Tag Reproducción

El Art. 19 de LA Reforma del Código Civil y el futuro 2

Abr16

Cuando Costa Rica, prohibió el uso de estas técnicas en el año 2000, nueve parejas recurrieron a la Corte Interamericana de Derechos Humanos en recurso de queja y en el 2012, ese fallo dejó sentado, con los argumentos correspondientes, que el estatus de persona lo adquiere el embrión después de la implantación, diferenciándolo claramente de aquel embrión formado por estas técnicas pero no transferido. Sin embargo, en su último paso por el Senado el año pasado, el proyecto de Reforma del Código Civil en su artículo 19 planteó algo distinto y en breve vuelve al recinto.

El embrión congelado es un tema que forma parte de las técnicas de fertilización asistida al día de hoy y que siempre lo será. El tema es qué hacer con esos embriones congelados porque la realidad es que a nivel mundial los embriones congelados aumentan en cantidad inevitablemente porque las técnicas se hacen cada vez más. Hay un tema real que es ¿qué es el embrión antes de transferirlo? Por qué es importante, porque esa consideración es necesaria en el marco de una realidad de las técnicas de fertilización in Vitro.
Cuando surgieron las técnicas de fertilización asistida de alta complejidad, al día de hoy la mayor parte de los tratamientos se realizan con estimulación ovárica. Es decir, la mujer normalmente produce un solo óvulo por mes, y nosotros lo que hacemos es estimular esos ovarios que responderán más o menos de acuerdo al a reserva ovárica. Se punzan los folículos, se obtienen esos óvulos y los que reúnen las condiciones adecuadas de maduración y estado se los coloca con los espermatozoides. A las 16-20hs se verifica si hubo fertilización y se chequea la evolución de esos embriones hasta el momento de la transferencia. No todos los óvulos fertilizan, no todos los embriones evolucionan en los primeros 5 días del desarrollo en el laboratorio. Eso dependerá de la materia prima: óvulos y espermatozoides. Por lo tanto es impredecible y es rarísimo, por ejemplo, si se obtuvieran 10 óvulos, que fertilicen los 10, que se obtengan 10 embriones y 10 bebés, hay siempre un descarte natural mayor o menor, dependiendo de la calidad de los óvulos y los espermatozoides. Tanto es así que tal vez, uno hace una fertilización in Vitro, se obtienen 20 óvulos, 15 embriones, nace un bebé y quiere decir que hubo un solo óvulo que fue capaz de dar un embrión viable. Esto hace que llegado el momento de la transferencia de los embriones nos encontremos en ocasiones con más embriones de los que deberíamos transferir para evitar un embarazo múltiple y en ese caso, es necesario hacer algo con los embriones no transferidos. Ese algo es la criopreservación: para dejarlos en un estado en el cual, llegado el momento, uno pueda decidir descongelarlos y transferirlos. Puede pasar si fue un procedimiento fallido o, si el procedimiento fue un éxito y quiere tener otro bebé, y puede pasar que -por algún motivo- esa pareja no quiere recurrir a ellos por diferentes circunstancias.

Algo de historia y de Derecho

El 28 de noviembre de 2012, la Corte Interamericana analiza qué es la concepción y entiende que cuando habla de concepción, lo hace no entendiéndola como el momento de la fertilización de un óvulo por un espermatozoide sino como el momento en que esa fertilización se transfiere en el cuerpo de la persona y se produce la implantación o anidación. Paradójicamente esto sucede un año antes de que en Senadores de nuestro país se aprobara una reforma del artículo 19 del Código Civil que no condice con lo que dijo la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que es quien interpreta el Pacto de San José de Costa Rica, que como país la hemos ratificado y forma parte de nuestro bloque constitucional, como explican muchos expertos en Derecho.

Sin embargo, la última votación en Cámara de Senadores generó una situación compleja: esta última votación en el Senado se contrapone con lo que ellos mismos votaron hace poco al aprobar la Ley de Cobertura de técnicas de reproducción humana asistida, donde se contempla la cobertura de las técnicas de fertilización in Vitro y la criopreservación de embriones. Esta votación reciente generaría complicaciones y provocaría seguramente que volvieran a judicializarse los casos porque daría espacio a otras posturas respecto de qué es la concepción y cuándo comienza la vida. Nuevamente, más allá de las posturas religiosas o metafísicas, es importante que pensemos en la gente que busca un embarazo, que los Diputados/as Nacionales piensen en esas personas sin perder de vista que el Código Civil debe regular las relaciones civiles de las personas y que de aprobarse esta última modificación, volveríamos a dejar a muchas personas que buscan embarazo fuera de las posibilidades de la Ley de Cobertura aprobada con tantos bríos el año pasado y redactada sobre la base de una Reforma del Código Civil que se aprobaría sin esta última modificación que se hizo en Senadores recientemente. Pensemos en los pacientes.

Más información:

La Ley Nacional de Reproducción Asistida es un gran avance, defendámoslo 1

Nov22

Hay en nuestro mundo algunas sociedades organizadas en base a la religión, en las que las normas que emanan de la creencia preponderante deben ser seguidas por todos, so pena de recibir castigos severos por acciones que en otros grupos humanos serían toleradas o inclusive aceptadas como normales.

Afortunadamente existen otras sociedades en las que se valora altamente el respeto por las libertades individuales. Las normas que regulan el funcionamiento de las mismas no están atadas a lo que dicta determinado grupo o religión, sino a la racionalidad, y a la búsqueda de una buena convivencia y de la mejora en la calidad de vida de sus miembros.

Dado que en estas sociedades existe libertad de cultos, cada individuo puede practicar la religión que mejor le plazca dentro de los límites que imponen las leyes. Entre estos límites está la prohibición de obligar a otros a creer, practicar o regirse por una religión particular.

A pesar de esto, de vez en cuando alguno de los grupos religiosos se siente dueño absoluto de la verdad y con derecho a imponer al resto de la sociedad los preceptos o normas que se desprenden  de sus creencias. Llegado a este punto es deber del estado procurar que esto no ocurra, pues en caso contrario se estaría menoscabando seriamente los derechos y las libertades de todos aquellos integrantes de la sociedad que no comparten estas creencias.

Si alguna persona adhiere a determinada creencia, esta merece ser respetada aun cuando para la mayoría de la sociedad pudiera ser calificada de insensata debido a las consecuencias que pudiera acarrear a ese individuo.

