el seguimiento del desarrollo no mejora a los embriones, simplemente permite saber, por ejemplo, si al momento de la transferencia, tuviéramos tres embriones de buen aspecto, cuál de ellos tiene mayor potencial. A partir de ahí, se podrá tomar una decisión respecto de cuál y hasta decidir transferir uno solo si los tres son iguales en su evolución hasta ese momento. Esto resulta especialmente útil en países en donde la reglamentación en vigencia limita el número de embriones a transferír, independientemente de la opinión médica o científica que deba a ser aplicada para el caso particular.

El disponer de un buen programa de criopreservación, permite conservar de manera eficiente los embriones no transferidos, permite minimizar el pequeño margen de error que podría presentarse al seleccionar los embriones con la técnica convencional. De esa forma en el caso de que se transfiriera un embrión que no es tan apto y al más apto lo congela, lograr el embarazo con la transferencia en un próximo ciclo y no con el que transfirió en fresco.

En conclusión, este equipamiento es interesante, pero no mejora los resultados, permite saber más a la hora de decidir cuál o cuáles embriones transferir y conocer a priori la mejor o menor chance de resultar en un embarazo, pero definitivamente no mejora los resultados por sí mismo. Es importante aclararlo porque los pacientes a los que no se les realice el tratamiento con un equipamiento semejante podrían llegar a pensar que están teniendo menores posibilidades, lo cual no es cierto.

Dr. R. Sergio Pasqualini is powered by WordPress y Halitus Instituto Médico
Asista a nuestro programa de televisión semanal sentirypensar.com.ar