Tag infertilidad

Ley Nacional de cobertura en Fertilización asistida, la reglamentación: preguntas frecuentes 539

Ago5

El 6 de junio de este año, la tan esperada ley Nacional de fertilización asistida fue promulgada por el Poder Ejecutivo: ley 26.862. El 23 de julio pasado se reglamentó y desde entonces algunas dudas de la gente se repiten: consultan por mail, por las redes, telefónicamente. Aquí adjunto un resumen de las preguntas más frecuentes que hemos recibido, con las respuestas correspondientes. Espero les sean de utilidad. Para quienes quieran leer la reglamentación completa, podrán ver que la publiqué con anterioridad.

Preguntas frecuentes

1- ¿Las prepagas y Obras sociales tienen la obligación de cubrirme ya o hay que esperar a las normas complementarias?
Ya tienen la obligación de cubrir los tratamientos, más allá de que normativas (resoluciones) que emita la autoridad de aplicación tengan por objeto puntualizar cuestiones de logística como todo lo de índole procedimental, tanto entre el usuario y el centro como del centro con las obras sociales o prepagas.

2- ¿La prepaga u obra social puede seleccionar el lugar donde debo realizar mi tratamiento? ¿O si tengo mi médico en otro centro, puedo elegir?
Las prepagas y obras sociales deberán efectuar los convenios correspondientes con los centros especializados y que se encuentren registrados y habilitados según las condiciones y modalidad que establezca la autoridad de aplicación de conformidad con lo expresado en la reglamentación (art. 5). Así, al igual que con cualquier otra prestación, se podrá elegir entre los centros que ofrezca la cartilla, salvo que según el plan se permita un sistema de reintegro. Se recomienda contactarse con su obra social o prepaga a los efectos de verificar que el centro que desea consultar esté en la cartilla. Esto depende de la obra social y de la prepaga.

3- ¿Están cubiertos todos los estudios inherentes a un tratamiento? (Ej: test de túnel, hormona antimulleriana, fibrosis quística, etc)
Se entiende que depende del estudio. La ley cubre los procedimientos y las técnicas de diagnóstico, medicamentos y terapias de apoyo. Por ello, se recomienda consultar a la obra social o prepaga, amén de que esta cuestión sea expresamente prevista en las normativas complementarias que debe emitir la autoridad de aplicación.

4- ¿Los casos de esterilidad secundaria están contemplados?
Si.

5- ¿Es necesario estar casados por ley para acceder a la cobertura?
No, la ley cubre a toda persona, incluso a las personas solas. En caso de parejas pueden estar o no casadas, y ser heterosexuales u homosexuales.

6- ¿Cuáles son los límites de edad para realizar tratamientos?
No hay límite de edad fijado por la ley, por lo que queda sujeto al criterio médico.

7- ¿Cubren baja y alta complejidad? ¿Hay algo que no contemple?
Efectivamente, se cubren los tratamientos y procedimientos de baja y alta complejidad, quedando excluida la gestación por sustitución.

8- ¿Cuántos tratamiento de alta complejidad y cuántos de baja complejidad están cubiertos?¿Si me realizo 4 IIU este año, no podré realizar más tratamientos hasta el año que viene? ¿Y si realizo 3 puedo hacerme un tratamiento de alta complejidad este mismo año?
La ley cubre hasta 4 inseminaciones por año y hasta 3 in vitro en total.
La respuesta a la primera pregunta es no, pero sí el año próximo.
La respuesta a la segunda es sí. Se pueden hacer hasta 3 in vitro si da el tiempo atento a que requiere intervalos de 3 meses.

9- ¿Hay un límite de cantidad de tratamientos totales?
Aparentemente, no habría un límite legal en el número de inseminaciones, que pueden ser hasta 4 por año, pero el límite está en el cuadro que cada paciente presente y en la protección del derecho a la salud. Esta es una decisión que queda librada al saber médico según el cuadro clínico de cada persona/pareja, sabiéndose que si han pasado un número de inseminaciones sin éxito, se debería pasar a una técnica de mayor complejidad.
En cuanto al número de in vitro, es hasta 3 en total.

10- ¿Hay límite de tiempo entre los tratamientos?
No hay límite de tiempo en cuanto a la edad como ya se ha expresado, pero para los tratamientos in vitro se cubren hasta un máximo de 3 y con un intervalo de 3 meses entre cada uno de ellos.

11- ¿Cómo puedo saber si la medicación que me indican entra dentro de lo que la prepaga u obra social me tiene que cubrir? – ¿Toda la medicación está cubierta o hay algún listado en especial?
De conformidad con lo dispuesto en la ley como en su reglamentación, toda la medicación está cubierta. Al respecto, la última parte del art. 8 de la reglamentación dice de manera precisa: “La autoridad de aplicación podrá elaborar una norma de diagnóstico e indicaciones terapéuticas de medicamentos, procedimientos y técnicas de reproducción asistida para la cobertura por el Programa Médico Obligatorio, sin que ello implique demora en la aplicación inmediata de las garantías que establece la Ley Nº 26.862 de acceso integral a los procedimientos y técnicas médico-asistenciales de reproducción médicamente asistida. La ausencia del dictado de tal norma no implicará dilación alguna en la aplicación inmediata de las mencionadas garantías”.

12- ¿Cubren criopreservación de embriones? Si es así, ¿por cuánto tiempo?
Si, se cubre la criopreservación, formando parte del tratamiento “integral” al cual se alude en la ley como en su reglamentación. La ley no fija plazos, debiendo esto ser objeto de una ley especial de técnicas de reproducción humana asistida que regule toda esta práctica médica, más allá de los aspectos referidos y/o relacionados con la cobertura médica.

13- ¿El Diagnóstico genético de preimplantación tiene cobertura?
Este punto no está claro en la ley, por lo que debería consultarse a la obra social o prepaga, pudiendo ser uno de los temas que deberá especificar o aclarar la autoridad de aplicación en las normativas que emita.

14-¿Cubren tratamientos que requieran estudios especiales? (PJ: Columnas de anexina, PICSI, etc…)
Se entiende que depende del estudio. La ley cubre los procedimientos y las técnicas de diagnóstico, medicamentos y terapias de apoyo, pero no dice expresamente si cubre el DGP, como ya se ha respondido con anterioridad, u otras técnicas. Por ello se recomienda consultar a la obra social o prepaga, amén de que esta cuestión sea expresamente prevista en las normativas complementarias que debe emitir la autoridad de aplicación.

15- Según la ley, ¿la ovodonación está cubierta? ¿Y el tratamiento con semen de banco?
Si, tanto la ovodonación como el tratamiento con semen de banco están cubiertos y expresamente mencionados en la ley como en la reglamentación.

40% de las mujeres con dificultades para lograr el embarazo padecen de Endometriosis 0

Feb28

Tienen endometriosis el 40% de las mujeres con dificultades para lograr el embarazo y el 8% al 10% de las mujeres en edad reproductiva.

El endometrio – la capa interna del útero- pierde su parte superficial, esto es lo que se descama todo los meses y produce la menstruación. La endometriosis es ese tejido endometrial ubicado por fuera de la cavidad uterina, en la cavidad peritoneal, en la pelvis, puede ser a distancia también- cosa menos frecuente- y puede ser en forma de quistes en los ovarios cuyas imágenes ecográficas son características y posibilita realizar el diagnóstico por ecografía.