Un claro ejemplo de eso es lo que ocurre con aquellos que por motivos religiosos se oponen a algunas prácticas médicas como las transfusiones de sangre. Se debe respetar en este caso el derecho a negarse a recibir una transfusión. Sin embargo a nadie se le ocurriría permitir que este grupo se abrogue el derecho a prohibir las transfusiones al resto de los integrantes de la sociedad.

A lo largo de 25 años en la práctica de la fertilización asistida de alta complejidad, nos hemos encontrado con pacientes que solicitaban tratamiento de su infertilidad, pero a la vez demandaban que dicho tratamiento se efectuara respetando las pautas que les imponía su religión. A veces el cumplimiento de esas pautas religiosas podía limitar la efectividad del tratamiento, sin embargo, siempre respetamos el deseo de los pacientes aunque luego de explicarles con claridad de que manera los cambios solicitados podrían afectar el resultado. En muchos casos nos encontramos que puestos ante la cruda realidad, los pacientes optaban por dejar de lado sus creencias en pos de lograr el tratamiento más eficaz.

Tenemos entendido que el cambio que se propone introducir por presión de la Iglesia católica viola el fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos en el caso Artavia Murillo contra Costa Rica del 28/11/2012 en el que se concluye que el embrión no implantado no es persona.  Por dicho fallo Costa Rica revirtió una situación en la que por varios años la fertilización in vitro estuvo prohibida. Gracias a la práctica de la fertilización in Vitro,  han podido nacer en el mundo más de cinco millones de niños, e infinidad de parejas antes consideradas estériles han logrado satisfacer el derecho a formar una familia.  La modificación del artículo 19, tal como por presión de la Iglesia se propone ahora, sería incluso hasta un retroceso frente a la redacción actual de Vélez Sarsfield que dice que la existencia de la persona acontece desde la concepción EN EL SENO MATERNO, al excluir ese concepto, se estaría en un franco retroceso incluso a la regulación vigente.

Hoy nos encontramos ante un ejemplo lamentable de cómo un grupo religioso pretende imponer las creencias de su parcialidad frente a los intereses del resto de los integrantes de la sociedad argentina. Los cambios que el  lobby católico pretende imponer en el proyecto del nuevo código civil van en contra de la buena práctica de la fertilización asistida y de los derechos de las parejas a acceder al mejor tratamiento para alcanzar la procreación de su descendencia.

Entendemos que, por el principio de libertad, aquellas personas que por razones religiosas no quieren someterse a las técnicas de reproducción asistida lo pueden hacer perfectamente. Se trata de seguir ampliando derechos, no de restringirlos. Resulta además inexplicable que el mismo Congreso de la Nación – luego de que por amplísima mayoría, 203 votos a favor, uno en contra y solo 10 abstenciones- este año sancionó la ley 26.862 de cobertura médica de técnicas de reproducción asistida permitiendo la criopreservación de embriones y, por lo tanto, admitiendo que el embrión no implantado no es persona sino que lo sería recién cuando está implantado en la mujer, ahora considera lo contrario. ¿Cómo puede ser que los mismos legisladores ahora voten algo que se contrapone con lo que votaron solo unos meses atrás? Es inadmisible.

Si nos fijamos en la historia reciente veremos que en Italia por un descuido de los legisladores, el mismo grupo religioso logró imponer restricciones absurdas a los tratamientos de fertilidad que tomó muchos años eliminar y en el intervalo perjudicó sensiblemente la eficacia de los tratamientos. Por otra parte, cabe destacar que la ley de técnicas de reproducción asistida del Uruguay sancionada hace unos días, permite de manera expresa la fertilización in vitro y al embrión lo considera “preembrión” al que no se le da carácter de persona humana. Nosotros, de llevar esto adelante con estas restricciones, seríamos el primer país que prohibiría indirectamente el uso de la fertilización in Vitro, ya que Costa Rica, que era el otro país, gracias a la sentencia de la Corte Interamericana pudo sortear este impedimento.

La reciente ley de fertilidad fue un gran avance de nuestra sociedad, si alguien por motivos religiosos no está de acuerdo con esos tratamientos que no los utilice, o que solicite que lo traten de acuerdo a sus creencias, pero sería lamentable que un cambio en el proyecto del nuevo Código Civil bloqueara los alcances de esa ley en detrimento de los deseos y derechos de muchos argentinos que la pidieron y la necesitan.

Fertilización asistida: la ley se cumple en una sola provincia 1

Sep11

POR MARIANA IGLESIAS – 06-09-2013

Es para tratar en forma gratuita a las parejas con problemas para tener hijos. Pero sólo Chubut respeta lo que se votó en las dos cámaras. Las prepagas y las obras sociales ponen fuertes trabas.

Hace tres meses, y después de var años de lucha, el Congreso votó la Ley de Fertilización Asistida. Se trata de una ley inclusiva, que no pone límites en la edad, ni en el sexo ni en el estado civil de los interesados. Es una ley que amplía derechos: no toma la infertilidad como una enfermedad que debe enfrentar una pareja que no logra concebir un hijo, sino que hace hincapié en el derecho que tienen todas las personas a reproducirse. La ley ya fue reglamentada pero las provincias aún no adhirieron, sólo Chubut lo hizo. Y encima las obras sociales y las prepagas sólo ponen trabas: piden requisitos irrisorios e ilegales.

Hasta el momento la ley sólo genera confusión

¿Cuáles son los centros habilitados? ¿Se pueden elegir libremente las clínicas? ¿El costo de la medicación está cubierto al 100%? ¿Se debe entregar la documentación que exigen algunas empresas? ¿Se debe pagar la donación de gametas? ¿Hay que seguir esperando o la aplicación de la ley es inmediata? ¿Los que ya tienen hijos pero necesitan tratamiento pueden acceder al beneficio? Las dudas siguen.

La Ley 26.862 de Acceso Integral a los Procedimientos y Técnicas Médico Asistenciales de Reproducción Médicamente Asistida dice que los tratamientos de fertilización deben ser incluidos en el Programa Médico Obligatorio (PMO), y deben ser cubiertos por el sistema público, las prepagas y las obras sociales. Por ende, los diagnósticos previos también deben ser cubiertos. La ley fue reglamentada el 22 de julio, y el decreto (956) sostiene que se deberá garantizar “la cobertura integral e interdisciplinaria del abordaje, el diagnóstico, los medicamentos y las terapias de apoyo y los procedimientos y las técnicas de reproducción médicamente asistida”.

