Tag Fertilidad

Por primera vez en el país, dos hombres tuvieron un hijo con un vientre prestado 0

Jun25

Nuevas familias. Mañana se celebra el Día el Padre. Lo lograron gracias a un tratamiento de fertilización asistida. Utilizaron un óvulo donado y el embrión lo gestó una amiga que prestó su vientre.

Papá, papá y un hijo de tan solo 15 días. “Es como enamorarse de nuevo”, dicen a dúo, embelesados por la ternura del bebé. Le acarician sus pequeñas manos, se preguntan si debería estar más abrigado y calculan el tiempo que falta para que tome su próxima mamadera. Están felices por haber podido formar una familia, por haber cumplido un sueño que creían imposible. En los últimos cuatro años buscaron y analizaron distintas alternativas para poder ser padres: adoptar en el país o en el exterior, o alquilar un vientre en Estados Unidos o en la India. Finalmente eligieron el camino que consideraron “certero”: el pequeño Juan Pablo fue concebido en el vientre de una amiga de la pareja que, desinteresadamente, se ofreció para gestar el embrión que incluyó un óvulo donado.

El nacimiento del hijo de Nacho (34) y Leo (42) es un caso inédito de maternidad subrogada. ¿Por qué? Porque es el primer caso en el que dos hombres tienen un hijo gracias a la ovodonación y a una madre sustituta, todo realizado en el país. Es que si bien hay antecedentes de parejas homosexuales que fueron padres, esos embarazos se realizaron a través de vientres alquilados en el exterior, algo que está prohibido en el país.

Hace 8 años que Nacho y Leo están juntos. Las ganas de crecer, de multiplicarse, de tener trascendencia, “de no llegar a viejos y estar solos”, como ellos mismos repiten, se hicieron fuertes hace cuatro años. Se casaron el año pasado, cuando Juan Pablo llevaba cuatro semanas en la panza sustituta. “Nos casamos embarazados, de apuro”, bromean. Y las risas dejan paso a la emoción que rápidamente se observa en sus ojos: “Soñamos con ser padres, algo que nuestras familias y amigos siempre apoyaron”, dicen con alegría y recuerdan que la gran noticia la dieron en Nochebuena.

El tratamiento se realizó por completo en Halitus, uno de los principales centros especializados en reproducción asistida de la Capital, donde aseguran que no paran de recibir consultas de parejas hetero y gay para someterse a este tipo de procedimientos. “Desde abril de 2013 recibimos 83 consultas, de las cuales 17 corresponden a parejas gay. Se hicieron 10 tratamientos, de esos embarazos uno no prosperó, hubo 6 nacimientos –uno de esos bebés es Juan Pablo, el único de una pareja de dos hombres– y quedan dos en curso”, detalla a Clarín, Sergio Pasqualini, director del centro.

“Desconocíamos esta posibilidad de ser padres. Y los tres (incluida la madre sustituta) pudimos transitarla con mucha seguridad”, cuentan a Clarín.

Lo hicieron con el apoyo del equipo médico dirigido por la doctora Florencia Inciarte, la contención psicológica de Patricia Martínez y el asesoramiento legal de la abogada especialista en derecho internacional de familia, Fabiana Quaini.

Pero esta historia no termina aquí y seguirá camino en la Justicia. Es que en principio, en la partida de nacimiento de Juan Pablo figura como madre la mujer que dio a luz (la legislación argentina considera madre a la mujer que da a luz). Y como padre, uno de los dos hombres. Ese documento será impugnado y judicialmente se pedirá que lleve el nombre de los dos papás.

Dicen que se trata de un caso no regulado. “Es necesario rectificar la partida de nacimiento del niño. Pero estamos ante un caso en el que falta una regulación expresa que autorice”, explica Quaini.

La cuestión médica tampoco fue fácil. Hubo dos intentos de transferencia de embriones que fallaron:en enero de 2014 y a los cuatro meses. Y en ese momento hasta se pensó en cambiar de gestante. Pero la tercera fue la vencida. “Se transfirieron dos embriones con espermatozoides aportados por los dos integrantes de la pareja, sin saber cuál es de quién”, apunta Pasqualini. Nacho y Leo aclaran: “No es importante saberlo, como tampoco queremos saber de la procedencia del óvulo donado. Queremos ser padres. Nada más”.

Con esa convicción, vivieron el embarazo: estuvieron en los controles, ecografías, y por supuesto en la sala de parto. “Fue increíble. En la vida podremos agradecerlo”.

El Art. 19 de LA Reforma del Código Civil y el futuro 2

Abr16

Cuando Costa Rica, prohibió el uso de estas técnicas en el año 2000, nueve parejas recurrieron a la Corte Interamericana de Derechos Humanos en recurso de queja y en el 2012, ese fallo dejó sentado, con los argumentos correspondientes, que el estatus de persona lo adquiere el embrión después de la implantación, diferenciándolo claramente de aquel embrión formado por estas técnicas pero no transferido. Sin embargo, en su último paso por el Senado el año pasado, el proyecto de Reforma del Código Civil en su artículo 19 planteó algo distinto y en breve vuelve al recinto.