Debe prestarse atención a dolores menstruales muy fuertes, dolores durante el coito, inflamación y sangrados irregulares o dismenorrea. Pero el diagnóstico cierto, cuando la endometriosis es peritoneal- que es la más frecuente- se realiza por laparoscopía. La endometriosis peritoneal consiste en la generación de focos implantados de este endometrio en la cavidad peritoneal, causados por la sangre que refluye por las trompas en el momento de la menstruación y que por algún motivo inmunológico, por problemas a nivel del endometrio o de la receptividad de ese peritoneo, implanta allí y produce la endometriosis. Esto es lo que presentan el 40% de las mujeres que consultan buscando embarazo y el 8% al 10% de las mujeres en edad reproductiva, es decir, es algo muy frecuente.

Laparoscopía ¿sí o no?

Ahora, la laparoscopia, que es la forma certera de diagnosticar la endometriosis, formaba parte de los diagnósticos siempre y, no tantos años atrás, luego llegábamos a hacer hasta seis inseminaciones para ver si resultaba el embarazo y recién entonces realizábamos tratamientos de fertilización in Vitro. En el día de hoy, se hacen 2 ó 3 inseminaciones únicamente y si no dan resultado, se pasa a la realización de fertilización in Vitro porque, con esta técnica, se obtienen más datos para el diagnóstico que la inseminación fallida no da. Por lo tanto, si las trompas son permeables y la cantidad de espermatozoides aceptable y la paciente califica para una inseminación, sabemos que la inseminación intrauterina puede resultar en embarazos en mujeres que posean endometriosis. Por otra parte, los mecanismos de la infertilidad relacionados a la presencia de endometriosis dependen en gran parte, del grado que presente la paciente. Hay estudios que sugieren que la presencia de endometriosis, incluso leve, de grado I o II, provoca un proceso inflamatorio que dificulta el buen funcionamiento ovárico, tubárico, peritoneal y endometrial generando que la génesis folicular, la fertilización y la implantación sean defectuosas.

Sin embargo, hay más estudios que observan la relación entre endometriosis moderada  y severa son causante de infertilidad. Las adherencias que provoca una endometriosis de mayor grado pueden ser causantes de una reducción de la fertilidad impidiendo la liberación del ovocito, bloqueando el ingreso de los espermatozoides en la cavidad peritoneal o inhibiendo la llegada a las trompas de Falopio. Y muchas veces, las cirugías anteriores llevan a enfrentar una paciente con un solo ovario o incluso con cirugías conservadoras de quistes ováricos que presentan baja respuesta a la estimulación ovárica y bajas tasas de embarazo. A la hora de evaluar un tratamiento para la infertilidad es necesario tratar cualquier otra causa probable, evaluar la edad del compañero, el grado de endometriosis y otras variables en cada caso particular para determinar luego cuáles serán los pasos a seguir con esa pareja que busca embarazo.

Entonces, en muchos casos, saber si la mujer tiene o no tiene endometriosis cuando encaramos un tratamiento de infertilidad no es relevante siempre y cuando saber ese diagnóstico no cambie la conducta: las inseminaciones- si es que están dadas las condiciones- para luego pasar a una fertilización in vitro.

Cuando se realiza una laparoscopía y se encuentra endometriosis, es un hallazgo pero no puede decirse que eso es lo que impedía lograr el embarazo, se lo tiene en cuenta. Si bien la cirugía es una de las posibilidades de tratamiento, no siempre es la mejor opción. Ha cambiado radicalmente la conducta, se sigue haciendo en muchos casos la laparoscopía pero no siempre, y no está mal porque el manejo con respecto a si es importante saber si tiene o no endometriosis dependerá del caso en particular. Porque la mujer que tiene endometriosis puede lograr el embarazo desconociendo que poseía algún grado de endometriosis o aún conociendo su existencia; puede existir otro grupo que no logrará el embarazo por otros motivos y finalmente, un grupo no logrará la gestación a causa de esta dolencia. Los tratamientos posibles son absolutamente individuales y dependen fundamentalmente de las características y deseos de la mujer y del grado y tipo de endometriosis que presente. Es decir, a evaluar caso por caso según la forma del  manejo de cada especialista y según las características puede diferir la conducta y puede existir más de un camino posible para beneficio del paciente.

Ley de Reproducción asistida: Carta abierta a la Sra. Presidenta Cristina Fernández de Kirchner 92

Dic5

Sra. Presidenta Cristina Fernández de Kirchner:

Quiero acercarme a Ud.  con humildad y respeto.  Me gustaría hacer mi aporte como médico experto en reproducción asistida con más de 25 años de trayectoria en la especialidad, pero esta vez también como padre y ciudadano comprometido con la problemática de muchas parejas que no pueden acceder a una salud integral.  Parejas que padecen infertilidad y que por falta de disponibilidad de recursos no pueden acceder a tratar su enfermedad. Parejas que, además, luchan contra un enemigo implacable: el tiempo.

Debo confesar que soy  totalmente analfabeto respecto de las costumbres de la arena política y la sanción de leyes. Quizás sea ese mi pecado.  El pasado miércoles 30 de noviembre de 2011 el texto de la Ley de Reproducción Asistida no logró la media sanción necesaria para que sea debatido en el Senado dejando en jaque su estado parlamentario. Faltó tiempo.

Lo que sí se es que el reloj biológico es inexorable. No se detiene, no obedece a ningún parlamento ni sabe de explicaciones. Una mujer, una pareja con chances de lograr éxito en su tratamiento hoy, es una pareja sin esperanzas mañana.

Apelo, pido, ruego a la Señora Presidenta tenga a bien considerar el llamamiento a una sesión extraordinaria para que el proyecto no pierda su estado parlamentario y tenga que volver a debatirse de cero el año próximo.

Quiero asistir a mi próximo congreso internacional y poder jactarme no sólo de nuestra capacidad técnica y calidad de profesionales sino también poder decir con orgullo “Argentina, MI PAÍS,  es el primer país de América que cuenta con una ley de Reproducción Asistida para todos”.

Fertilidad: es importante que los jóvenes consulten 0

Jun1

No es novedoso que las parejas se forman más tarde, que los matrimonios demoran en concretarse y que incluso para quienes formar una familia es algo importante, hoy no es prioritario y a veces tener un hijo queda supeditado por distintas razones a otros proyectos previos como la realización personal o la estabilización laboral. Sin embargo, debemos estar atentos a esta práctica de postergar la maternidad en demasía o sin conocer nuestro real grado de fertilidad al momento de decidir demorar la búsqueda.

Desde hace varios años los especialistas en reproducción venimos analizando nuevas soluciones de reproducción asistida frente a la demora en la búsqueda del primer bebé. Con este retraso, la búsqueda comienza cada vez más cerca del deterioro de la fertilidad e incluso, los tratamientos suelen ser menos eficaces en mujeres de más de 35 años, ya que a esa edad comienza la disminución de la reserva ovárica y baja la calidad de los óvulos y con ello las posibilidades de embarazo.

[yframe url=’http://www.youtube.com/watch?v=IUgUVl7klZw’]

La evaluación temprana de la fertilidad permitiría planear a futuro la familia y el desarrollo de nuevas técnicas abre las puertas para que más parejas puedan cumplir el sueño de tener un hijo. Sin embargo, y en esto los médicos ponen énfasis, es importante que no sea presentada como una forma de demorar la fertilidad en la mujer sino que el éxito de esta técnica debería proveer a la mujer que debe postergar su maternidad, por cualquier razón, la oportunidad de concebir a futuro utilizando sus propios óvulos.