Argentina es un país federal, y como tal, necesita que cada jurisdicción adhiera a la ley. Sólo Chubut lo ha hecho.

El resto de las provincias está tratando el tema en sus respectivas legislaturas

Hay dos provincias que tenían leyes de fertilización previas a la nacional (Buenos Aires y Santa Fe), pero son restrictivas y los límites son muchos. Ahora, en esas dos privincias se trata la ampliación de derechos, y ya tienen media sanción las normas que se equipararán a la ley nacional. De todas maneras, y aunque con leyes restrictivas, en Santa Fe se hicieron 56 tratamientos y nacieron dos bebés, y en la Provincia ya nacieron 158 bebés. En Córdoba y la ciudad de Buenos Aires se hacen tratamientos pero sólo a los usuarios de la obra social estatal provincial (Apross, en Córdoba), y a los empleados públicos porteños (OSBA).

El Ministerio de Salud, por su parte, ya habilitó 53 centros para que realicen este tipo de tratamientos. Se trata de instituciones públicas y privadas de las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Corrientes, Mendoza, Misiones, Neuquén, Río Negro, Salta, Santa Fe, San Juan, Tucumán y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

En la asociación civil Concebir (Grupo de Apoyo para parejas con trastornos en la Reproducción) reciben infinidad de consultas desde que se aprobó la ley.

“Las prepagas y las obras sociales están pidiendo requisitos imposibles, como test socioambientales, piscológicos y hasta acta de matrimonio de la pareja”, dice a Clarín Guillermina Pieroni. Todo es ilegal, nada de todo eso está en la ley, que postula todo lo contrario, nada de límites, nada de requisitos, nada de papeles. En Concebir explican cómo hay que mandar cartas documento a las empresas de medicina privada que se nieguen a los tratamientos o que pongan trabas, pero no es lo único que aconsejan hacer. “También hay que hacer la denuncia ante la Superintendencia de Servicios de Salud”, dice Guillermina.

Se sabía y se intuía que iba a haber reticencias. Los tratamientos son muy costosos. No tanto los de baja complejidad, pero sí los de alta. Pueden llegar a los 50.000 pesos, y es muy difícil tener éxito en el primer intento. Por eso hasta ahora sólo tienen hijos por fertilización quienes tienen dinero. Pero ahora hay una ley para cumplir.

Claves

Claves

Fuente: Clarin.com

Feliz cumpleaños para el primer “bebé probeta” 0

Jul25

El 25 de julio de 1978 nacía Louise Brown la primera “bebé de probeta”, convirtiéndose en uno de los logros médico-científicos más importantes de la segunda mitad del siglo XX. Este nacimiento, hito de la salud, sentó las bases para el desarrollo clínico de la medicina reproductiva, que diera lugar al nacimiento de un estimado de 4,3 millones de bebés en el mundo.

Tantas décadas de por medio estamos siendo testigos de un renovado interés por la reproducción asistida: su valor terapéutico y humano.

Robert Edwards, médico y científico responsable del nacimiento de Louise, fue reconocido con el premio Nobel de Medicina en el 2010. Las investigaciones y los logros de Edwards dieron esperanza a poco más del 10% de las parejas en el mundo que tienen dificultades de lograr un embarazo; casi podemos afirmar sin temor a equivocarnos, uno de los motivos de nuestra existencia y de responsabilidad en la perpetuidad de nuestra especie. El reconocimiento, a sus 85 años, de este pionero y padre de la Fecundación In Vitro fue recibido con beneplácito por toda la comunidad científica en general y como pago de una vieja deuda para quienes se dedican a esta rama de la medicina.

En el área de reproducción asistida, la Argentina posee el nivel técnico, científico y de recursos humanos compatible a la de los países más avanzados. Sin embargo, la posibilidad de acceso a estas técnicas está restringida para buena parte de la población: el factor económico es decisivo. Afortunadamente durante todo el 2011, gracias a la lucha y perseverancia de personas individuales y asociaciones civiles, la fecundación In Vitro entró en la agenda de nuestros legisladores y con buenos resultados.

Quien podría pensar 35 años atrás, que en la Argentina estariamos celebrando una  “Ley de Reproducción Médicamente Asistida” a nivel nacional. Ley que no sólo brindará salud a una parte de la población que de otro modo no accedería, sino que regula la práctica e incentiva su investigación y formación de profesionales. La Ley es pionerísima en América Latina y, en varios aspectos, superior a la reglamentación de muchos estados de los Estados Unidos.

Se ha recorrido mucho camino pero aún falta mucho por recorrer. Es de vital importancia que el público en general conozca acerca de estos temas y participe del debate. Estamos en la dirección correcta.

Fue promulgada la Ley 26862 Reproducción Médicamente Asistida 0

Jun28

La conocida como ley nacional de reproducción asistida fue promulgada el 25 de junio 2013 como la Ley 26.862 bajo el nombre “REPRODUCCIÓN MEDICAMENTE ASISTIDA”.  A seguir copio el texto según su publicación en el Boletín Oficial.

Acceso integral a los procedimientos y técnicas médico-asistenciales de reproducción médicamente asistida.
Sancionada: Junio 5 de 2013
Promulgada de Hecho: Junio 25 de 2013

El Senado y Cámara de Diputados de la Nación Argentina reunidos en Congreso, etc. sancionan con fuerza de

Ley:

ARTICULO 1° — Objeto. La presente ley tiene por objeto garantizar el acceso integral a los procedimientos y técnicas médico-asistenciales de reproducción médicamente asistida.

ARTICULO 2° — Definición. A los efectos de la presente ley, se entiende por reproducción médicamente asistida a los procedimientos y técnicas realizados con asistencia médica para la consecución de un embarazo. Quedan comprendidas las técnicas de baja y alta complejidad, que incluyan o no la donación de gametos y/o embriones.

Podrán incluirse nuevos procedimientos y técnicas desarrollados mediante avances técnico-científicos, cuando sean autorizados por la autoridad de aplicación.

ARTICULO 3° — Autoridad de aplicación. Será la autoridad de aplicación de la presente ley el Ministerio de Salud de la Nación.

ARTICULO 4° — Registro. Créase, en el ámbito del Ministerio de Salud de la Nación, un registro único en el que deben estar inscriptos todos aquellos establecimientos sanitarios habilitados para realizar procedimientos y técnicas de reproducción médicamente asistida. Quedan incluidos los establecimientos médicos donde funcionen bancos receptores de gametos y/o embriones.

