Tag Salud y bienestar

Día del Médico 0

Dic3

Hoy, 3 de diciembre celebramos el Día del Médico en la Argentina. Este día conmemora el nacimiento del doctor Carlos Juan Finlay, médico y científico latinoamericano, nacido en Cuba en 1833. Entre los muchos méritos del doctor Finlay podemos mencionar su lucha incansable contra la fiebre amarilla.
A más de un siglo del nacimiento del prestigioso profesional, los médicos renovamos nuestro compromiso con la medicina, priorizando el bienestar de nuestros pacientes y una dedicación incondicional a la salud. Eso también lo aprendí en mi casa, con mi madre, investigadora –Dra. Christiane Dosne, primera mujer con sitial en la Academia Nacional de Medicina-, mi padre, médico e investigador, fundador y Director del Instituto Nacional de Endocrinología. En mi casa se respiraba pasión por la medicina, compromiso y esfuerzo. La familia de médicos se extendió cuando tres de sus cinco hijos decidimos seguir alguno de los caminos de la medicina y la extensión en esa línea sigue hoy con mi hijo Agustín y próximamente también con mi hijo Ignacio.
Nuestra labor como médicos es la de la conservación de la salud, su promoción e investigación. Desde Halitus Instituto Médico y Fundación Repro, instituciones que presido, perseguimos incansablemente esos objetivos con un gran equipo de profesionales.
Hoy quiero saludar y felicitar a cada uno de mis colegas y colaboradores –y a cada uno de los miembros de mi familia, especialmente mi madre que me enseño este amor por la medicina- con motivo de este día. Estoy convencido de que el trabajo conjunto y el compromiso con la investigación son elementos indispensables para que el futuro traiga mayor crecimiento y progreso. Es indispensable hoy seguir apostando al desarrollo y al crecimiento de todos, por eso, gracias a todos los que nos acompañan desde la medicina y felicidades.

Primero la gente: cuando el embarazo no llega, elegir donde tratarse también es un derecho 0

Nov21

Es frecuente observar la peregrinación de parejas de un centro a otro, buscando aquel que se adecue a sus expectativas, a sus formas. Asimismo, no son pocos quienes realizan todos sus intentos en un único centro y están decididos a no cambiarlo, porque están cómodos, porque confían. Distintas son las razones por las cuales una pareja puede desear cambiar de centro: recomendaciones, distinta información, etc. Y no deja de ser una realidad que los resultados de los tratamientos varían de un centro a otro, los porcentajes de éxito no son los mismos en todos los centros, la trayectoria, la disponibilidad, los profesionales del equipo…En este contexto, la libre elección del centro donde tratarse es fundamental no sólo para la calidad de la prestación –relevante teniendo en cuenta que los intentos cubiertos no son infinitos- sino que, además, esto llevará a que cada centro haga lo mejor posible para ser elegido y brindar el mejor servicio. Este es el momento para que la libre elección sea una realidad.

A medida que pasan los días y los detalles de la reglamentación van avanzando, más convencido estoy, por los comentarios de los pacientes, por su preocupación, por su desesperación, de lo importante de que esta elección del centro sea absolutamente libre. Frente a al realidad que planteó primero la sanción de la Ley de Fertilización de la Provincia de Buenos Aires y luego la ley nacional 26.862 –sancionada el pasado 5 de julio y reglamentada por el Poder Ejecutivo de la Nación el 19 de julio pasado- que incrementa con su vigencia las escalas actuales y plantea un escenario de grandes desafíos para todos los actores involucrados, es necesario pensar en las personas.

La importancia que tiene para el paciente la libre elección de un centro y de un profesional en el cual depositar su confianza y sus expectativas, redunda directamente en una mejor contención del paciente y optimiza día a día la calidad de atención, fomentando la sana competencia e impulsando una mejora continua.

¿Cómo lograrlo? A mi criterio no es tan ardua la tarea. Es necesario que la autoridad de aplicación fije un valor piso para todos los tratamientos y prácticas incorporadas en la ley. Las prepagas y obras sociales arman su red de centros con lo que tienen convenio y todo afiliado tendrá derecho a realizar tratamiento en esos centros sin estar obligado a desembolsar nada, pero, si desea realizarlo en otro centro habilitado, con el cual su prepaga u obra social no tiene convenio, puede hacerlo.

La obra social o prepaga le reintegraría a la pareja el monto valor piso pautado y la pareja debería hacerse cargo –en caso de que el costo fuera mayor- de aquello no cubierto por la obra social o prepaga. Lo mismo sucedería si una obra social o prepaga montaran un centro propio. De esta forma, todos los centros deberán hacer lo posible para que sus resultados fueran buenos y así ser elegidos.

La libre elección del centro debería ser una realidad ya que esta decisión personalísima de donde atenderse es de quienes padecen dificultades vinculadas a la fertilidad, y debería ser tenida en cuenta para evitar que el paciente se sienta limitado en sus opciones. Por supuesto, todo esto debiera ir acompañado por controles, auditorías y todo aquello que colabore para que el sistema mejore aún más en el tiempo pero, en este momento en que se están analizando los detalles de la reglamentación, la libre elección del paciente debería ser, a mi entender, un punto fundamental.

Ley de Reproducción asistida: Carta abierta a la Sra. Presidenta Cristina Fernández de Kirchner 92

Dic5

Sra. Presidenta Cristina Fernández de Kirchner:

Quiero acercarme a Ud.  con humildad y respeto.  Me gustaría hacer mi aporte como médico experto en reproducción asistida con más de 25 años de trayectoria en la especialidad, pero esta vez también como padre y ciudadano comprometido con la problemática de muchas parejas que no pueden acceder a una salud integral.  Parejas que padecen infertilidad y que por falta de disponibilidad de recursos no pueden acceder a tratar su enfermedad. Parejas que, además, luchan contra un enemigo implacable: el tiempo.