La infertilidad tiene causas diversas y afecta a cerca de un 15% de las parejas en edad fértil pero cada vez más el momento de la maternidad se posterga y esto da lugar a que más factores externos puedan también demorar el logro del embarazo. Si al paso de la edad se le suman factores que pueden intervenir en la fertilidad como es el alcohol o el tabaco, es importante remarcar entre los jóvenes que no es necesario esperar hasta el momento de la búsqueda para estudiar la fertilidad.

Pero ¿hay forma de saber cómo está la fertilidad en personas jóvenes? La respuesta es sí.

En las mujeres

En casos en los que la mujer decide, ya sea por motivos de salud (enfermedad oncológica) o por razones personales, postergar el momento de la gestación, pueden criopreservarse óvulos o tejido ovárico e intentar preservar su fertilidad a futuro. Así, es importante entonces no sólo no postergar la maternidad por razones nimias sino evaluar la fertilidad tempranamente para poder planificar la futura familia. Hoy en día, mediante una ecografía al inicio del ciclo y el análisis de algunas hormonas como FSH -los niveles de FSH se elevan a medida que la mujer envejece-, LH, tiroides y Antimulleriana es posible obtener datos de la reserva ovárica y compararlos con la media de la edad de la mujer. Esto permite a los especialistas evaluar la fertilidad. El ovario femenino y con él la fertilidad femenina declinan a partir de la primera menstruación. Inicialmente ese declive es muy lento pero a la edad de 37 ó 38 años aproximadamente, cuando se cree que el ovario tiene cerca de 25.000 folículos, el descenso de la fertilidad se acelera hasta que alrededor de los 1000 folículos, se alcanza la menopausia, a la edad de 51 o 52 años. Entre las mujeres, para evaluar la fertilidad pueden llevarse a cabo determinaciones hormonales, entre ellas la de la hormona antimulleriana – a diferencia de la FSH, puede ser dosada en cualquier momento, refleja mejor que aquella y acompaña los datos aportados por los niveles de FSH- y una ecografía ovárica al inicio del ciclo. También la hormona FSH, o folículo estimulante es aquella que estimula el desarrollo folicular. Es más baja al comienzo del ciclo y, cuando el ovario empieza a fallar en sus funciones, comienza a subir esta hormona. Por eso es utilizada como un indicador de envejecimiento ovárico. Estos estudios pueden ser analizados en relación a la edad de la paciente y permiten determinar el estado de la reserva ovárica. Si surgiera alguna alarma, podemos aconsejar buscar el bebé sin demora y no dilatar por motivos triviales o intentar congelar óvulos. Pero lo ideal es siempre criopreservar óvulos antes de esa alarma y recordar siempre que el período más fértil de la mujer es alrededor de los 25 años, disminuye lentamente hasta los 30 y algo más hasta los 35, acentuándose a partir de ese momento. Por lo tanto, la mejor edad para pensar en criopreservar son los 28 años y consultar es indispensable para poder hacer una buena planificación.
Incluso hoy en día, ha habido fuertes avances en criopreservación de óvulos que abren nuevas oportunidades. La vitrificación o congelamiento rápido permite no sólo abrir las puertas para pensar en ampliar las posibilidades futuras de embarazo sino que como a la hora de criopreservar, siempre se congelan aquellos de mejor calidad y con mayores posibilidades de seguir siendo viables luego de la descongelación, sean aún más altas las tasas de éxito. Porque el éxito de la vitrificación de óvulos se basa en el congelamiento de óvulos de buena calidad que puedan aún ser viables luego del proceso. E incluso, permite a los especialistas pensar en la creación a futuro de un banco de óvulos. La formación de esos bancos admitiría congelar los mejores óvulos seleccionados mejorando luego las posibilidades de éxito.

En los hombres

La fertilidad y las características sexuales de un hombre son dependientes del funcionamiento normal del sistema reproductivo masculino. Como con otros órganos del cuerpo, si la función normal no ocurre puede ser necesaria la intervención médica. En el caso de los hombres, un simple espermograma, a cualquier edad, permite ahondar en las posibles causas en caso de que el conteo esté por debajo de los niveles normales e incluso, hasta podría permitir detectar entre las causas por ejemplo, la presencia de varicocele, una patología frecuente que consiste en una dilatación venosa anormal que se desarrolla en el cordón espermático y que compromete al 15 % de la población masculina en general. En el caso de los hombres, para quienes hace ya unos años varios estudios establecieron que la edad también jugaba un rol importante en la fertilidad, es recomendable realizarse un espermograma a los 25 años y un chequeo andrológico para, en caso de que se presentara alguna anomalía -un bajo conteo, un varicocele- resolverla con tiempo y sin demora.

Este tipo de consulta preventiva es difícil para las parejas, sin embargo, cuando llegan buscando el embarazo que no viene, piden un control, una evaluación completa y una consulta preconcepcional para saber todas las vacunas y todo aquello que deben tener en cuenta para comenzar la búsqueda. Es importante, cada vez más teniendo en cuenta que la postergación de la maternidad y la paternidad, ya sea por razones, profesionales, sociales o económicas, es cada vez más frecuente, realizar una consulta preventiva. Esta consulta permitiría descartar de antemano un problema o detectar la causa y tratarla y habilitaría a la pareja y a los médicos a manejar su fertilidad a futuro.

Dejar de fumar es clave: te cuidás vos y cuidás al bebé y a tu fertilidad 0

May20

Las mujeres fumadoras tienen un 40% menos posibilidades de quedar embarazadas. Y el 11% de las que están en la “dulce espera” siguen atadas al cigarrillo. Cuáles son las posibles consecuencias

El tabaquismo, la primera causa de muerte evitable en el mundo, no sólo aumenta el riesgo de padecer enfermedades. Además, reduce la fertilidad y eleva el riesgo de tener complicaciones durante el embarazo.

¿Cómo incide el tabaquismo en la salud de la mujer, de aquella pareja que busca un bebé y de un bebé por nacer cuya madre es fumadora? ¿Cuáles son los tratamientos posibles y las consecuencias de seguir fumando?

Existen distintos tipos de tratamientos para dejar de fumar: la intervención breve, las intensivas, la entrega de material de autoayuda, entre otras. Sólo dos tercios de los pacientes dejan de fumar sin ayuda. Y esto requiere de alerta porque se calcula que en la actualidad el consumo de tabaco es responsable de 5 millones de muertes anuales y que esta cifra puede duplicarse para 2030.

¿Qué pasa cuando la salud afectada incide en la relación de pareja, como en los casos de infertilidad? Investigaciones han mostrado que el tabaquismo resulta en una reducción de la fertilidad y la fecundidad, ya sea que fume uno o los dos miembros de la pareja. Es importante hacer una consulta obstétrica o de fertilidad sobre si fuman o no para abordar el problema y ayudarlos a dejar el vicio.

Si bien la mayoría de las mujeres dejan de fumar al saber que van a tener un hijo, algunos estudios mostraron que en nuestro país un 11% continúan fumando durante el embarazo.