El embrión congelado es un tema que forma parte de las técnicas de fertilización asistida al día de hoy y que siempre lo será. El tema es qué hacer con esos embriones congelados porque la realidad es que a nivel mundial los embriones congelados aumentan en cantidad inevitablemente porque las técnicas se hacen cada vez más. Hay un tema real que es ¿qué es el embrión antes de transferirlo? Por qué es importante, porque esa consideración es necesaria en el marco de una realidad de las técnicas de fertilización in Vitro.
Cuando surgieron las técnicas de fertilización asistida de alta complejidad, al día de hoy la mayor parte de los tratamientos se realizan con estimulación ovárica. Es decir, la mujer normalmente produce un solo óvulo por mes, y nosotros lo que hacemos es estimular esos ovarios que responderán más o menos de acuerdo al a reserva ovárica. Se punzan los folículos, se obtienen esos óvulos y los que reúnen las condiciones adecuadas de maduración y estado se los coloca con los espermatozoides. A las 16-20hs se verifica si hubo fertilización y se chequea la evolución de esos embriones hasta el momento de la transferencia. No todos los óvulos fertilizan, no todos los embriones evolucionan en los primeros 5 días del desarrollo en el laboratorio. Eso dependerá de la materia prima: óvulos y espermatozoides. Por lo tanto es impredecible y es rarísimo, por ejemplo, si se obtuvieran 10 óvulos, que fertilicen los 10, que se obtengan 10 embriones y 10 bebés, hay siempre un descarte natural mayor o menor, dependiendo de la calidad de los óvulos y los espermatozoides. Tanto es así que tal vez, uno hace una fertilización in Vitro, se obtienen 20 óvulos, 15 embriones, nace un bebé y quiere decir que hubo un solo óvulo que fue capaz de dar un embrión viable. Esto hace que llegado el momento de la transferencia de los embriones nos encontremos en ocasiones con más embriones de los que deberíamos transferir para evitar un embarazo múltiple y en ese caso, es necesario hacer algo con los embriones no transferidos. Ese algo es la criopreservación: para dejarlos en un estado en el cual, llegado el momento, uno pueda decidir descongelarlos y transferirlos. Puede pasar si fue un procedimiento fallido o, si el procedimiento fue un éxito y quiere tener otro bebé, y puede pasar que -por algún motivo- esa pareja no quiere recurrir a ellos por diferentes circunstancias.

Algo de historia y de Derecho

El 28 de noviembre de 2012, la Corte Interamericana analiza qué es la concepción y entiende que cuando habla de concepción, lo hace no entendiéndola como el momento de la fertilización de un óvulo por un espermatozoide sino como el momento en que esa fertilización se transfiere en el cuerpo de la persona y se produce la implantación o anidación. Paradójicamente esto sucede un año antes de que en Senadores de nuestro país se aprobara una reforma del artículo 19 del Código Civil que no condice con lo que dijo la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que es quien interpreta el Pacto de San José de Costa Rica, que como país la hemos ratificado y forma parte de nuestro bloque constitucional, como explican muchos expertos en Derecho.

Sin embargo, la última votación en Cámara de Senadores generó una situación compleja: esta última votación en el Senado se contrapone con lo que ellos mismos votaron hace poco al aprobar la Ley de Cobertura de técnicas de reproducción humana asistida, donde se contempla la cobertura de las técnicas de fertilización in Vitro y la criopreservación de embriones. Esta votación reciente generaría complicaciones y provocaría seguramente que volvieran a judicializarse los casos porque daría espacio a otras posturas respecto de qué es la concepción y cuándo comienza la vida. Nuevamente, más allá de las posturas religiosas o metafísicas, es importante que pensemos en la gente que busca un embarazo, que los Diputados/as Nacionales piensen en esas personas sin perder de vista que el Código Civil debe regular las relaciones civiles de las personas y que de aprobarse esta última modificación, volveríamos a dejar a muchas personas que buscan embarazo fuera de las posibilidades de la Ley de Cobertura aprobada con tantos bríos el año pasado y redactada sobre la base de una Reforma del Código Civil que se aprobaría sin esta última modificación que se hizo en Senadores recientemente. Pensemos en los pacientes.

Más información:

Cáncer-Fertilidad-Criopreservación-Esperanza 10

Feb4

Una doble apuesta a la vida

Cada 4 de febrero, la OMS apoya a la Unión Internacional contra el Cáncer y promueve la prevención y el aumento de la calidad de vida de quienes padecen tan difícil enfermedad.

La ciencia ha avanzado mucho en disminuir los efectos adversos de los tratamientos contra el cáncer y en desarrollar medidas terapéuticas y/o preventivas -como en el caso de la fertilidad- para permitirles llevar una vida plena al finalizar el tratamiento.

Sin embargo, aún hoy los procedimientos utilizados para tratar el cáncer son muy agresivos y pueden provocan la pérdida de la capacidad reproductiva del paciente. Es por ello que desde el año 2010 en FUNDACIÓN REPRO llevamos adelante con gran esfuerzo la campaña solidaria y asistencial “PRESERVAR SUEÑOS”. Esta campaña está destinada a brindar un servicio asistencial gratuito de vitrificación de gametos para pacientes oncológicos con escasos recursos económicos y a crear conciencia en el ámbito médico de la importancia de integrar el cuidado de la fertilidad en el plan principal del tratamiento que el paciente y su oncólogo trazarán desde el primer momento.