ARTICULO 5° — Requisitos. Los procedimientos y técnicas de reproducción médicamente asistida sólo pueden realizarse en los establecimientos sanitarios habilitados que cumplan con los requisitos que determine la autoridad de aplicación.

ARTICULO 6° — Funciones. El Ministerio de Salud de la Nación, sin perjuicio de sus funciones como autoridad de aplicación y para llevar a cabo el objeto de la presente, deberá:

a) Arbitrar las medidas necesarias para asegurar el derecho al acceso igualitario de todos los beneficiarios a las prácticas normadas por la presente;

b) Publicar la lista de centros de referencia públicos y privados habilitados, distribuidos en todo el territorio nacional con miras a facilitar el acceso de la población a las mismas;

c) Efectuar campañas de información a fin de promover los cuidados de la fertilidad en mujeres y varones.

d) Propiciar la formación y capacitación continua de recursos humanos especializados en los procedimientos y técnicas de reproducción médicamente asistida.

ARTICULO 7° — Beneficiarios. Tiene derecho a acceder a los procedimientos y técnicas de reproducción médicamente asistida, toda persona mayor de edad que, de plena conformidad con lo previsto en la ley 26.529, de derechos del paciente en su relación con los profesionales e instituciones de la salud, haya explicitado su consentimiento informado. El consentimiento es revocable hasta antes de producirse la implantación del embrión en la mujer.

ARTICULO 8° — Cobertura. El sector público de salud, las obras sociales enmarcadas en las leyes 23.660 y 23.661, la Obra Social del Poder Judicial de la Nación, la Dirección de Ayuda Social para el Personal del Congreso de la Nación, las entidades de medicina prepaga y las entidades que brinden atención al personal de las universidades, así como también todos aquellos agentes que brinden servicios médico-asistenciales a sus afiliados independientemente de la figura jurídica que posean, incorporarán como prestaciones obligatorias y a brindar a sus afiliados o beneficiarios, la cobertura integral e interdisciplinaria del abordaje, el diagnóstico, los medicamentos y las terapias de apoyo y los procedimientos y las técnicas que la Organización Mundial de la Salud define como de reproducción médicamente asistida, los cuales incluyen: a la inducción de ovulación; la estimulación ovárica controlada; el desencadenamiento de la ovulación; las técnicas de reproducción asistida (TRA); y la inseminación intrauterina, intracervical o intravaginal, con gametos del cónyuge, pareja conviviente o no, o de un donante, según los criterios que establezca la autoridad de aplicación. Quedan incluidos en el Programa Médico Obligatorio (PMO) estos procedimientos, así como los de diagnóstico, medicamentos y terapias de apoyo, con los criterios y modalidades de cobertura que establezca la autoridad de aplicación, la cual no podrá introducir requisitos o limitaciones que impliquen la exclusión debido a la orientación sexual o el estado civil de los destinatarios.

También quedan comprendidos en la cobertura prevista en este artículo, los servicios de guarda de gametos o tejidos reproductivos, según la mejor tecnología disponible y habilitada a tal fin por la autoridad de aplicación, para aquellas personas, incluso menores de dieciocho (18) años que, aun no queriendo llevar adelante la inmediata consecución de un embarazo, por problemas de salud o por tratamientos médicos o intervenciones quirúrgicas puedan ver comprometidas su capacidad de procrear en el futuro.

ARTICULO 9° — Presupuesto. A los fines de garantizar el cumplimiento de los objetivos de la presente ley el Ministerio de Salud de la Nación deberá proveer anualmente la correspondiente asignación presupuestaria.

ARTICULO 10. — Las disposiciones de la presente ley son de orden público y de aplicación en todo el territorio de la República. Se invita a las provincias y a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires a sancionar, para el ámbito de sus exclusivas competencias, las normas correspondientes.

ARTICULO 11. — La presente ley será reglamentada dentro de los noventa (90) días de su publicación.

ARTICULO 12. — Comuníquese al Poder Ejecutivo nacional.

DADA EN LA SALA DE SESIONES DEL CONGRESO ARGENTINO, EN BUENOS AIRES, A LOS CINCO DEL MES DE JUNIO DEL AÑO DOS MIL TRECE.

— REGISTRADO BAJO EL Nº 26.862 —

AMADO BOUDOU. — JULIAN A. DOMINGUEZ. — Gervasio Bozzano. — Juan H. Estrada.

Fuente: Boletín Oficial de la República Argentina

http://www.boletinoficial.gov.ar/Inicio/Index.castle?s=01&idAviso=4454342&IdRubro=23&f=20130626

Sra. Presidenta: La Ley Nacional de Reproducción Asistida no puede esperar 7

Abr25

Sra. Presidenta Cristina Fernández de Kirchner:

Me tomo el atrevimiento de acercarme nuevamente a Ud. porque tengo este peso en mi pecho que no me puedo quitar. Es una preocupación que comparto con miles de ciudadanos. Van pasando los días, van pasando las semanas, los meses, y el reloj biológico continúa con su inexorable andar. Es el paso del tiempo el que ve desvanecer las posibilidades de muchas argentinas y argentinos de convertirse en padres. El reloj biológico de la reproducción tiene fecha de caducidad.

Hace ya un tiempo la Ley de Fertilización Asistida de la Provincia de Buenos Aires benefició a muchas parejas: algunas de ellas lograron el tan anhelado embarazo y otras están en camino. Pero con la sanción de esa ley se inicio algo que no es bueno: la discriminación. ¿Por qué algunos si y otros no? Si todos somos tan ciudadanos como los otros,  todos habitamos en la misma gran nación. ¿Por qué alguien que no vive en la Provincia de Buenos Aires no puede acceder al mismo nivel de salud que los que si viven allí?  ¿Por qué la misma Prepaga u Obra Social cubre a los que viven en la Provincia de Buenos Aires y no a los que viven por fuera de ella? ¿Si esto no es discriminación, qué es?

La Ley sancionada no será la ideal en cuanto a su reglamentación, pero es un gran primer paso, irá mejorando y adaptándose en el tiempo. El anteproyecto de la reforma del Código Civil, el que en mi opinión, no hay que tocar ni un punto ni coma, es de avanzada, de “super” avanzada. Luego de la sanción de esta reforma seguramente el paso siguiente será la Ley de Fertilización Asistida Nacional.