Tabaquismo y fertilidad

En todo el mundo, alrededor de un tercio de las mujeres en edad de concebir son fumadoras. Según la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva, la nicotina y otras sustancias químicas tóxicas presentes en los cigarrillos son dañinas para la fertilidad. Interfieren con la capacidad del organismo de producir estrógenos (una hormona fundamental para regular la ovulación) y puede hacer que los óvulos sean más vulnerables a las anomalías genéticas.

Las toxinas que libera el cigarrillo y su efecto sobre los vasos sanguíneos afectan las glándulas endócrinas y los órganos reproductores como el ovario y el testículo. Por eso, es importante hablar de la relación directa entre el tabaquismo y la disminución de la fertilidad. Se calcula que hace que las mujeres tengan cerca de 40% menos posibilidades de quedar embarazadas.

El cigarrillo provoca:

*  Flujo sanguíneo reducido a nivel de los genitales, que contribuye a la sequedad de la vagina y otros problemas sexuales.

*  Disminución del número de óvulos debido a su destrucción en los ovarios antes de que alcancen la madurez.

*  Alteraciones de la liberación de las hormonas.

*  Disminución de la motilidad de la trompa de falopio y enfermedad tubárica.

*  Disminución de la capacidad de implantación del embrión.

Además, las mujeres que fuman durante el embarazo tienen tres veces más probabilidad de tener bebés con bajo peso al nacer y es mayor su riesgo de sufrir abortos, dar a luz bebés sin vida o con malformaciones fetales y su volumen de leche es menor y de más baja calidad.

En el caso de los hombres, el tabaquismo puede generar alteraciones en los niveles hormonales que controlan la fertilidad. Provoca una disminución en la calidad del semen y una reducción de la cantidad de espermatozoides, su movilidad y variaciones en su morfología.

Los estudios muestran que los componentes del humo de cigarrillo pueden aumentar el riesgo de ruptura prematura del saco amniótico y, si bien no hay evidencia acerca del rol del tabaco en el desarrollo de las anomalías de inserción placentaria, se presenta placenta previa con mayor frecuencia en las fumadoras.

Es importante resaltar que la mayoría de las mujeres después del parto, si no se trabaja para que mantenga la abstinencia, vuelve a fumar.

La exposición al humo de tabaco ajeno es un problema de salud pública. En las mujeres, ese humo es causa probada de cáncer de mama- aumenta el riesgo entre un 40 y un 70%-, particularmente si son expuestas a edades tempranas. Las mujeres embarazadas expuestas al humo de tabaco ajeno tienen mayor riesgo de presentar parto pretérmino y bebés de bajo peso al nacer.

Después de leer todo esto… ¿Necesitás más razones para dejar de fumar?

Sistema de Entrenamiento Especial (SEES): un enfoque holístico de la pareja infértil 2

Ago17

El Sistema de Entrenamiento Especial (SEES) es el resultado de aplicar un enfoque holístico y multidisciplinario a la medicina reproductiva. Integra la medicina del comportamiento (también conocida como “medicina mente cuerpo”), medicina tradicional china y los últimos avances en psicología y “stress management” a la experiencia clínica de la medicina reproductiva. Está basado en el modelo psicoterapéutico de las investigaciones científicas sobre la conexión mente-cuerpo desarrollado por la Escuela Medicina de Harvard para la infertilidad. Incluye también la experiencia de la Fundación Salud dirigida por Stella Maris Maruso en su Programa Avanzado de Recuperación y Apoyo (P.A.R.A) sumado a nuestra experiencia científica en salud reproductiva.
El SEES tiene por objeto complementar las terapias y asistir a los pacientes que se encuentran en tratamientos de reproducción asistida mejorando sus resultados así también como a aquellos pacientes que recién están pasando por las primeras etapas de búsquedas infructuosas del embarazo. Según la Escuela Medicina de Harvard, la medicina mente cuerpo le enseña a las personas a utilizar sus cuerpos y mente para cambiar su comportamiento o psicología con el objeto de promover su salud y/o recuperarse de una enfermedad.

Beneficios de las terapias complementarias en la infertilidad

Los beneficios de la interacción de las terapias complementarias con la medicina clínica (o medicina convencional) surgen a partir de combinar sus diferencias. La denominada medicina convencional está basada en el diagnóstico y tratamiento de la enfermedad con la aplicación del conocimiento científico, la investigación biomédica y la tecnología. La curación está basada en la administración de medicación, cirugía u alguna forma de terapia clínica. Lo más importante es su especificidad. Por otro lado, las terapias complementarias enfocan a la enfermedad como un desequilibrio emocional o energético que va más allá de su manifestación clínica o que dicha manifestación es apenas un síntoma de ese desequilibrio. El desequilibrio puede no tener sólo un aspecto físico, sino también mental, emocional y espiritual. Por último, es la persona misma la que contribuye en buena parte al proceso de sanación.
Entonces, así como no podríamos esperar que las terapias complementarias resuelvan un síntoma que tenga origen genético o físico-funcional, tampoco podemos esperar que la medicina clínica lo haga con alteraciones originadas por el estrés o desequilibrios emocionales. Más aún, las mismas situaciones de enfermedad generan situaciones de estrés que en nada contribuye a su curación, agravando el problema y entrando en un círculo vicioso. Finalmente, que la misma persona sea parte de este proceso significará que en el futuro prestará mayor atención a su calidad de vida impactando positivamente en prevención y salud.

Midiendo los efectos del SEES

Las investigaciones en medicina mente-cuerpo sobre la infertilidad son tan tempranos como 1987. En Halitus fuimos pioneros en incorporar herramientas complementarias para ayudar a las parejas a lidiar con el estrés, la depresión y otros trastornos emocionales derivados y causantes de infertilidad hace poco más de 10 años. En el año 2000 pusimos en marcha un Proyecto que denominamos “Acompañándote”: integraba un grupo de psicólogas y psicopedagogas con el fin de asistir, contener e informar a los pacientes de infertilidad. Paralelamente, nació el Departamento de Psicología, grupos de Co-Ayuda y Yoga en la búsqueda del embarazo. A partir de enero 2010 integramos un Programa de medicina mente-cuerpo que incluye el Sistema de Entrenamiento y Acupuntura como parte de nuestro Departamento de Fertilidad.
Para explorar más acerca del perfil de las pacientes que integraron el primer SEES decidimos investigar formalmente el impacto de las diferentes intervenciones psicológicas y los motivos que llevan a una paciente por acudir o no a terapias complementarias. Este primera aproximación es parte de un estudio más amplio y que incluye a todos los pacientes del Instituto funcionando, entre otras cosas, como grupo de control (aquellos pacientes que no participen del SEES).
Recurrir a terapias complementarias para enfrentar el problema de fertilidad fue una estrategia relativamente frecuente, ya que más de la mitad de las participantes lo había hecho antes de comenzar con el entrenamiento. Pocas veces el médico está en conocimiento de este dato: tanto porque no forma parte de la rutina del sondeo médico como porque los pacientes lo sienten como algo clandestino y hasta vergonzoso para revelar. Al mismo tiempo, la mitad consideró que esas terapias podrían ser efectivas o muy efectivas para el manejo de su patología. Completado el entrenamiento de 3 meses de duración, casi la totalidad de las pacientes respondió afirmativamente a la pregunta referida al uso en el futuro alguna terapia alternativa en relación al problema de fertilidad.
La disponibilidad información es la clave al momento de una paciente no optase por un tratamiento complementario. Esta variable se muestra por sobre otros aspectos como recomendación o evidencia científica.
Independientemente de cuál miembro de la pareja (o si ambos) sufre de infertilidad, varón y mujer reaccionan y se expresan emocionalmente de manera diferente en relación a la patología. También quedó al descubierto la diferente interpretación que hacen del tránsito como pareja infértil. Si bien la inversión psicológica que hace el varón en lograr el embarazo es menor en relación a la de la mujer, todo hombre que no consigue embarazar a su pareja va a atravesar por las mismas emociones que la mujer infértil. El 80% de los varones estuvieron de acuerdo en acompañar a su pareja en el SEES y entendieron que tuvieron una participación activa. Expresaron haber notado cambios positivos dentro del primer mes tanto en su mujer como en la relación entre ambos. A pesar de ello, casi la totalidad de las mujeres hubieran deseado una mayor empatía de su pareja. Las diferencias en los niveles de exteriorizar e interpretar el problema no significa que la respuesta emocional no exista o sea menos dolorosa.
Gracias a investigaciones y trabajos anteriores sabemos que el estrés y las emociones tienen un impacto en muchos de los sistemas del cuerpo. El sistema reproductivo no es ajeno a ello. La incorporación de terapias complementarias al tratamiento clínico de la infertilidad de un modo ordenado, objetivo y desde dónde sus resultados puedan ser medidos, evaluados y corregidos se plantea como una opción real y científica para potenciar sus resultados.