Hoy en día, la vitrificación de óvulos y espermatozoides permite preservar las células reproductoras de los pacientes oncológicos otorgándoles la posibilidad de que, una vez finalizado el tratamiento, puedan CONSERVAR el sueño de ser padres. “PRESERVAR SUEÑOS” es esperanza de amor, esperanza de VIDA.

Fertilización: 35 años después del primer bebé de probeta 0

Jul26

Se cumplieron 35 años del nacimiento de Louise Brown, el primer bebé de probeta. Al día de hoy, se calcula que casi 5 millones de bebés han nacido en el mundo por distintas técnicas de reproducción asistida, según datos del Instituto Karolinska que entrega los premios Nobel a la Medicina. Nuestro país acompaña estos avances con la reglamentación de la Ley de cobertura de Fertilización Asistida.

El matrimonio de Lesley y John Brown, había intentado concebir -sin éxito-r durante nueve años. Lesley tenía ambas trompas de Falopio obstruidas pero gracias a investigaciones llevadas a cabo por el Dr. Patrick Steptoe y el Dr. Robert Edwards – este último galardonado con el Premio Nobel de Medicina– el 25 de Julio de 1978 vería nacer a su primera hija, Louise.

En aquellos años el tratamiento era experimental y consistía en fecundar dentro de una placa de Petri el óvulo extraído de la mujer con el esperma de su marido para, luego de dos días de cultivo in vitro, devolverlo al útero materno. En aquel momento se vivió como un milagro pero hoy es una realidad para muchísimas parejas que deben recurrir a la fertilización asistida y se acercan a consultarnos.

Los cambios más relevantes

Desde entonces, yo mismo vi cómo las técnicas de fertilización asistida se difundieron cada vez más rápidamente: en 1978 nace Louise Brown, en 1981 nace el primer bebé producto de FIV en Estados Unidos, en 1982 en Francia y en 1986 en Argentina.

El advenimiento de estas técnicas generó también la posibilidad de realizar tratamientos en mujeres que tenían fallas ováricas y esto se tornó una necesidad, de esta manera en 1984 se da el primer nacimiento producto de un óvulo donado.

En paralelo, se produce en 1984 en Australia el primer nacimiento de embriones congelados. Otro gran hito en estas técnicas, porque daba la posibilidad de que los embriones que no se transferían podían ser criopreservados con éxito para ser utilizados a posteriori. En Argentina, el primer embarazo se realiza en 1992 y es un orgullo poder afirmar que lo logramos en nuestro instituto.

En 1988 se produce a nivel mundial el primer nacimiento con una técnica llamada SUZI. Consiste en inyectar espermatozoides por debajo de la cubierta del óvulo, que se llama zona pelúcida, y por fuera de su membrana. Pero en 1992, fue desplazada por la llegada del ICSI -inyección intracitoplasmática- que consiste en introducir un solo espermatozoide dentro del citoplasma de cada óvulo maduro utilizando una aguja de cristal muy delgada.

También en 1988 a nivel mundial se logran espermatozoides aspirados de  conductos eferentes mediante una simple punción, un procedimiento que antes se llevaba a cabo a partir de un microcirugía.

En 1993 se logra el primer embarazo mediante óvulos madurados in vitro. Esta técnica resulta útil por ejemplo, en casos de poliquitosis ovárica –donde la mujer tiene muchos microfolículos – su respuesta a la estimulación ovárica es muy intensa y puede llegar a ser perjudicial. Los óvulos inmaduros se obtienen sin estimulación, o bien mediante una estimulación mínima.

En 1997 por primera vez a nivel mundial, en nuestro laboratorio se encontró que los embriones que se desarrollan más rápido, en un 70% terminan siendo varones. El estudio se repitió posteriormente en otros lugares en el mundo confirmando nuestros resultados.

En el 2000 en un estudio hematológico logramos por primera vez concluir que los marcadores de la coagulación de la sangre tenían relación existente con los abortos recurrentes. Además, sabemos también que esto repercute en fallas de implantación.

Y en ese mismo año tuvimos el primer nacimiento mundial y en Argentina de un bebé producto de embrión obtenido de óvulos criopreservados con técnicas desarrolladas por nuestro laboratorio: se modificó el medio de criopreservación, reemplazando el cloruro de sodio por cloruro de colina y eso mejoró la técnica del congelamiento de los óvulos –significando un importante avance hasta que posteriormente se desarrollo e impuso la técnica de vitrificación.

En el 2009 nació el primer bebé de la Argentina- en nuestro instituto-  producto de óvulos vitrificados en un programa de ovodonación y en 2012 logramos un nacimiento gemelar producto de óvulos que permanecieron congelados durante 12 años: lo cual implica el período más largo registrados hasta ahora a nivel mundial. Esto demuestra de manera concreta la importancia de congelar óvulos cuando se es joven para poder preservar la fertilidad si por algún motivo debe postergarse la maternidad.