Pero todo esto eso va a llevar tiempo. ¿Y cómo hacen las mujeres, los hombres, las parejas que necesitan el tratamiento HOY y no lo pueden hacer por el tema económico? ¿Cómo hacen para esperar ese tiempo sin que su salud se vea perjudicada más aún?

La única solución que vislumbro para evitar esta discriminación horrible es la sanción de una Ley Nacional y trabajar para su reglamentación en el menor tiempo posible. Así se hará justicia para tantos argentinos que necesitan con urgencia de estos tratamientos.

Una dieta balanceada con propiedades terapéuticas para mujeres con problemas de fertilidad 2

Feb2

Las consultas por infertilidad se han incrementado en los últimos años en todo el mundo, no sólo por la demora en la búsqueda de un hijo, sino también por los distintos factores ambientales que pueden influir en la salud reproductiva. Quince de cada 100 parejas en edad fértil se enfrentan a este problema.

El sistema inmune es el encargado de mantener un equilibrio entre nuestro organismo y el ambiente que nos rodea, y para ello debe coordinar junto con el sistema endócrino y neurológico, las funciones de cada órgano. La neiuropsicoinmunoendócrinología es la disciplina que se encarga de investigar estas funciones de coordinación entre lo propio y lo no propio. Por todo esto no es difícil imaginar la importancia que la respuesta inmune materna pueda tener al momento de favorecer el éxito del embarazo.  “Cuando todas las causas más conocidas que pueden influir en la reproducción ya han sido descartadas (causas ováricas o espermáticas, hormonales, metabólicas, anatómicas y genéticas), el 80% de las pérdidas fetales y aproximadamente el 50% de las pacientes infértiles manifiestan un desbalance del sistema inmune”, explicó la Dra. Gabriela Gutiérrez, coordinadora del Departamento de I + D de Halitus Instituto Médico.

Para que el embarazo se produzca es necesario que el embrión se implante en el endometrio del útero materno. Allí existen glóbulos blancos capaces de reconocer la herencia de moléculas paternas expresadas por el embrión, y por lo tanto extrañas para el cuerpo materno. “En condiciones normales ambos coexisten en contacto íntimo y en un ambiente de tolerancia que favorece la implantación, la formación de la placenta, el desarrollo embrionario y, por lo tanto, el éxito del embarazo. Sin embargo, existe una gran cantidad de factores externos e internos que pueden provocar un desequilibrio inmunológico y llevar a la infertilidad o el aborto recurrente”, afirmó Gutiérrez.

La implantación del embrión es  un momento clave tanto para el inicio como para el futuro del embarazo. Las células immunoreguladoras y las sustancias que ellas producen en el endometrio, van  a regular la formación de los cimientos. Sino lo hacen en tiempo y forma, la patología puede verse más adelante en un aborto recurrente.

Tiene que haber un equilibrio. No sólo hay que evitar que células del sistema inmune reconozcan como extrañas a células del embrión que se está implantando, sino también hay que evitar que haya un daño en el endotelio, la pared interna de los nuevos vasos que se están formando para lograr una circulación materno-fetal. Es fundamental proteger a estos nuevos vasos sanguíneos que conformarán la placenta. ¿Cómo? Hay unas células especializadas que cambian totalmente de función todos los meses esperando un posible embarazo, y eso continúa por acción hormonal si el embarazo se produce. Fuera del endometrio, ellas atacarían a las células extrañas al cuerpo materno, pero durante el embarazo son las encargadas de proteger y contribuir al desarrollo de los vasos sanguíneos. Se las conoce con el nombre de “asesinas naturales” (NK) debido a su rol en la defensa inmunológica, pero cuando están presentes en el endometrio al momento de la implantación, se transforman en “angiogénicas” o “reguladoras”.

Tratamientos

Las mujeres que tienen incrementada la población citotóxica de Nk por encima de las reguladoras, tienen una mayor chance de manifestar tanto fallas en la implantación del embrión como abortos a repetición. “Hay varias posibilidades de tratamiento, pero  hay que detectar el tipo de problema. Es importante primero diagnosticar si hay o no un problema inmune y si es del tipo autoinmune o aloinmune. En función de esto, podemos decidir cómo actuar”, dice Gutiérrez.

En función de estos estudios diagnósticos existe un número limitado de posibles tratamientos inmunomoduladores. Entre ellas la mas utilizada es la terapia con inmunoglobulina endovenosa. Sin embargo, estudios recientes han demostrado que una dieta balanceada rica en ácidos grasos esenciales del tipo oleico, linoleico y palmítico, tendrían la misma capacidad que la inmunoglobulina para normalizar la actividad de las células NK antes de la búsqueda de un nuevo embarazo. La dieta debe ser evaluada para cada paciente según sus hábitos alimenticios, su actividad física y su masa corporal. En función de esto, una nutricionista puede determinar la necesidad o no de ajustar la dieta o bien suplementarla con estos ácidos grasos. Recientemente se ha presentado en el Congreso de la Sociedad Internacional de Inmunolgía de la reproducción celebrado en Australia, que una dieta suplementada de 15 días de duración, fue capaz de normalizar la actividad  de las células NK en una paciente infértil.

Mientras más estudios deben realizarse a fin de investigar más casos, es importante tener en cuenta que una dieta balanceada contribuye a mantener el equilibrio en la funcionalidad de todo el organismo.

La dinámica y la importancia de la medicina mente-cuerpo en la infertilidad 2

Ene28

“Relajate, que ya te vas a embarazar”. Por más bien intencionado que el consejo pueda ser, puede exasperar, y hasta enfurecer, a cualquier mujer luchando contra la infertilidad. Esta escena que puede parecer hasta tener rasgos de ficción, es una situación que se presenta a diario en el consultorio de un ginecólogo especializado en infertilidad. Desde hace ya más de tres décadas que los profesionales de la medicina reproductiva hemos reconocido el impacto del estrés sobre el paciente infértil: no necesariamente como causa de la infertilidad en sí misma, pero como una seria complicación de la patología y su tratamiento.
Esta noción nos ha llevado a ver la salud reproductiva desde otra perspectiva, una perspectiva más integral: la noción de que los aspectos mentales, emocionales y físicos de la infertilidad están entrelazados. Así concluimos que encarar el tratamiento de la infertilidad sólo en su aspecto clínico es, en el mejor de los casos, ineficiente, y en el peor ineficaz. Hace cincuenta años, los colegas podrían sostener que una mujer estaba histérica y por eso no conseguía embarazarse. Con la evolución de las técnicas diagnósticas las causas psicológicas de la infertilidad han tomado una nueva dimensión y protagonismo. Hoy no dudamos de la existencia de una variedad de matices que entrecruza factores psicológicos con los fisiológicos.