Cumplió 32 años el primer “bebé de probeta” y las controversias continúan 0

Jul25

El 25 de julio de 1978 nacía Louise Brown la primera “bebé de probeta”, convirtiéndose en uno de los logros médico-científicos más importantes de la segunda mitad del siglo XX. Este nacimiento fue particularmente “feliz” porque sentó las bases para el desarrollo clínico de la medicina reproductiva, que diera lugar al nacimiento de un estimado de 4,3 millones de bebés en el mundo.

Pero esto que denominamos de “feliz nacimiento” no estuvo ajeno a controversias, idas y venidas, falta de financiación y situaciones de preconceptos que, entre otras cosas, sólo resultó en demoras en la obtención resultados satisfactorios y concluyentes.
En su última publicación, la revista científica Human Reproduction revela que las investigaciones de los británicos Robert Edwards y Patrick Steptoe, científicos que hicieron posible el nacimiento de Louise, se vieron repetitivamente obstaculizadas por tecnisismos y preconceptos. Trabas que provinieron tanto de parte de la burocracia inglesa así como de la comunidad médica más conservadora que entendían que tanto Edwards como Steptoe no tenían el “pedigree” suficiente:  “Steptoe provenía de un hospital secundario del norte, mientras que Edwards, aunque era de Cambridge, no era profesor ni estaba médicamente cualificado”.  Finalmente recurrieron y recibieron financiación y apoyo privados. Paralelismo absoluto con  lo que ocurriera con la “píldora anticonceptiva” que recibió principalmente apoyo privado para su desarrollo e investigación.

Hasta hoy se creía que el Consejo de Investigación Médica (MRC) de Gran Bretaña – organismo gubernamental responsable en la distribución de fondos para proyectos médicos- había rechazado el proyecto en 1970 por cuestiones de simple burocracia. Sin embargo, a partir de ahora quedó claro que otros factores entraron en juego y tuvieron peso suficiente como para rechazar las propuestas.

Lo revelador es que 32 años más tarde y un océano de por medio no podemos dejar de trazar semejanzas con nuestra realidad.  El trabajo de Edwards y Steptoe fue revolucionario en muchos sentidos, entre otras cosas, porque a partir de allí el eje central de la ciencia de la reproducción dejó de ser el control de la natalidad, para pasar a fomentarla. Y la falta de visión del MRC tampoco nos es ajeno.  En numerosas ocasiones, el estado no asume un compromiso ni dirección claras respecto de su rol en medicina reproductiva; las secretarías y agencias de financiación encuentran muy difícil dar crédito a líneas de investigación que se pueden percibir a priori como controvertidas. A nivel legislativo seguimos discutiendo si la infertilidad es o no una enfermedad (¿qué duda cabe?) y de qué manera podría entrar y hasta dónde en el PMO.  Lo importante en todo esto es discutir desde el conocimiento y con la valoración adecuada de estas técnicas, no limitándolas, sino apenas otorgándoles el marco legal adecuado.
Muchas veces las tecnologías innovadoras se perciben de forma ambivalente, especialmente aquellas relativas a la reproducción humana olvidándonos de los beneficios a futuro. Estudios sobre las técnicas de estudios genéticos de preimplantación embrionaria (DPG), sobre células madre y biotecnología se siguen viendo como puramente experimentales obviando su potencial terapéutico.

La ecuación es simple. No deberíamos alejarnos del foco, lo que motiva la investigación y el progreso: a final de cuentas la intención es mejorar nuestra calidad de vida. Hoy Louise formó una familia propia y es madre de un varón de 3 años de edad que fue concebido naturalmente. ¡Feliz cumpleaños Louise!

Conclusiones sobre el primer Sistema de Entrenamiento Especial (SEES) para la infertilidad 1

Jul14

Con la finalización del primer ciclo del Sistema de Entrenamiento Especial (SEES) para la infertilidad y a pocos días de comenzar con un segundo grupo me gustaría hacer un comentario sobre las preguntas más frecuentes sobre el entrenamiento.

¿Cuáles son las características principales del programa desarrollado por Halitus bajo el nombre de Sistema de Entrenamiento Especial (SEES)?

El Sistema de Entrenamiento Especial (SEES) es el resultado de aplicar un enfoque holístico y multidisciplinario que integra la medicina del comportamiento, o Medicina mente cuerpo, Medicina tradicional china y los últimos avances en psicología y “stress management” junto con la experiencia clínica de la medicina reproductiva. Está basado en el modelo psicoterapéutico de las investigaciones científicas sobre la conexión mente-cuerpo desarrollado por la Escuela Medicina de Harvard para la infertilidad. Integra también la experiencia de la Fundación Salud dirigida por Stella Maris Maruso en su Programa Avanzado de Recuperación y Apoyo (P.A.R.A) sumado a nuestra experiencia científica en salud reproductiva. El objetivo es complementar y asistir a los tratamientos de reproducción asistida mejorando sus resultados así como a aquellos pacientes que recién están pasando por búsquedas infructuosas del embarazo.
El entrenamiento tiene una duración de 3 meses y los participantes se ejercitan en la utilización de recursos propios, habilitándose para modificar su química interna generando las drogas endógenas necesarias para optimizar los tratamientos médicos. Así disminuyen los niveles de estrés utilizando técnicas de relajación, inteligencia emocional y espiritual que conecte a las personas con el verdadero propósito de sus vidas. Las técnicas son desarrolladas no sólo con la intención de aumentar las chances de la concepción pero la de incrementar las sensaciones de bienestar general.
Las herramientas o recursos que utiliza son: la Reestructuración Cognitiva, Técnicas Bioenergéticas y de regulación emocional, terapia de imágenes y métodos de relajación y meditación específicos. El objetivo del sistema es entrenar a los pacientes en la movilización de los propios recursos internos a través de la estimulación de sus drogas endógenas.

¿De qué modo interactúan las denominadas terapias complementarias con los sistemas tradicionales?