Hoy en día estas técnicas forman parte de la vida cotidiana. Existen muchísimos centros que utilizan los mejores avances a nivel mundial. Pero creo que el paso más grande en nuestro país fue el de la Ley de cobertura de Fertilización asistida y su reglamentación, sin duda, aunque la aprobación del proyecto de reforma del Código Civil y la posibilidad luego de que exista una ley específica sobre las técnicas que se utilizan sería un avance aún mayor. Al día de hoy, los avances científicos más importantes tal vez ya hayan tenido lugar pero aún hay camino por recorrer.

40% de las mujeres con dificultades para lograr el embarazo padecen de Endometriosis 0

Feb28

Tienen endometriosis el 40% de las mujeres con dificultades para lograr el embarazo y el 8% al 10% de las mujeres en edad reproductiva.

El endometrio – la capa interna del útero- pierde su parte superficial, esto es lo que se descama todo los meses y produce la menstruación. La endometriosis es ese tejido endometrial ubicado por fuera de la cavidad uterina, en la cavidad peritoneal, en la pelvis, puede ser a distancia también- cosa menos frecuente- y puede ser en forma de quistes en los ovarios cuyas imágenes ecográficas son características y posibilita realizar el diagnóstico por ecografía.

Debe prestarse atención a dolores menstruales muy fuertes, dolores durante el coito, inflamación y sangrados irregulares o dismenorrea. Pero el diagnóstico cierto, cuando la endometriosis es peritoneal- que es la más frecuente- se realiza por laparoscopía. La endometriosis peritoneal consiste en la generación de focos implantados de este endometrio en la cavidad peritoneal, causados por la sangre que refluye por las trompas en el momento de la menstruación y que por algún motivo inmunológico, por problemas a nivel del endometrio o de la receptividad de ese peritoneo, implanta allí y produce la endometriosis. Esto es lo que presentan el 40% de las mujeres que consultan buscando embarazo y el 8% al 10% de las mujeres en edad reproductiva, es decir, es algo muy frecuente.

Laparoscopía ¿sí o no?

Ahora, la laparoscopia, que es la forma certera de diagnosticar la endometriosis, formaba parte de los diagnósticos siempre y, no tantos años atrás, luego llegábamos a hacer hasta seis inseminaciones para ver si resultaba el embarazo y recién entonces realizábamos tratamientos de fertilización in Vitro. En el día de hoy, se hacen 2 ó 3 inseminaciones únicamente y si no dan resultado, se pasa a la realización de fertilización in Vitro porque, con esta técnica, se obtienen más datos para el diagnóstico que la inseminación fallida no da. Por lo tanto, si las trompas son permeables y la cantidad de espermatozoides aceptable y la paciente califica para una inseminación, sabemos que la inseminación intrauterina puede resultar en embarazos en mujeres que posean endometriosis. Por otra parte, los mecanismos de la infertilidad relacionados a la presencia de endometriosis dependen en gran parte, del grado que presente la paciente. Hay estudios que sugieren que la presencia de endometriosis, incluso leve, de grado I o II, provoca un proceso inflamatorio que dificulta el buen funcionamiento ovárico, tubárico, peritoneal y endometrial generando que la génesis folicular, la fertilización y la implantación sean defectuosas.

Sin embargo, hay más estudios que observan la relación entre endometriosis moderada  y severa son causante de infertilidad. Las adherencias que provoca una endometriosis de mayor grado pueden ser causantes de una reducción de la fertilidad impidiendo la liberación del ovocito, bloqueando el ingreso de los espermatozoides en la cavidad peritoneal o inhibiendo la llegada a las trompas de Falopio. Y muchas veces, las cirugías anteriores llevan a enfrentar una paciente con un solo ovario o incluso con cirugías conservadoras de quistes ováricos que presentan baja respuesta a la estimulación ovárica y bajas tasas de embarazo. A la hora de evaluar un tratamiento para la infertilidad es necesario tratar cualquier otra causa probable, evaluar la edad del compañero, el grado de endometriosis y otras variables en cada caso particular para determinar luego cuáles serán los pasos a seguir con esa pareja que busca embarazo.

Entonces, en muchos casos, saber si la mujer tiene o no tiene endometriosis cuando encaramos un tratamiento de infertilidad no es relevante siempre y cuando saber ese diagnóstico no cambie la conducta: las inseminaciones- si es que están dadas las condiciones- para luego pasar a una fertilización in vitro.

Cuando se realiza una laparoscopía y se encuentra endometriosis, es un hallazgo pero no puede decirse que eso es lo que impedía lograr el embarazo, se lo tiene en cuenta. Si bien la cirugía es una de las posibilidades de tratamiento, no siempre es la mejor opción. Ha cambiado radicalmente la conducta, se sigue haciendo en muchos casos la laparoscopía pero no siempre, y no está mal porque el manejo con respecto a si es importante saber si tiene o no endometriosis dependerá del caso en particular. Porque la mujer que tiene endometriosis puede lograr el embarazo desconociendo que poseía algún grado de endometriosis o aún conociendo su existencia; puede existir otro grupo que no logrará el embarazo por otros motivos y finalmente, un grupo no logrará la gestación a causa de esta dolencia. Los tratamientos posibles son absolutamente individuales y dependen fundamentalmente de las características y deseos de la mujer y del grado y tipo de endometriosis que presente. Es decir, a evaluar caso por caso según la forma del  manejo de cada especialista y según las características puede diferir la conducta y puede existir más de un camino posible para beneficio del paciente.