Estrés, ansiedad y depresión

Las investigaciones de medicina del comportamiento o también conocida como medicina mente-cuerpo sobre la infertilidad son tan tempranos como 1987. Estudios avalados por la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard de 1993 pusieron en evidencia que los niveles de depresión y ansiedad por los que atraviesa una mujer con diagnóstico de infertilidad son comparables a los que puede atravesar un paciente con enfermedades graves coronarias, VIH e incluso cáncer.

La definición técnica de estrés involucra una respuesta de nuestro cuerpo a cualquier demanda. Puede ser la consecuencia de una gran variedad de estímulos físicos y emocionales incluyendo conflictos internos e hitos significativos de nuestras vidas. El estrés es un estado en el que tienen lugar una cadena de reacciones glandulares y hormonales con el fin de ayudar a nuestro organismo a adaptarse y enfrentar las nuevas condiciones y circunstancias del entorno. Cuando esta exigencia se sostiene en el tiempo, la reacción de estrés se convierte en un factor que amenaza al organismo, lo quebranta, volviéndolo proclive a la aparición de disfunciones y enfermedades. La experiencia negativa del diagnóstico de infertilidad o los continuos fracasos en los intentos por lograr un embarazo elevan considerablemente los niveles de estrés. Estrés que, a su vez, disminuye las probabilidades de éxito de un tratamiento de fertilidad. Sentimientos de angustia y ansiedad pueden surgir caracterizando la vida emocional de quienes transitan esta experiencia, pudiendo llegar hasta estados depresivos severos. La calidad de vida se ve afectada, las relaciones consigo mismo y con los demás.

Los síntomas de la depresión pueden variar de persona a persona, pero existen signos inequívocos que delatan su presencia. Son signos de depresión son un estado de ánimo triste o deprimido persistente que puede ir acompañado de:

  • disminución o aumento de apetito;
  • aumento o disminución significativo de peso;
  • insomnio o hipersomnia;
  • fatiga;
  • sensación de intranquilidad;
  • culpa excesiva o inadecuada;
  • aislamiento social;
  • falta de interés por las actividades que le son agradables;
  • dificultad para pensar o concentrarse;
  • sentimientos de inutilidad;
  • pensamientos recurrentes sobre la muerte; y hasta,
  • pensamientos suicidas.

Los signos de ansiedad se manifiestan en:

  • preocupación o miedo de que algo malo va a ocurrir;
  • temblores o contracciones nerviosas;
  • fatiga;
  • inquietud;
  • tensión muscular;
  • nerviosismo;
  • mareos;
  • pulso o respiración acelerados, hiperventilación;
  • sudor frío y manos húmedas;
  • boca seca;
  • síntomas gastrointestinales como náuseas o diarrea;
  • irritabilidad o impaciencia; y,
  • atención dispersa.

Comparar los niveles de estrés a la que puede estar sujeta una persona con infertilidad con los de las llamadas enfermedades graves puede parecer exagerado. Sin embargo, deja de serlo cuando entran en consideración las derivaciones personales y sociales que le son propias a la experiencia de la infertilidad:

  • efectos en la relación de pareja;
  • influencia sobre la vida sexual;
  • repercusión en las relaciones familiares y en el círculo íntimo de amistades;
  • efectos sobre el desempeño laboral;
  • preocupación sobre la economía; y,
  • contradicciones religiosas.

La procreación es el instinto más básico y fuerte del reino animal y para aquellas personas con ese instinto bloqueado significa una tremenda carga psicológica. Sumadas las presiones y mandatos sociales y culturales, que llevan al individuo a vivir la infertilidad como un estigma, entenderemos entonces la acción del estrés sobre órganos, aparatos y sistemas alterando su funcionamiento y estado de salud.
Si bien el pico de estrés para las parejas que luchan contra la infertilidad se ubica entre el segundo y tercer año de intentos, los síntomas de angustia y ansiedad pueden observarse más temprano. En Halitus comprendimos esta relación y su importancia siendo pioneros en el intento por revertir esta situación e incorporar complementos a la terapéutica clínica. En el año 2000 pusimos en marcha el Proyecto que denominamos “Acompañándote” integrados por un grupo de psicólogas y psicopedagogas con el fin de asistir, contener e informar a los pacientes de infertilidad. Paralelamente, nació el Departamento de Psicología, grupos de Co-Ayuda y Yoga en la búsqueda del embarazo.

Sistema de Entrenamiento Especial para tratamientos de infertilidad

Años de investigación y experiencia nos llevan hoy a hacernos eco del denominado “Sistema de entrenamiento especial para tratamientos de infertilidad”. El sistema de entrenamiento en medicina mente-cuerpo que estamos implementando en Halitus se basa en los lineamientos del Programa Avanzado de Recuperación y Apoyo (P.A.R.A.) creado por la Fundación Salud y las pautas del Programa de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard para la infertilidad. El P.A.R.A tiene su base en la psiconeuroendocrinoinmunología (PNEI), que estudia la interacción entre la psiquis, el sistema nervioso, el sistema endócrino y el inmune.

En el entrenamiento, que tiene una duración de 3 meses, las participantes (mujeres pacientes con indicación de infertilidad) se ejercitan en la utilización de recursos propios, habilitándose para modificar su química interna generando las drogas endógenas necesarias para optimizar los tratamientos médicos. Así podrán disminuir los niveles de estrés utilizando técnicas de relajación, inteligencia emocional y espiritual que conecte a las personas con el verdadero propósito de sus vidas. Las técnicas son desarrolladas no sólo con la intención de aumentar las chances de la concepción pero la de incrementar las sensaciones de bienestar general y paz. Muchas mujeres llegan al consultorio convencidas de que “tocaron fondo”. Eso nada tiene que ver con calidad de vida. Al completar el Entrenamiento contarán con las herramientas necesarias para adquirir resiliencia y poder enfrentar todo lo que se relacione con la experiencia de infertilidad.

La evidencia demuestra que aliviando la angustia mental y emocional los tratamientos de fertilidad se vuelven más efectivos. En un estudio de 174 mujeres, el 24% de aquellas que entraron al programa mente-cuerpo sin signos de depresión (medido con la escala de diagnóstico clínico estándar) lograron el embarazo en los 6 meses siguientes al programa. A su vez, mujeres que entraron al programa con síntomas severos de depresión mostraron una tasa de embarazo del 60%. Claramente, para estas últimas, un estado de depresión ponía obstáculos a su fertilidad.