Los beneficios de la interacción de las terapias complementarias con la medicina clínica (o medicina convencional) surgen justamente a partir de complementar sus diferencias. La denominada medicina convencional está basada en el diagnóstico y tratamiento de la enfermedad con la aplicación del conocimiento científico, la investigación biomédica y la tecnología. La curación está basada en la administración de medicación, cirugía u alguna forma de terapia clínica. Lo más importante es su especificidad. Por otro lado, las terapias complementarias enfocan a la enfermedad como un desequilibrio energético que va más allá de su manifestación clínica o que dicha manifestación es apenas un síntoma de ese desequilibrio. El desequilibrio puede no tener sólo un aspecto físico, sino también mental, emocional y espiritual. Por último, es la persona misma la que contribuye en buena parte al proceso de sanación.
Entonces, así como no podríamos esperar que las terapias complementarias resuelvan un síntoma que tenga origen genético o físico-funcional, tampoco podemos esperar que la medicina clínica lo haga con alteraciones originadas por el estrés o desequilibrios emocionales. Más aún, las mismas situaciones de enfermedad generan situaciones de estrés que en nada contribuye a su curación, agravando el problema y entrando en un círculo vicioso. Finalmente, que la misma persona sea parte de este proceso significará que en el futuro prestará mayor atención a su calidad de vida impactando positivamente en prevención y salud.

¿Hace cuánto se emplea el SEES?

Las investigaciones de medicina del comportamiento o también conocida como medicina mente-cuerpo sobre la infertilidad son tan tempranos como 1987. Centros de fertilidad de reconocido prestigio de Estados Unidos y Europa, como el Boston IVF y la Universidad de Harvard, utilizan programas de medicina mente-cuerpo como parte de la terapia desde hace más de 20 años. En Halitus entendimos la necesidad de integrar este enfoque y en el año 2000 pusimos en marcha un Proyecto que denominamos “Acompañándote”. Este proyecto integraba un grupo de psicólogas y psicopedagogas con el fin de asistir, contener e informar a los pacientes de infertilidad. Paralelamente, nació el Departamento de Psicología, grupos de Co-Ayuda y Yoga en la búsqueda del embarazo. Este año fue que finalmente integramos la Medicina mente-cuerpo, el Sistema de Entrenamiento y Acupuntura como parte de nuestro Departamento de Fertilidad.

¿Qué resultados se obtuvieron al momento?

Aún es muy temprano para arrojar resultados científicos de nuestra experiencia. Nos basamos en estudios de la Universidad de Harvard en los que casi un 25% de mujeres que entraron al programa mente-cuerpo sin signos de depresión (medido con la escala de diagnóstico clínico estándar) lograron el embarazo en los 6 meses siguientes al programa. A su vez, mujeres que entraron al programa con síntomas severos de depresión mostraron una tasa de embarazo del 60%. Por otro lado, sí podemos dar cuenta testimonial de la experiencia individual de las pacientes en dónde además de la contención sienten estar accionando sobre y no simplemente padeciendo la patología. Las herramientas que brinda el SEES para manejar el estrés y los estados de desesperación asociados a la infertilidad son fundamentales. Las participantes pueden dar cuenta de la evolución; pasan de un estado de desesperación y angustia a uno de armonía y control de su realidad. Una paciente comentó: “Del deseo pasamos a la obsesión y el deseo por un hijo pasa a ser el organizador de tu vida. Relegás tus pasiones, tu vínculo, tu familia, te encerrás. El SEES, fortalece tu autoestima, fortalece vínculos, redescubre pasiones, te vuelve a conectar con el sentido de la vida, lo que es volver a gozar, regocijarse y deleitarse”. (Se puede ver la nota completa aquí.)

¿Cómo es la predisposición de los pacientes?

La predisposición no podría ser mejor, ni más celebrada. Desde siempre, buena parte de nuestros pacientes han recurrido a la terapia psicológica o terapias alternativas como reiki, homeopatía, yoga, relajación, etc. como complemento a los tratamientos de fertilidad. Pocas veces el médico estaba en conocimiento de ello. En la mayoría de los casos, con la sensación de que fuese algo clandestino, dejándolo bien afuera de la consulta por temor a un reto por parte del médico. De ahí también nuestra inquietud por incorporar estas técnicas: para que realmente actúen de complemento al tratamiento de un modo ordenado, objetivo y en un ámbito donde sus resultados puedan ser medidos y evaluados.

Junio es el mes del Cuidado de la Fertilidad 0

Jun1

Por iniciativa American Fertility Association (AFA) el mes de junio es considerado el mes del cuidado de la fertilidad, una patología que afecta a millones de personas en todo el mundo.

Como todos los años desde Halitus nos sumamos esta iniciativa. Esta vez, nos acompaña la Fundación Repro en el marco de su campaña permanente de información y concientización del declinar temprano de la función ovárica. Nada más adecuado para la línea de acción que nos ocupa y preocupa: promover la preservación de la fertilidad y la importancia de la medicina complementaria en la búsqueda del embarazo.

Desde el punto de vista de la medicina, cuidar la fertilidad promoviendo su preservación significa ir un paso más allá de lo meramente asistencial. Representa el compromiso social y una responsabilidad como proveedores de salud en donde la educación en la anticipación de patologías evita reales complicaciones a futuro. Este concepto de preservación de la fertilidad va de la mano de dos nociones fundamentales en salud reproductiva: planificación familiar y criopreservación de gametos.

Reserva reproductiva como parte de la planificación familiar

La oportunidad que tiene una pareja en tener un hijo depende en gran parte en la posibilidad de producir buenos gametos: óvulos y espermatozoides. La reserva reproductiva describe tanto la cantidad como la calidad de estos gametos. Dicha reserva se ve afectada en el tiempo por el género, genética, edad y exposición a las condiciones del medio ambiente. La duración, punto de inflexión y declinación de la reserva reproductiva difieren en cada pareja y en cada uno de sus miembros de acuerdo a esos factores. Los tests de reserva reproductiva son una herramienta útil que deberían incorporarse en la rutina de la planificación familiar.

La planificación familiar no debe ser entendida sólo como control de natalidad e información sobre enfermedades de transmisión sexual. Toda planificación familiar ayuda a las parejas a tomar decisiones informadas acerca de su comportamiento sexual y reproductivo en la construcción controlada de su familia en tiempo y tamaño. Ahora bien, ¿cómo es posible realizar tal planificación sin información completa sobre mis capacidades reproductivas? Pareciera como si las decisiones estuvieran basadas en el supuesto de que la pareja se encuentra en perfecta salud reproductiva y va a permanecer en esa misma situación indefinidamente. Una perfecta salud reproductiva no es una condición dada.

Es más fácil incorporar técnicas de control de natalidad para evitar embarazos que de reproducción asistida cuando estamos en problemas. Entonces, ¿no sería más acertado tomar decisiones con la mayor información disponible?

Más y más mujeres posponen su primer embarazo hasta que se encuentran con dificultades biológicas, producto del envejecimiento natural y consecuente decrecimiento de la reserva ovárica y calidad de sus óvulos. Como resultado, en los últimos años el número de mujeres consultando por problemas de fertilidad a partir de los 37 años se incrementa, edad en la que la función ovárica está en declive haciendo más difícil la obtención de óvulos de calidad adecuada para lograr un embarazo. Por otro lado, y afortunadamente, más y más técnicas médicas se hacen disponibles y permiten la concepción a pesar de todo.