El calor afecta la producción de espermatozoides 10

Feb25

Para la normal producción de espermatozoides, la temperatura del escroto debería estar 2.2Cº por debajo de la temperatura intra abdominal. Las temperaturas elevadas dentro de los testículos pueden derivar en efectos adversos en la espermatogénesis. Recomendaciones para el hombre que está buscando lograr un embarazo.

Si bien se sae que la mayor parte de las causas de la infertilidad masculina están relacionadas con causas genéticas y se traen desde el nacimiento, también está probado que puede ser afectada por el medio ambiente, los pesticidas y la exposición a distintos tipos de químicos o altas temperaturas.

El efecto del calor en la producción espermática ha sido fuertemente documentado a lo largo de los años. Hoy se sabe que puede llevar a la oligospermia -baja cantidad de espermatozoides en el eyaculado-, astenospermia – alteración en la función de los espermatozoides- y teratozoospermia – alteración en la forma de los espermatozoides. Pero, si bien algunos estudios hacían hincapié en que durante el verano las altas temperaturas podían incidir en la cantidad y calidad del esperma, otros tantos mostraron lo contrario. Lo que hoy en día puede asegurarse es que el calor testicular afecta la producción espermática y hay recomendaciones específicas que podrían hacerse.

Recomendaciones:

Evitar saunas, jacuzzis y baños de inmersión. Varios estudios han mostrado que el calor provocado por este tipo de baños puede afectar la calidad del esperma. Sin embargo, también ha sido probado que el efecto negativo es absolutamente reversible en pocas semanas.

Evitar realizar algunos deportes como ciclismo por muchas horas puede provocar una subida de temperatura en el escroto afectando la producción espermática y su movilidad, según distintos estudios.

Algunos investigadores han concluido que el uso reiterado de la computadora portátil sobre el regazo puede provocar variaciones en el esperma. Es que las portátiles sobre las piernas elevan la temperatura de los testículos por sobre lo recomendado. Siempre es mejor utilizar la computadora portátil sobre una mesa.

El uso del teléfono celular –especialmente en la cintura- durante gran cantidad de horas podría provocar un descenso en la movilidad y cambios en la morfología espermática, según demostraron distintos estudios norteamericanos y españoles.

Evitar el uso de ropa ajustada –especialmente ropa interior- porque ésta favorece el aumento de la temperatura del escroto disminuyendo la producción de esperma.

Varicocele. Es frecuente causa de infertilidad masculina (15% de la población general). Es una dilatación venosa anormal que se desarrolla en el cordón espermático. Esta afección puede modificar el normal flujo sanguíneo de la zona, alterando la temperatura con sus consecuencias sobre la producción espermática.

Algunos oficios y trabajos exponen los genitales masculinos a altas temperaturas (trabajar con calderas u hornos, ser panadero, camionero, bailarín).

Factores de riesgo para la fertilidad masculina:

  • Exposición a tóxicos o sustancias peligrosas.
  • Consumir marihuana, altas dosis de alcohol o tabaco.
  • Algunos medicamentos recetados para la psoriasis o úlceras.
  • Exposición de los genitales a altas temperaturas.
  • Paperas luego de la pubertad.
  • Presencia de varicocele.
  • Desórdenes hormonales.
  • Alteraciones del peso corporal/Obesidad
  • Testículos que no han descendido.
  • Historia de infección genital.

El primer paso para vencer la infertilidad es la información. Saber cuáles son los factores de riesgo e informárselos al médico es, tal vez, el primer paso hacia la solución.

Junio: mes del cuidado de la fertilidad 0

Jun5

Durante todo junio y por iniciativa de la American Fertility Association (AFA) se celebra el Mes Internacional del Cuidado de la Fertilidad. Halitus se suma a esta iniciativa con una serie de actividades. Las actividades estarán enfoncadas a incentivar la consulta de primera vez, concientizar a las mujeres sobre la importancia de realizar una planificación reproductiva en un contexto de decisión informada y convocar a los nacidos de técnicas de reproducción asistida.

Promover la preservación de fertilidad significa ir un paso más allá de la medicina asistencial. Significa un compromiso social y una responsabilidad como proveedores de salud en donde la educación en la anticipación de patologías evita reales complicaciones a futuro. Preservación de la fertilidad va de la mano de criopreservación. Durante muchos años hemos demostrado los mejores resultados con criopreservación de óvulos ubicándonos definitivamente como el centro con más experiencia en el área.

Mes de la fertilidad

Mes de la fertilidad

El mes del cuidado de la fertilidad es una oportunidad para exponer lo crítico que se ha vuelto la infertilidad en los últimos años. La vida moderna nos impone ritmos y desafíos que se agregan a las causas tradicionales de la enfermedad. Ciertas conductas sociales, el abuso de drogas, alcohol y cigarrillo y su combinación con dietas poco equilibradas o exceso de trabajo y estrés son causas frecuentes de esterilidad.
La postergación de la maternidad, es decir, diferir la idea de tener un hijo al límite de lo biológicamente posible sin previsión del verdadero estado de la salud reproductiva, es también una práctica actual. Este aplazamiento social genera enfermedad en un momento del ciclo de vida reproductivo de la mujer en donde, en realidad, es natural que no se pueda concebir. A su vez, los estados mentales como la depresión y el estrés tienen un gran impacto en la complicación de la patología y su tratamiento.
Esta noción nos ha llevado a ver la salud reproductiva desde otra perspectiva, una perspectiva más integral: por un lado la prevención y, por otro, la noción de que los aspectos mentales, emocionales y físicos de la infertilidad están entrelazados y no pueden dejarse de lado.