Un enfoque mente-cuerpo reconcilia la relación con el cuerpo: nutrición adecuada, ejercicio y técnicas de relajación como yoga, respiración profunda y masajes pueden ser adoptadas de manera muy sencilla con resultados casi inmediatos. Curar la mente es más difícil y complejo pero no por ello menos importante. La mujer llega al consultorio con una carga importante de pensamientos negativos; algunos le son obvios y otros están profundos en su inconsciente. Pensamientos como “Nunca voy a lograr embarazarme”, o peor aún, “Nunca seré feliz si no logro este embarazo” son comunes a todas estas pacientes. Entonces nos concentramos en la práctica por cambiarlos por otros que son más objetivos y sanos como “Estoy haciendo todo lo posible para embarazarme”. El Entrenamiento contempla la utilización de restructuración cognitiva, una herramienta eficaz para el abordaje de sistemas de creencias que generan estos pensamientos negativos.

Este Sistema de Entrenamiento Especial consiste en una experiencia individual y personal en el marco de un encuentro grupal. Ese encuentro permite la percepción de la experiencia de infertilidad como parte de una experiencia humana más amplia y no como un castigo separado y aislado sin solución; y también tomar conciencia de los propios pensamientos y sentimientos dolorosos sin identificarse con ellos.

Lo fundamental es saber que un Sistema de Entrenamiento en Medicina mente-cuerpo persigue el objetivo de que las mujeres con patología de infertilidad, aprendan cómo influir sabiamente sobre sus sistemas de regulación cuerpo – mente para encarar un tratamiento de infertilidad, tomar decisiones correctas y optimizar los resultados. Convertir una situación conflictiva en una experiencia llena de significado que es esencial para encarar cualquier tratamiento de fertilidad, tomar decisiones correctas y aumentar sus chances de éxito.

Ola de calor y los riesgos para el embarazo 1

Ene28

Mientras que disfrutamos del sol del verano una creciente y persistente ola de calor puede significar un riesgo real para la salud de la embarazada y su bebé.

El Servicio Meteorológico Nacional ha lanzado una alerta al respecto de las altas temperaturas que estamos soportando. El organismo prevé que la ola de calor se extenderá hasta el 31/01 y alerta sobre los riesgos de la salud en general. En vistas a esta situación el Ministerio de Salud puso a disposición del público medidas preventivas para paliar la situación tomando especial atención en personas mayores de 65 años, niños y quienes padecen enfermedades crónicas específicas.

Las mujeres embarazadas deben también tomar especial cuidado a estas altas temperaturas. La “intolerancia al calor” es un síntoma habitual en la embarazada. Durante el embarazo la temperatura corporal es ya de por sí un poco más alto que el normal, con lo cual, el calor agregado del ambiente puede tener mayor impacto en este grupo de personas.

Una sensación térmica elevada debe observarse con cautelan en particular durante el primer trimestre del embarazo. Un estudio publicado por el British Journal of Obstetrics and Gynaecology del 2005 concluyó que la exposición a altas temperaturas está relacionada con nacimientos de peso levemente reducido. Las temperaturas excesivas causan que el cuerpo materno reacciones contrayendo los vasos sanguíneos como método de enfriamiento reduciendo la cantidad de nutrientes que pasan hacia el feto. Al mismo tiempo, aquellas mujeres en las últimas semanas de embarazo deben también tomar cuidado para evitar partos prematuros y otras complicaciones. Estos no son motivos para entrar en pánico, pero sí para tomar medidas para protegerse a sí mismas y al bebé por nacer. El sentido común es fundamental.

Los síntomas de un “golpe de calor” a los que deben estar atentas son:

  • temperatura corporal elevada (más de 39.5 C);
  • piel enrojecida, seca y con alta temperatura;
  • pulso rápido e intenso;
  • dolor de cabeza pulsante;
  • mareos y vértigo;
  • nauseas y vómitos;
  • inconsciencia.

¿Cuál es la mejor forma de evitar problemas?

Mantenerse hidratada es básico, sin embargo, el consumo exagerado de agua puede ser tan nocivo como su falta. El beber agua en exceso puede llevar al cuadro conocido como “intoxicación por agua”. Por más extraño que suene, la sobrehidratación con agua conduce a un desequilibrio de los electrolitos quedando el organismo expuesto a condiciones de baja concentración de sodio. Un cuadro de sobrehidratación incluye cansancio muscular, calambres y en los casos más severos, pérdida del conocimiento. Un consumo razonable de líquidos es de 1,5 a 3 litros diarios dependiendo de la masa corporal. Como regla general por cada kilo de peso corporal se requieren 31.5 ml de agua, aumentando levemente su consumo con el aumento de las temperaturas (medio litro diario más sería suficiente). Buenas alternativas al agua son los jugos cítricos, leche y las bebidas deportivas, en particular para aquellas mujeres que transpiran bastante. Por supuesto, mantenerse bien lejos del alcohol – aunque para la embarazada esto debería ser rutina independientemente del clima- ya que el alcohol produce el efecto contrario: deshidrata en lugar de hidratar.

Modificar o acomodar la dieta es otro buen consejo. Evitar las comidas pesadas ricas en grasas e hidratos de carbono. Dar preferencia a los platos fríos, en particular ensaladas y frutas. Al contrario de lo que dicta el saber popular, el consumo extra de sal no es necesario ya que en general, el consumo de sal en nuestra dieta es elevado de por sí.

Evitar la exposición solar, buscar áreas frescas y de sombra. Utilizar ventilador y aire acondicionado, evitar lugares poco ventilados. No permanecer en autos estacionados. Si no hay alternativa (como por ejemplo, tener que viajar en subterráneo), llevar una botella con agua para hidratación. Durante condiciones de calor extremo buscar refugio en locales con aire acondicionado como cines y shoppings. Si estás disfrutando de tus vacaciones, permanecer al sol por períodos cortos y fuera de los horarios de mayor incidencia (11 de la mañana hasta 3 de la tarde). El uso de protector solar a partir de factor 15 es primordial. Todo protector debe ser aplicado por lo menos 15 minutos antes de la exposición y re aplicado con cada baño.