En los Estados Unidos y Europa dónde la planificación familiar se toma muy enserio los test de reserva reproductiva en mujeres son moneda corriente y parte de toda planificación familiar seria y metódica. A veces hasta sorprende el grado de minuciosidad y responsabilidad con que muchas mujeres se toman esto de la planificación, quizá hasta el grado de la exasperación. Con sólo consultar blogs, redes sociales y foros es fácil confirmar esto que, a primera vista, parece exagerado. “Cocoa” es inglesa, soltera y estudiante. Con 27 años de edad y pregunta en Yahoo! Answers acerca del grado de efectividad de un test de reserva ovárica que se realizó porque desea “terminar la escuela de Leyes (otros 3 años), trabajar por otros 2 años y recién después tener hijos”.

En esta parte del mundo somos diferentes. En consultorio ginecológico las mujeres más jóvenes no niegan la practicidad de un test de reserva ovárica a la hora de planificar el futuro. Sin embargo, demuestran despreocupación o hasta rechazo por la formalidad que aparenta cualquier control programado (proyección) de su futura familia. Por el contrario, mujeres de más edad y en particular aquellas que padecen o padecieron algún problema de fertilidad valoran enormemente esta herramienta y hasta a veces se lamentan no haber tomado los recaudos a tiempo.

El uso del test de reserva ovárica, junto con ecografías y test hormonales nos presentan una posibilidad real de definir la reserva reproductiva de una mujer y actuar ante casos de reservas disminuidas o fallas tempranas. Este diagnóstico debería ser considerado como una herramienta de planificación familiar para actuar preventivamente si los resultados no son tan prometedores y poder realizar una correcta apuesta al futuro.

Preservar la fertilidad a través de la criopreservación de óvulos

La preservación de la fertilidad es una rama de la medicina reproductiva desarrollada con el propósito de asistir a las personas en resguardar su fertilidad para opciones en el futuro. Originalmente fue concebida para dar respuesta a personas que deben someterse a procedimientos médicos que afectarán su fertilidad en forma temporaria o definitiva. Los casos más comunes son los pacientes oncológicos que tienen que someterse a quimio o radioterapias.

La preservación de la fertilidad toma hoy un sentido mucho más amplio. No se recurre a ella sólo para evitar los efectos secundarios de terapias a enfermedades graves sino también como medio de planificación o prevención en personas sanas. Postergar la maternidad por cuestiones sociales es una práctica cada vez más común.

Siempre que una mujer tenga un motivo para diferir la búsqueda del embarazo deberá comprender que la fertilidad no la va a acompañar con la misma efectividad durante toda su vida. Lo que hoy no se encuentra en su lista de prioridades y combate metódicamente con anticoncepción mañana será uno de los deseos más anhelados y hasta más difíciles de conseguir. Mientras que una mujer sana tiene aproximadamente un 78% de probabilidades de embarazarse naturalmente a los 25 años, 10 años más tarde esa probabilidad baja a poco menos del 50% declinando aún más rápidamente cuanto más se acerca a los 40 años. A los 35 años será la mitad de fértil que a los 25 y a los 40 la mitad que a los 35.

La mejor forma que tiene una mujer sana de preservar su fertilidad es recurrir a la criopreservación de óvulos. La criopreservación consiste en utilizar muy bajas temperaturas para disminuir las funciones vitales de una célula y poder mantenerla en condiciones durante mucho tiempo. Las células se mezclan con soluciones “crioprotectoras” especiales y luego son almacenadas en nitrógeno líquido a -196°C en tanques especiales hasta el momento en que serán utilizadas.

En los últimos años hemos logrado avances increíbles en esta técnica con aportes y reconocimientos a nivel mundial. Estos logros nos han permitido poder ofrecer a muchas mujeres con gran variedad de indicaciones médicas la posibilidad de conservar óvulos no fertilizados. Tal almacenamiento da una chance a mujeres jóvenes de preservar su fertilidad, suspendiendo sus óvulos en el tiempo, permitiendo que todo su potencial sea liberado de las penurias y la disminución de la fertilidad que implica el deterioro del proceso natural de envejecimiento. Preservar la fertilidad deja las opciones abiertas al futuro.

Mes del cuidado de la fertilidad

El mes del cuidado de la fertilidad es una oportunidad para exponer lo crítico que se ha vuelto la infertilidad los últimos años. La vida moderna nos impone ritmos y desafíos que se agregan a las causas tradicionales de la enfermedad. Ciertas conductas sociales, el abuso de drogas, alcohol y cigarrillo y su combinación con dietas poco equilibradas o exceso de trabajo y estrés son causas frecuentes de esterilidad.

La postergación de la maternidad, es decir, diferir la idea de tener un hijo al límite de lo biológicamente posible sin previsión del verdadero estado de la salud reproductiva, es también una práctica cada vez más común. Este aplazamiento social genera patología en un momento del ciclo de vida reproductivo de la mujer en donde, en realidad, es natural que existan bajas probabilidades de lograr un embarazo. A su vez, los estados mentales como la depresión y el estrés tienen un gran impacto en la complicación de la patología y su tratamiento.

Esta noción nos ha llevado a ver la salud reproductiva desde otra perspectiva, una perspectiva más integral: por un lado la prevención y, por otro, la noción de que los aspectos mentales, emocionales y físicos de la infertilidad están entrelazados y no pueden dejarse de lado.

Junio será un mes destinado a la acción, un momento único para difundir la importancia de la prevención y un enfoque multidisciplinario de la infertilidad. Es mi compromiso, el de Halitus y Fundación Repro traer claridad y sensibilidad sobre la importancia de evaluar y preservar la fertilidad a futuro y la noción de que los aspectos mentales, emocionales y físicos de la infertilidad están entrelazados.

Oncología y fertilidad para una mejor calidad de vida 5

Abr13

Nadie puede negar que la lucha contra el cáncer es una lucha agresiva y constante. Sus resultados han dado lugar a tratamientos cada vez más efectivos pero que siguen asociados a complicaciones que se derivan de efectos secundarios y colaterales no deseados. Una de estas complicaciones, particularmente para niños y hombres y mujeres jóvenes, es su impacto en la fertilidad futura. La unión de la fertilidad con la oncología habilita al manejo de información precisa y a tiempo que puede traducirse en una posibilidad real de tener un hijo luego del cáncer.

Una de las preguntas que permanece aún sin respuesta es el cómo los pacientes de cáncer llegan a conocer acerca de la enfermedad y los tratamientos en relación a las consecuencias en su fertilidad, así como las opciones que tienen para su preservación. A su vez, tampoco contamos con datos precisos de cómo estas relaciones y flujo de información médico-paciente se plantean de acuerdo a factores específicos como por ejemplo, edad o el sexo del paciente. La gran mayoría de las consultas que recibimos en Halitus son espontáneas y no patrocinadas por los médicos que están llevando a cabo tratamientos. Más aún, más de la mitad de los pacientes no recuerdan haber mencionado o discutido con su médico oncólogo el tema del impacto de los tratamientos de cáncer sobre su fertilidad futura. En caso de haber sido tema de consulta, rara vez se mencionan técnicas específicas como la criopreservación de espermatozoides para los casos de hombres jóvenes en donde los tratamientos pudieran afectar su fertilidad. Pocas veces la información proporcionada es completa o suficiente.