Junio será un mes destinado a la acción, un momento único para difundir la importancia de la prevención y un enfoque multidisciplinario de la infertilidad. Nuestro compromiso y esfuerzos combinados ayudarán a traer claridad y sensibilidad sobre la importancia de evaluar y preservar la fertilidad a futuro.

Dejar de fumar es clave: te cuidás vos y cuidás al bebé y a tu fertilidad 0

May20

Las mujeres fumadoras tienen un 40% menos posibilidades de quedar embarazadas. Y el 11% de las que están en la “dulce espera” siguen atadas al cigarrillo. Cuáles son las posibles consecuencias

El tabaquismo, la primera causa de muerte evitable en el mundo, no sólo aumenta el riesgo de padecer enfermedades. Además, reduce la fertilidad y eleva el riesgo de tener complicaciones durante el embarazo.

¿Cómo incide el tabaquismo en la salud de la mujer, de aquella pareja que busca un bebé y de un bebé por nacer cuya madre es fumadora? ¿Cuáles son los tratamientos posibles y las consecuencias de seguir fumando?

Existen distintos tipos de tratamientos para dejar de fumar: la intervención breve, las intensivas, la entrega de material de autoayuda, entre otras. Sólo dos tercios de los pacientes dejan de fumar sin ayuda. Y esto requiere de alerta porque se calcula que en la actualidad el consumo de tabaco es responsable de 5 millones de muertes anuales y que esta cifra puede duplicarse para 2030.

¿Qué pasa cuando la salud afectada incide en la relación de pareja, como en los casos de infertilidad? Investigaciones han mostrado que el tabaquismo resulta en una reducción de la fertilidad y la fecundidad, ya sea que fume uno o los dos miembros de la pareja. Es importante hacer una consulta obstétrica o de fertilidad sobre si fuman o no para abordar el problema y ayudarlos a dejar el vicio.

Si bien la mayoría de las mujeres dejan de fumar al saber que van a tener un hijo, algunos estudios mostraron que en nuestro país un 11% continúan fumando durante el embarazo.

Tabaquismo y fertilidad

En todo el mundo, alrededor de un tercio de las mujeres en edad de concebir son fumadoras. Según la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva, la nicotina y otras sustancias químicas tóxicas presentes en los cigarrillos son dañinas para la fertilidad. Interfieren con la capacidad del organismo de producir estrógenos (una hormona fundamental para regular la ovulación) y puede hacer que los óvulos sean más vulnerables a las anomalías genéticas.

Las toxinas que libera el cigarrillo y su efecto sobre los vasos sanguíneos afectan las glándulas endócrinas y los órganos reproductores como el ovario y el testículo. Por eso, es importante hablar de la relación directa entre el tabaquismo y la disminución de la fertilidad. Se calcula que hace que las mujeres tengan cerca de 40% menos posibilidades de quedar embarazadas.

El cigarrillo provoca:

*  Flujo sanguíneo reducido a nivel de los genitales, que contribuye a la sequedad de la vagina y otros problemas sexuales.

*  Disminución del número de óvulos debido a su destrucción en los ovarios antes de que alcancen la madurez.

*  Alteraciones de la liberación de las hormonas.

*  Disminución de la motilidad de la trompa de falopio y enfermedad tubárica.

*  Disminución de la capacidad de implantación del embrión.

Además, las mujeres que fuman durante el embarazo tienen tres veces más probabilidad de tener bebés con bajo peso al nacer y es mayor su riesgo de sufrir abortos, dar a luz bebés sin vida o con malformaciones fetales y su volumen de leche es menor y de más baja calidad.

En el caso de los hombres, el tabaquismo puede generar alteraciones en los niveles hormonales que controlan la fertilidad. Provoca una disminución en la calidad del semen y una reducción de la cantidad de espermatozoides, su movilidad y variaciones en su morfología.

Los estudios muestran que los componentes del humo de cigarrillo pueden aumentar el riesgo de ruptura prematura del saco amniótico y, si bien no hay evidencia acerca del rol del tabaco en el desarrollo de las anomalías de inserción placentaria, se presenta placenta previa con mayor frecuencia en las fumadoras.

Es importante resaltar que la mayoría de las mujeres después del parto, si no se trabaja para que mantenga la abstinencia, vuelve a fumar.

La exposición al humo de tabaco ajeno es un problema de salud pública. En las mujeres, ese humo es causa probada de cáncer de mama- aumenta el riesgo entre un 40 y un 70%-, particularmente si son expuestas a edades tempranas. Las mujeres embarazadas expuestas al humo de tabaco ajeno tienen mayor riesgo de presentar parto pretérmino y bebés de bajo peso al nacer.

Después de leer todo esto… ¿Necesitás más razones para dejar de fumar?