Siguiendo estos consejos básicos y el sentido común, la embarazada podrá muy fácilmente ignorar las alertas de altas temperaturas y disfrutar de esa etapa tan particular en la vida de una mujer.

Infertilidad y medicina tradicional china: un enfoque milenario a los nuevos desafíos 14

Ene13

La medicina moderna occidental ha realizado enormes avances en el diagnóstico y tratamiento de la infertilidad. En las últimas décadas las técnicas específicas se han complejizado permitiendo obtener mejores y más rápidos resultados. En contraposición, existen aún espacios de incógnitas y muchos temas pendientes por resolver de los cuales no encontramos explicación y solución. Términos como “ESCA” o “esterilidad sin causa aparente”, son comunes en la práctica médica occidental. Definimos así los casos de infertilidad en los que no existe causa médica para no lograr el embarazo, pero aún así, no se alcanza la gestación. En cantidad no son casos como para menospreciar: alcanzan a un por lo menos 15% de los pacientes que consultan por esta patología.
A las condiciones médicas de la infertilidad debemos sumar conductas sociales nuevas que aumentan su incidencia. Abuso de drogas, alcohol y cigarrillo y su combinación con dietas poco equilibradas o exceso de trabajo y estrés son causas frecuentes de infertilidad. La postergación de la maternidad, es decir, diferir la idea de tener un hijo al límite de lo biológicamente posible sin previsión del verdadero estado de la salud reproductiva, es también una práctica actual. Este aplazamiento social genera patología en un momento del ciclo de vida reproductivo de la mujer en donde, en realidad, es natural que no se pueda concebir.

La medicina tradicional china

Son en estos casos cuando muchas parejas pueden acudir al auxilio de las terapias más antiguas conocidas por el mundo oriental. La medicina tradicional china, posee un enfoque particular respecto de la salud y bienestar general que se remonta a por lo menos 2000 años. Su peculiar visión trata a la infertilidad a través de un reequilibrio y reeducación de todo el organismo en lugar de centrarse en el problema de la reproducción en sí. Un practicante de la medicina tradicional china evaluará al paciente como un todo: desde su constitución física, su edad y la disposición emocional a las fortalezas y debilidades fisiológicas. Con esta información intentará que el organismo ingrese en un ciclo de autorecuperación.
Los tratamientos de medicina china tienen un gran punto a favor: un bajo potencial de efectos secundarios. En este aspecto parecen diferir bastante con los de la medicina occidental moderna puesto que, lamentablemente, esta última nunca descarta efectos secundarios, aunque muchos de ellos, sino todos, son transitorios. Así tiene sentido recurrir a estas terapias si la medicina moderna no logra resolver la patología, o paralelamente, para potencializar sus resultados.
El fundamento teórico de la medicina china es la energía. Un organismo viviente es simplemente energía que ha tomado forma. A modo de simplificación, los chinos denominan a esta energía natural “Qi”. La infertilidad se vincula con deficiencias que se derivan de por lo menos uno de los tres sistemas de órganos: riñones, hígado y bazo. Lo primero a tener en cuenta será el qi del riñón o la energía vital. Luego se tendrá en cuenta el hígado. Una deficiencia hepática en la mujer se manifiesta como la incapacidad para liberar un ovocito, y en el varón como producción insuficiente de espermatozoides. Los estados mentales como la depresión o el estrés pueden influir negativamente sobre el sistema hepático. Finalmente, examina la situación del bazo para determinar obstrucciones o deficiencias en el qi. Problemas con el qi a nivel del bazo pueden resultar en problemas de implantación o incapacidad de mantener el embrión recién formado en el útero, explicando abortos tempranos y recurrentes.
Tal como en la medicina moderna occidental, la medicina china tiene como práctica examinar en profundidad la salud general del paciente, pero en este caso para determinar dónde reside el “desequilibrio”. El diagnóstico del pulso permite distinguir el exceso o deficiencia de los órganos y nos habla de la naturaleza de la enfermedad. Relaciona fortalezas y debilidades, nostrando un cuadro de la condición general del paciente.

Acupuntura y terapia herbal

Todo tratamiento incluye acupuntura y las terapias a base de hierbas. El sistema reproductivo femenino está asociado con el sistema sanguíneo y por lo tanto se buscan irregularidades relacionadas con la menstruación: períodos irregulares, ausencia temporal o permanente de flujo menstrual, sangrado excesivo y síndrome premenstrual. La acupuntura y terapia herbal se focalizarán en los riñones con la intención de normalizar las irregularidades relativas a la menstruación. Alcanzada la regularidad en los ciclos menstruales se mejorará la energía en general, favorecerá la libido y los riñones estarán cumpliendo con su función hormonal eficientemente. Los ovarios funcionarán normalmente y se producirán ovocitos con capacidad de ser fertilizados.
Según la medicina china el problema de la infertilidad muchas veces se deriva del estancamiento del qi hepático como resultado de situaciones de estrés prolongado, depresión o exceso de trabajo. Hace énfasis sobre el hecho de que se puede entender el qi, o esencia, como conformado por dos partes. Una esencia heredada o predeterminada, como las predisposiciones genéticas a la salud y la enfermedad, y una esencia posterior, determinada por el estilo de vida que elijamos. Nuestra capacidad de tener vidas largas y fértiles dependerá del uso que hagamos de nuestra energía. A veces el estrés o la enfermedad nos obligan a hacer grandes despilfarros de nuestro abastecimiento energético. Otras veces, voluntariamente anulamos nuestras propias defensas (a través de exceso de trabajo o el abuso de sustancias químicas y drogas) y aceleramos el proceso de envejecimiento, lo que acorta la ventana de la fertilidad.
Es útil recordar que la infertilidad es, para muchas de las parejas, sólo un reto de carácter temporal. Hay un preconcepto muy común de quien transita por esta enfermedad sostenido en la creencia de que si se es fértil, simplemente se es, y si no se es, no llegará a serlo nunca. Esto no es así en absoluto. Existen muchos niveles y etapas de la fertilidad que pueden mejorar con la acupuntura, hierbas, dieta saludable y el modo de utilizar energías y establecer prioridades. Lograr o retomar el equilibrio que la medicina tradicional china propone puede ser la respuesta para una nueva vida y un enfoque alternativo y válido para algunos problemas de infertilidad.

Dr. R. Sergio Pasqualini is powered by WordPress y Halitus Instituto Médico
Asista a nuestro programa de televisión semanal sentirypensar.com.ar