Debo confesar que soy  totalmente analfabeto respecto de las costumbres de la arena política y la sanción de leyes. Quizás sea ese mi pecado.  El pasado miércoles 30 de noviembre de 2011 el texto de la Ley de Reproducción Asistida no logró la media sanción necesaria para que sea debatido en el Senado dejando en jaque su estado parlamentario. Faltó tiempo.

Lo que sí se es que el reloj biológico es inexorable. No se detiene, no obedece a ningún parlamento ni sabe de explicaciones. Una mujer, una pareja con chances de lograr éxito en su tratamiento hoy, es una pareja sin esperanzas mañana.

Apelo, pido, ruego a la Señora Presidenta tenga a bien considerar el llamamiento a una sesión extraordinaria para que el proyecto no pierda su estado parlamentario y tenga que volver a debatirse de cero el año próximo.

Quiero asistir a mi próximo congreso internacional y poder jactarme no sólo de nuestra capacidad técnica y calidad de profesionales sino también poder decir con orgullo “Argentina, MI PAÍS,  es el primer país de América que cuenta con una ley de Reproducción Asistida para todos”.

Estoy leyendo: El laboratorio interior, de Stella Maris Maruso 10

Abr26

Quería compartir con todos mi última lectura que recomiendo muy especialmente: “El laboratorio interior”, de mi querida amiga Stella Maris Maruso, editado por Ediciones B.

Con sabiduría y mucha experiencia, con amorosa entrega y empatía, las páginas se transforman en puentes para acercarnos a lo que realmente es necesario aprender: sanar nuestras heridas del cuerpo y del alma, resignificar y no resistir, aceptar con vocación de fe, soltar el control para abrirnos al misterio que es la vida, dar y sentirse profundamente rico.


Las dificultades son nuestras maestras. Y a mayor dificultad, mayor enseñanza. No hay preparación ni conocimiento que pueda salvarnos de la ansiedad de enfrentar la amenaza y promesa de lo desconocido, el miedo al dolor, el riesgo de las decisiones o de tener que morir nuestra propia muerte.

No nos sanamos “estando preparados”, nos sanamos enfrentando. De eso se tratan las Nuevas historias para sanar que merecen ser contadas: relatos de seres que, al enfrentar situaciones límite, se aventuraron a parirse a sí mismos, trascendiendo las fronteras de la mentalidad ordinaria, tornándose extraordinarios al dibujar nuevos caminos de pensar, de percibir la realidad, de gestionar las emociones y encarar los desafíos que les presentó la vida. Si podemos vernos reflejados en ellas, descubriremos que es posible utilizar el sufrimiento como una puerta para transformarlo en un proceso creativo. Sus protagonistas nos muestran el milagro de haber accionado su laboratorio interior logrando la sanación de su historia personal, de sus vínculos; y algunos, hasta de una enfermedad considerada incurable para la medicina.

“Mi deseo es que este libro sea motivador para la reflexión y la prevención” – dice Stella Maris Maruso -. “Una invitación a conocer y activar el potencial bioquímico del que todos disponemos para crear salud, a descubrir las preguntas que no son formuladas y las opciones de vida que no son exploradas, a aceptar lo peor para que empiece lo mejor, a prepararnos para morir y así estar listos para vivir con intensidad cada segundo, a elegir la paz en vez de la razón, a dejar de administrar mediocridad y transformar lo ordinario en extraordinario”.

Nominación de “Sentir y Pensar” a los Martín Fierro al Cable 5

Oct14

Se confirmó que la ceremonia de la entrega de los Martín Fierro al cable, producción 2009, se efecturá este domingo 24 de octubre, con transmisión de Magazine desde las 21 hs.

Tengo el orgullo de participar en la terna por la categoría “Temas médicos” con el programa que conducimos junto con Silvina Chediek “Sentir y Pensar”.  En el día de ayer se hicieron entrega de los “Diplomas” .  Estoy muy agradecido por este reconocimiento por parte de APTRA.  No quiero dejar de agradecer a todo el equipo de producción sin el cual el programa no es posible, así como toda la teleaudiencia y seguidores.

“Sentir y Pensar” está en el aire en forma ininterrumpida desde el año 2003  fue concebido como programa de divulgación de temas relacionados a la salud, atención y cuidado del cuerpo dirigido particularmente a  la mujer interpretada como agente de salud.  A lo largo de los años se fueron sumando también temas de la salud del hombre y de los niños. Con la incorporación de nuestra querida Silvina Chediek en el 2004, apostamos aún más al concepto de lograr transmitir temas médicos de forma sencilla y clara para poder llegar a la gente abordando los problemas que afectan a la mujer no sólo relacionados a la ginecología y obstetricia, mi especialidad, sino también al cuidado de la salud en general de grandes y chicos.

Estoy muy orgulloso de poder hacer nuestro aporte a la prevención básica pero también poder ofrecer un espacio para mostrar las innovaciones científicas de mayor actualidad.  Al mismo tiempo, estoy profundamente agradecido con los profesionales, instituciones y empresas que participan y apoyan esta iniciativa. Es nuestro objetivo continuar con este rumbo y seguir creciendo día a día.

Dr. R. Sergio Pasqualini is powered by WordPress y Halitus Instituto Médico
Asista a nuestro programa de televisión semanal sentirypensar.com.ar