Cumplió 32 años el primer “bebé de probeta” y las controversias continúan 0

Jul25

El 25 de julio de 1978 nacía Louise Brown la primera “bebé de probeta”, convirtiéndose en uno de los logros médico-científicos más importantes de la segunda mitad del siglo XX. Este nacimiento fue particularmente “feliz” porque sentó las bases para el desarrollo clínico de la medicina reproductiva, que diera lugar al nacimiento de un estimado de 4,3 millones de bebés en el mundo.

Pero esto que denominamos de “feliz nacimiento” no estuvo ajeno a controversias, idas y venidas, falta de financiación y situaciones de preconceptos que, entre otras cosas, sólo resultó en demoras en la obtención resultados satisfactorios y concluyentes.
En su última publicación, la revista científica Human Reproduction revela que las investigaciones de los británicos Robert Edwards y Patrick Steptoe, científicos que hicieron posible el nacimiento de Louise, se vieron repetitivamente obstaculizadas por tecnisismos y preconceptos. Trabas que provinieron tanto de parte de la burocracia inglesa así como de la comunidad médica más conservadora que entendían que tanto Edwards como Steptoe no tenían el “pedigree” suficiente:  “Steptoe provenía de un hospital secundario del norte, mientras que Edwards, aunque era de Cambridge, no era profesor ni estaba médicamente cualificado”.  Finalmente recurrieron y recibieron financiación y apoyo privados. Paralelismo absoluto con  lo que ocurriera con la “píldora anticonceptiva” que recibió principalmente apoyo privado para su desarrollo e investigación.

Hasta hoy se creía que el Consejo de Investigación Médica (MRC) de Gran Bretaña – organismo gubernamental responsable en la distribución de fondos para proyectos médicos- había rechazado el proyecto en 1970 por cuestiones de simple burocracia. Sin embargo, a partir de ahora quedó claro que otros factores entraron en juego y tuvieron peso suficiente como para rechazar las propuestas.

Lo revelador es que 32 años más tarde y un océano de por medio no podemos dejar de trazar semejanzas con nuestra realidad.  El trabajo de Edwards y Steptoe fue revolucionario en muchos sentidos, entre otras cosas, porque a partir de allí el eje central de la ciencia de la reproducción dejó de ser el control de la natalidad, para pasar a fomentarla. Y la falta de visión del MRC tampoco nos es ajeno.  En numerosas ocasiones, el estado no asume un compromiso ni dirección claras respecto de su rol en medicina reproductiva; las secretarías y agencias de financiación encuentran muy difícil dar crédito a líneas de investigación que se pueden percibir a priori como controvertidas. A nivel legislativo seguimos discutiendo si la infertilidad es o no una enfermedad (¿qué duda cabe?) y de qué manera podría entrar y hasta dónde en el PMO.  Lo importante en todo esto es discutir desde el conocimiento y con la valoración adecuada de estas técnicas, no limitándolas, sino apenas otorgándoles el marco legal adecuado.
Muchas veces las tecnologías innovadoras se perciben de forma ambivalente, especialmente aquellas relativas a la reproducción humana olvidándonos de los beneficios a futuro. Estudios sobre las técnicas de estudios genéticos de preimplantación embrionaria (DPG), sobre células madre y biotecnología se siguen viendo como puramente experimentales obviando su potencial terapéutico.

La ecuación es simple. No deberíamos alejarnos del foco, lo que motiva la investigación y el progreso: a final de cuentas la intención es mejorar nuestra calidad de vida. Hoy Louise formó una familia propia y es madre de un varón de 3 años de edad que fue concebido naturalmente. ¡Feliz cumpleaños Louise!

Conclusiones sobre el primer Sistema de Entrenamiento Especial (SEES) para la infertilidad 1

Jul14

Con la finalización del primer ciclo del Sistema de Entrenamiento Especial (SEES) para la infertilidad y a pocos días de comenzar con un segundo grupo me gustaría hacer un comentario sobre las preguntas más frecuentes sobre el entrenamiento.

¿Cuáles son las características principales del programa desarrollado por Halitus bajo el nombre de Sistema de Entrenamiento Especial (SEES)?

El Sistema de Entrenamiento Especial (SEES) es el resultado de aplicar un enfoque holístico y multidisciplinario que integra la medicina del comportamiento, o Medicina mente cuerpo, Medicina tradicional china y los últimos avances en psicología y “stress management” junto con la experiencia clínica de la medicina reproductiva. Está basado en el modelo psicoterapéutico de las investigaciones científicas sobre la conexión mente-cuerpo desarrollado por la Escuela Medicina de Harvard para la infertilidad. Integra también la experiencia de la Fundación Salud dirigida por Stella Maris Maruso en su Programa Avanzado de Recuperación y Apoyo (P.A.R.A) sumado a nuestra experiencia científica en salud reproductiva. El objetivo es complementar y asistir a los tratamientos de reproducción asistida mejorando sus resultados así como a aquellos pacientes que recién están pasando por búsquedas infructuosas del embarazo.
El entrenamiento tiene una duración de 3 meses y los participantes se ejercitan en la utilización de recursos propios, habilitándose para modificar su química interna generando las drogas endógenas necesarias para optimizar los tratamientos médicos. Así disminuyen los niveles de estrés utilizando técnicas de relajación, inteligencia emocional y espiritual que conecte a las personas con el verdadero propósito de sus vidas. Las técnicas son desarrolladas no sólo con la intención de aumentar las chances de la concepción pero la de incrementar las sensaciones de bienestar general.
Las herramientas o recursos que utiliza son: la Reestructuración Cognitiva, Técnicas Bioenergéticas y de regulación emocional, terapia de imágenes y métodos de relajación y meditación específicos. El objetivo del sistema es entrenar a los pacientes en la movilización de los propios recursos internos a través de la estimulación de sus drogas endógenas.