Cuando el paciente con cáncer se enfrenta al oncólogo difícilmente surja como inquietud el tema de su fertilidad. Es tan poco probable que muchas veces el oncólogo tampoco está preparado para dar una respuesta concreta. Tanto paciente como profesional tienen la prioridad del aquí y ahora, la preocupación por resolver la patología, salvar la vida del paciente. El paciente no pregunta y el especialista no lo ofrece como parte de la rutina. En algunos casos, luego de superadas las etapas iniciales y con una cirugía exitosa (como una mastectomía, por ejemplo), el eje de preocupación evoluciona para ubicarse sobre la calidad de vida. Puede que en este punto, y antes de comenzar con un tratamiento de quimioterapia es que surja la inquietud por parte del paciente. En particular, las mujeres jóvenes sin hijos se preguntan cuál será la posibilidad de concebir luego de la terapia. Y no sólo es relevante manejar información acerca de las posibilidades objetivas de obtener un embarazo luego del cáncer y su terapia, sino conocer si puede significar un riesgo para la salud del paciente o para el hijo por nacer.

Aún hoy existe resistencia por parte de muchos médicos oncólogos pensar en embarazo a futuro y preservación de la fertilidad. Su actividad está centrada en el manejo de la enfermedad exclusivamente y la urgencia que implica para el paciente y los riesgos a su vida.

Acciones concretas

Planteada esta situación es que desde el 2005 comenzamos a plasmar esta preocupación en acciones concretas. En noviembre de ese año organizamos con la Asociación Civil Origen y Vida una Cena Show a beneficio con el propósito de generar conciencia y difundir la importancia de preservar la fertilidad antes de comenzar un tratamiento oncológico. “Un compromiso con la vida” fue un éxito y contó con la participación de personalidades del ámbito científico y famosos como Marcela Tinayre, Horacio Cabak, María Valenzuela y, una amiga de la casa, Silvina Chediek.

Hacia fines de noviembre 2009 Fundación Repro, institución que tengo el honor de presidir, lanzó una Campaña de preservación de fertilidad poniendo a disposición de pacientes oncológicas con dificultades económicas la posibilidad de acceder a la técnica de vitrificación y un banco de óvulos en forma gratuita ofrecido por Halitus Instituto Médico. Esta campaña es inédita y única en el país.

Cómo determinar el grado en que un tratamiento es una amenaza a la fertilidad

Todos hemos escuchado que de un modo u otro que el cáncer puede afectar la fertilidad futura. Mientras que es cierto en los tipo de cáncer que afectan directamente a los órganos reproductivos, como cáncer de útero o testicular, otras formas pueden no tener una incidencia directa. En la mayoría de los casos la infertilidad es resultado de un efecto secundario del tratamiento (de la quimioterapia o radiación) más que por la patología en sí misma. No debemos olvidar, que si bien los tratamientos de cáncer son cada vez más efectivos, tienen efectos secundarios que aún pueden alterar la capacidad reproductiva del paciente.

El impacto del tratamiento con quimioterapia o radiación deberá ser evaluado individualmente. Las terapias contra el cáncer son extremadamente personalizadas, y por lo tanto, lo será también la forma en que podría estar afectada la fertilidad. En todos los casos se tienen en cuenta, por lo menos, la combinación de tres factores fundamentales: edad del paciente, el tipo de tratamiento específico y su duración.

Para el caso de algunas mujeres en edad reproductiva el tratamiento de quimioterapia puede no impactar en forma definitiva sobre su fertilidad. Puede ocurrir que parte del tratamiento consista en detener sus ciclos menstruales. Una vez finalizado, el ciclo menstrual se normaliza. Sin embargo, aún habiendo recuperado y normalizado los ciclos menstruales, la capacidad reproductiva podría estar disminuida; podría padecer, por ejemplo, una menopausia temprana o precoz. Este grupo de mujeres deben conocer esta información para poder planificar embarazos antes de que su capacidad reproductiva decline definitivamente.

Para otros casos, la capacidad reproductiva del paciente puede verse afectada en forma terminante y definitiva. Algunos quimioterapéuticos no tendrán otra opción más que eliminar todos los folículos del ovario independientemente de la edad de la mujer, perdiendo toda capacidad de lograr el embarazo naturalmente. Es decir, que conocer esta información y las consecuencias al sistema reproductivo se vuelve crítico. Desde la Fundación Repro intentamos promover y concientizar lo importante que es estar al tanto y entender las consecuencias de comenzar un tratamiento contra el cáncer en relación a la fertilidad del paciente.

El embarazo luego del cáncer

Una de las preguntas recurrentes entre las mujeres jóvenes que han padecido cáncer y accedido a quimioterapia es: “¿Podré quedar embarazada luego de sobrevivir al cáncer?” La respuesta es que habiendo tomado los recaudos necesarios y dadas ciertas condiciones, es posible.

Cada historia clínica deberá ser valorada en forma individual. Supongamos que nos hemos anticipado y se ha preservado la fertilidad a través de la criopreservación de tejido ovárico, óvulos o embriones. Para el caso de mujeres jóvenes que hayan padecido cáncer de útero y este órgano haberse visto afectado directamente por la patología y los tratamientos, no estarán capacitadas para llevar el embarazo a término por sí mismas. Técnicamente se podría recurrir al “alquiler de vientre”, es decir, lograr un embrión en el laboratorio (si es que fueron congelados gametos en lugar de un embrión) e implantarlo en una madre sustituta para que lleve adelante la gestación. En la Argentina el concepto de “alquiler de vientre” no está amparado por la ley y cualquier situación contractual en este sentido es nula. En otros países, como Estados Unidos, además de ser una posibilidad técnica, está contemplado en la ley tanto en su forma intra familiar (es decir, otro miembro de la familia lleva adelante el embarazo, por ejemplo, una hermana) o fuera de él. Esta opción, entonces, es factible para mujeres que hayan sido sometidas a tratamientos con radiación pélvica que haya afectado la funcionalidad del útero.

Para otras casos, la función del útero no es afectada, pero sí su capacidad para generar óvulos viables. El sistema reproductivo puede contar con un útero funcionalmente en buen estado de salud que puede llevar adelante el embarazo, pero ovarios con deficiencias que no logran generar óvulos o no lo hacen en la calidad necesaria para concebir. Por lo tanto, para este grupo de mujeres la solución es la transferencia de embriones propios previamente congelados o los obtenidos por medio de una técnica de fertilización in vitro haciendo uso del material congelado antes de ser sometida a los tratamientos de quimioterapia. Con cuidados y seguimiento profesional se puede completar y llevar el embarazo a término sin mayores complicaciones. Una posibilidad real para mujeres jóvenes que tuvieron que someterse a un tratamiento contra el cáncer de tener un embarazo normal y concebir un niño en perfecto estado de salud.

Hasta no erradicar la enfermedad en forma definitiva, la mejor estrategia contra el cáncer seguirán siendo la información, previsión y prevención en dónde la calidad de vida del paciente debe ser el eje central. Dejar de lado estos conceptos en relación a la fertilidad parece ser una característica común en la mayoría de las experiencias de diagnóstico y tratamiento en pacientes jóvenes lo que determina un perjuicio en la calidad de vida a futuro.

Dr. R. Sergio Pasqualini is powered by WordPress y Halitus Instituto Médico
Asista a nuestro programa de televisión semanal sentirypensar.com.ar