¿De qué modo interactúan las denominadas terapias complementarias con los sistemas tradicionales?

Los beneficios de la interacción de las terapias complementarias con la medicina clínica (o medicina convencional) surgen justamente a partir de complementar sus diferencias. La denominada medicina convencional está basada en el diagnóstico y tratamiento de la enfermedad con la aplicación del conocimiento científico, la investigación biomédica y la tecnología. La curación está basada en la administración de medicación, cirugía u alguna forma de terapia clínica. Lo más importante es su especificidad. Por otro lado, las terapias complementarias enfocan a la enfermedad como un desequilibrio energético que va más allá de su manifestación clínica o que dicha manifestación es apenas un síntoma de ese desequilibrio. El desequilibrio puede no tener sólo un aspecto físico, sino también mental, emocional y espiritual. Por último, es la persona misma la que contribuye en buena parte al proceso de sanación.
Entonces, así como no podríamos esperar que las terapias complementarias resuelvan un síntoma que tenga origen genético o físico-funcional, tampoco podemos esperar que la medicina clínica lo haga con alteraciones originadas por el estrés o desequilibrios emocionales. Más aún, las mismas situaciones de enfermedad generan situaciones de estrés que en nada contribuye a su curación, agravando el problema y entrando en un círculo vicioso. Finalmente, que la misma persona sea parte de este proceso significará que en el futuro prestará mayor atención a su calidad de vida impactando positivamente en prevención y salud.

¿Hace cuánto se emplea el SEES?

Las investigaciones de medicina del comportamiento o también conocida como medicina mente-cuerpo sobre la infertilidad son tan tempranos como 1987. Centros de fertilidad de reconocido prestigio de Estados Unidos y Europa, como el Boston IVF y la Universidad de Harvard, utilizan programas de medicina mente-cuerpo como parte de la terapia desde hace más de 20 años. En Halitus entendimos la necesidad de integrar este enfoque y en el año 2000 pusimos en marcha un Proyecto que denominamos “Acompañándote”. Este proyecto integraba un grupo de psicólogas y psicopedagogas con el fin de asistir, contener e informar a los pacientes de infertilidad. Paralelamente, nació el Departamento de Psicología, grupos de Co-Ayuda y Yoga en la búsqueda del embarazo. Este año fue que finalmente integramos la Medicina mente-cuerpo, el Sistema de Entrenamiento y Acupuntura como parte de nuestro Departamento de Fertilidad.

¿Qué resultados se obtuvieron al momento?

Aún es muy temprano para arrojar resultados científicos de nuestra experiencia. Nos basamos en estudios de la Universidad de Harvard en los que casi un 25% de mujeres que entraron al programa mente-cuerpo sin signos de depresión (medido con la escala de diagnóstico clínico estándar) lograron el embarazo en los 6 meses siguientes al programa. A su vez, mujeres que entraron al programa con síntomas severos de depresión mostraron una tasa de embarazo del 60%. Por otro lado, sí podemos dar cuenta testimonial de la experiencia individual de las pacientes en dónde además de la contención sienten estar accionando sobre y no simplemente padeciendo la patología. Las herramientas que brinda el SEES para manejar el estrés y los estados de desesperación asociados a la infertilidad son fundamentales. Las participantes pueden dar cuenta de la evolución; pasan de un estado de desesperación y angustia a uno de armonía y control de su realidad. Una paciente comentó: “Del deseo pasamos a la obsesión y el deseo por un hijo pasa a ser el organizador de tu vida. Relegás tus pasiones, tu vínculo, tu familia, te encerrás. El SEES, fortalece tu autoestima, fortalece vínculos, redescubre pasiones, te vuelve a conectar con el sentido de la vida, lo que es volver a gozar, regocijarse y deleitarse”. (Se puede ver la nota completa aquí.)

¿Cómo es la predisposición de los pacientes?

La predisposición no podría ser mejor, ni más celebrada. Desde siempre, buena parte de nuestros pacientes han recurrido a la terapia psicológica o terapias alternativas como reiki, homeopatía, yoga, relajación, etc. como complemento a los tratamientos de fertilidad. Pocas veces el médico estaba en conocimiento de ello. En la mayoría de los casos, con la sensación de que fuese algo clandestino, dejándolo bien afuera de la consulta por temor a un reto por parte del médico. De ahí también nuestra inquietud por incorporar estas técnicas: para que realmente actúen de complemento al tratamiento de un modo ordenado, objetivo y en un ámbito donde sus resultados puedan ser medidos y evaluados.

Dr. R. Sergio Pasqualini is powered by WordPress y Halitus Instituto Médico
Asista a nuestro programa de televisión semanal sentirypensar.com.ar